miércoles 7 diciembre
La Capital  |   | Noelia S. Lorca | Fotos y vídeo: Álex Cámara

"No soy ningún líder, ideólogo o superhombre"

José María Gil Tamayo ha tomado posesión este sábado como arzobispo coadjutor en una eucaristía celebrada en la Catedral de Granada

"Vengo a servir, a serviros. No soy ningún líder, ideólogo o superhombre, soy un obispo que el sucesor de Pedro y cabeza del Colegio Episcopal, que nos preside en la caridad, envía a serviros y no traigo otra cosa que el Evangelio de Cristo".

Así lo ha trasladado el nuevo arzobispo coadjutor de Granada, José María Gil Tamayo, en su alocución final tras la toma de posesión de su cargo este sábado.

Gil Tamayo ha dicho que ejercitará su servicio episcopal "en misión compartida" con el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, "en profunda comunión con él y con el presbiterio de Granada". "Querido don Javier, gracias por su acogida y cariño que me ha dispensado desde que el Papa nos notificó mi nombramiento. Queridos sacerdotes de Granada, sé por convicción y por experiencia que el obispo no puede nada sin los sacerdotes. La diócesis, nos dice el Concilio, se encomienda a un obispo para que la apaciente en colaboración con sus presbíteros", ha reiterado.

Igualmente, ha señalado que se pone "a caminar con vosotros, con esta Iglesia que lleva ya un largo camino llenos de santidad y de realidades cristianas vivas y con esperanza ante los retos evangelizadores que se nos presente". "No tenemos más programa que el que el Papa Francisco nos recuerda en su exhortación Evangelii Gaudium llamándonos a una nueva etapa evangelizadora donde “la alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría", ha destacado.

Gil Tamayo ha tomado posesión del oficio en una eucaristía estacional en la Catedral de la capital granadina presidida por el primer secretario de la Nunciatura Apostólica en España, Monseñor Daniele Liessi, quien al inicio de la misa ha agradecido al arzobispo de Granada su labor durante este tiempo y a Gil Tamayo ha reconocido sus "servicios y cualidades".

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, abraza al arzobispo coadjutor, José María Gil Tamayo, tras su toma de posesión este sábado. Foto: Álex Cámara

Por su parte, Monseñor Francisco Javier Martínez ha hecho una reivindicación de la Iglesia como institución a lo largo de los tiempos en su homilía. Además, ha calificado de "gozo" el nombramiento de Gil Tamayo como coadjutor. "Este último gesto del Santo Padre se añade, ahora que ya no tengo la salud ni las fuerzas que tenía en aquel ya lejano 2003, a las otras muchas muestras de afecto paternal que me ha mostrado a lo largo de su pontificado", ha asegurado al tiempo que ha afirmado que recibe "con los brazos abiertos" al nuevo arzobispo coadjutor.

Durante la eucaristía han leído parte del Evangelio el arzobispo antecesor de Martínez, Antonio Cañizares, y el predecesor que será Gil Tamayo.

Junto a ellos también han estado presentes 36 obispos españoles y 206 sacerdotes principalmente de las diócesis granadina, de Guadix y de Ávila, esta última la de procedencia del nuevo coadjutor.

La Catedral de Granada ha contado con 1.500 sillas, que se suman a los 950 asientos de bancos disponibles y de cuatro pantallones de televisiones distribuidos dentro del templo metropolitano.

Al acto también han acudido los alcaldes de Granada y Ávila, el delegado de Gobierno de la Junta de Andalucía en Granada, así como autoridades civiles, militares y de la Universidad.

Galería de la noticia

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand