martes 15 octubre
ASÍ ES MI ALCALDE | PELIGROS  |   |

"Peligros no es un pueblo dormitorio, aquí la gente quiere ser copartícipe"

Roberto García (Ganemos) reconoce que su municipio perdió "el tren" del Metro a comienzos de siglo, pero que peleará para que la línea dos llegue al municipio

Roberto García cree que este mandato que comenzará en un mes debe servir para realizar grandes proyectos. Foto: L. F. R.

Ya son ocho años al frente de uno de los municipios más importantes de la parte Norte del Área Metropolitana y aunque reconoce que tiene sus complicaciones dice que las fuerzas no flaquean para seguir al menos cuatro años más. