lunes 15 agosto
La Cínica Interviú  |   | Francisco Barajas

“Para mí actuar no es mentir”

Julie Vanchon, actriz: “Se necesitan unas leyes de mecenazgo en condiciones”

La acriz Julie Vanchon. Foto: Álex Cámara

La acriz Julie Vanchon. Foto: Álex Cámara

Esta dama, casada con español, es canadiense. Es francófona. Se llama Julie Vachon. Y nació en la ciudad de Montreal Canadá). Es una actriz que también escribe guiones y obras teatrales. Es música y cantante. Y ha actuado en cine, teatro, radio y televisión. Ama su profesión. Ama ser marionetista. Y esto es muy importante porque no miente, según sus palabras, cuando actúa. Se da tal y como es al público, al que paga, y esto es de mucho agradecer. Lo natural siempre ha sido un bien algo escaso. Y Julie Vachon es una excepción artística porque es tan natural como la misma vida. Está graduada en Arte Dramático y es Máster en Teatro de Marionetas Contemporáneas por la canadiense Universidad de Québec. Junto a su marido Francisco de Paula, fundaron aquí la “Compañía Claroscuro”. Y ama profundamente, además de a su marido, la música barroca española de los siglos XV al XVIII. Y no le hace ascos al jamón. No se le puede pedir nada más a esta dama. Le voy a dar las gracias a Julie por sus respuestas. A mí me ha gustado mucho la entrevista, por las contestaciones de Julie Vachon. ¿Ha ustedes también les ha gustado? Merece mucho verla actuar, así que paguen sus entradas cuando se enteren de que va a actuar en algún espectáculo en Granada y fuera de ella. Actuar y no mentir es la antesala de lo glorioso. Y lo glorioso también es antesala de actuar sin mentir. Hay que ser persona. Y ya que ser una persona es a lo más que debemos de aspirar.

Pregunta.- Actuar es algo que todos los seres humanos hacemos a diario, aunque para las actrices y los actores es el trabajo con el que viven… ¿Qué es una actriz para usted, quizá la actriz nace o se hace?

Respuesta.- La actriz se hace. Es un arte físico que se tiene que aprender sin red: con un público delante. Pero hay que nacer con esa necesidad imperiosa de contar historias y querer comunicárselas a un público de la manera más sincera posible. Para mí actuar no es mentir, si no todo lo contrario: se trata de decir la verdad, ser valiente y enseñar lo que es ser un ser humano con todas sus virtudes y horrores.

P.- ¡Oh divino teatro que haces que la vida sea como una intrahistoria que hace llorar o reír, pero siempre pasar un tiempo inolvidable…. ¿Cómo definiría usted a la compañía teatral “Claroscuro”?

R.- Hacemos teatro porque tenemos algo que decir. Quizá seamos un poco "naifs" de querer hacerlo en una época en la cual estamos abrumados por tanta información. Por eso quisimos ir a lo esencial: una buena historia y una estética atrayente al servicio de la dramaturgia. Queremos honrar esos cuentos contados por los abuelos y padres a lo largo de la historia. Queremos emocionar, y ¿qué emociona más que la música tocada en vivo? Y usamos a los títeres por su poder de evocación, su magia. Tenemos claro que lo que queremos presentar a los espectadores (sean niños o adultos) es algo puramente teatral, algo que respete la inteligencia y la imaginación.

P.- Fabular es algo tan maravilloso que, sin duda, es algo sublime… ¿Si la llamo “marionetista”, en vez de actriz, usted se siente realizada profesionalmente?

R.- Totalmente. Hoy en día el marionetista tiene que ser también actor. El teatro de títeres y objetos ha evolucionado muchísimo en los últimos 30 años y ahora no solamente se manipula escondido detrás de un castelet, se manipula a la vista y se manipula también siendo un personaje interactuando con el títere que manipulas. No hay límites. Y si tienes tu propia Compañía tienes que aprender a hacer muchas cosas: escribir, dirigir, fabricar, etc. ¡Es un oficio muy completo y satisfactorio!

P.- La música amansa a las fieras de dos y cuatro patas… ¿Y cuál es la razón de su amor por la música española de los siglos XV al XVIII?

R.- Quizá porque en el barroco alcanzaron el sumum del dominio de la teoría de los afectos y porque escuchar esa música te hace pasar por todas las etapas de la vida humana, por todas las emociones y sensaciones: nostalgia, melancolía, ira, dulzura, etc. Y eso con una sola viola de gamba o con un ensemble. Y además con ese toque folklórico español tan distinto. Esa música me toca el alma, me atraviesa el corazón y me da esperanza en la humanidad.

P.- Una obra teatral, ya lo hemos expresado, nos puede hace reír o llorar o cavilar… ¿La obra teatral ”Yo soy la locura” es solo para espectadores locos o también para cuerdos?

R.- Cuándo escribí la obra, no quise ceñirme a un público concreto. Siendo un cuento pensé que ellos son universales y para todos. Los distribuidores nos decían que la música barroca no era para niños y que los títeres no eran para adultos. Lo hemos presentado a públicos de niños, adultos y familias y hemos experimentado un nivel de escucha y aceptación impresionante. Superó mis expectativas. Ver emocionarse de igual manera a un abuelo o a un niño da mucho sentido a tu labor. Hay una parte en cada persona, un lugar sensible, profundo, inalterable y a eso es lo que hemos querido alcanzar...

P.- La movilidad viajera es maravillosa y con ella se aprende geografía una barbaridad. Y más cosas… ¿Y qué hace una canadiense francófona en Granada, es maravilloso al amor…?

R.- El amor... Conocí a mi marido, que es español, en un concierto de Jordi Savall en Francia hace de esto casi 7 años ahora. Dos años después me venía a vivir aquí. Juntos hemos montando la Compañía, juntado nuestras dos pasiones: el teatro y la música. Y viviendo en una ciudad increíble. ¡Tengo que admitir que el jamón serrano también tiene algo de culpa!

P.- El mundo de la farándula es increíble… ¿Usted prefiere el cine, la televisión o las tablas del teatro?

R.- Depende. Amo el cine profundamente. De todo tipo y de cualquier país. Y aprendo mucho como guionista de ello. Y desde hace diez años se hacen cosas increíbles en la televisión, en Estados Unidos. Series buenísimas, atrevidas, inteligentes y para adultos. El teatro, qué quiere que le diga, soy muy exigente como público. Veo pocas cosas que me gusten verdaderamente. (Quizá por eso hago teatro, para presentar lo que me gustaría ver) Pero cuando veo un espectáculo bueno (que sea de teatro, danza o títeres me llena completamente y es una sensación más fuerte, más física que ver una buena película. Me hace feliz durante una semana. Como actriz siempre he querido hacer los tres, y lo he hecho un poco. Pero luego uno se da cuenta que es más bien el medio quien te elige, no al contrario.

P.- Muñecos, esas marionetas que tienen vida propia… ¿Y qué le a aportado a usted el mundo maravilloso de las marionetas?

R.- Primero, me ha hecho ser mejor actriz. El títere ha sido mi mejor profesor. Me he dado cuenta que "less is more", que con una economía de gestos, emociones, la expresividad era más optima y llegaba más al público que es quien tiene que sentir al final y al cabo. Fue toda una lección de humildad. Porque tenemos esa tendencia a querer enseñar lo bien que actuamos. El títere no actúa, "es" y a eso aspiro. Y como creadora, tienes a tu disposición una multitud de posibilidades, son infinitas, no hay límite: objetos, sombras, hacer un títere con tu propio cuerpo, etc. Puedes inventar un lenguaje y una estética propia. Y como director te puedes crear tu casting perfecto con los títeres y tener a todo un ejército en el escenario si hace falta. La imaginación del público está a tu disposición y es tu mejor aliado.

P.- Preguntarle a una actriz por el IVA a la cultura es quizá encenderla como una hoguera… ¿Y qué opina usted sobre el IVA tan gravoso para el mundo cultural español?

R.- Me parece muy injusto la verdad. Eso hace que tengamos que subir el precio de nuestros espectáculos para al final hacer menos representaciones. Lo encarece todo y tiene como consecuencia que menos gente vaya al teatro y afecta también a los espectáculos: veo mucho monólogos y espectáculos con solamente 2 personas. Unifica nuestro arte. Lo hace más pobre artística y económicamente. También, otro tema que me parece muy importante y urgente sería cambiar el tema de los autónomos. ¿Por qué no hacer un cuota que no sea fija, si no un porcentaje según tus ingresos? No es normal tener que ingresar 280 euros si has hecho 300 en el mes... Nuestros ingresos son muy fluctuantes, no hay un mes igual y algunos meses no entra el dinero... pero las facturas las tenemos que pagar igual. Yo quiero poder ingresar dinero en la Seguridad Social y participar al Estado de bienestar que me beneficia, pero en su justa medida, sin tener que vivir en la pobreza.

P.- Prometo no volver a preguntarle sobre la política española… ¿Y cómo entiende usted lo de la increíble corrupción política en España?

R.- Donde hay poder y dinero, habrá corrupción. Lo veo en el mundo de los políticos, pero lo veo igualmente en mi entorno, a menor escala. El ser humano es corruptible, le guste o no le guste. Lo único que puede hacer que alguien no lo sea es la amenaza de un castigo, la amenaza... y su aplicación. Aplicación justa para todos, que sea un político, un famoso o una persona "normal".

P.- El dinero lo invento Dios al octavo día de su creación… ¿La cultura siempre debe de estar subvencionada?

R.- Sí. El arte necesita ayuda. Siempre lo ha necesitado y siempre lo necesitará, por lo menos, una parte de ello, la parte menos "popular" pero esencial a la salud de una sociedad. Pero necesita también unas leyes de mecenazgo en condiciones... Hacerlo fácil a quien quiere ayudar, con deducciones que merezcan la pena. Con unas buenas leyes de mecenazgo, le costaría menos al Estado. Eso por un lado. Por otro lado, creo que los espectáculos no deben ser gratis. Deben costar un mínimo, por respecto a sus artesanos. No somos amateurs practicando un hobby. El teatro es un arte milenario, muy digno y hay que pagar por ello, igual que pago para ir al cine o beber mi cerveza. El precio da valor a las cosas.

P.- Indagando más en la cultura… ¿Usted cree que realmente Granada es una ciudad netamente cultural?

R.- Sí que lo es, y es en parte una de las razones porque he venido a vivir aquí. No podría vivir en una ciudad donde no haya cultura. Granada es muy pequeña pero tiene sus festivales de música y danza, de títeres, de flamenco...Sus museos, su cultura underground e indie. Tenemos la suerte a que vengan aquí compañías de danza y teatro extranjeras, orquestas de todo el mundo. Tenemos una orquesta aquí buenísima y un público fiel pero... me gustaría ver más afición por el teatro (voy a por lo mío) y por eso intento hacer los mejores espectáculos posibles. Intento a mi humilde manera llegar a mayor público posible haciendo teatro de calidad. Eso es mi motivación.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand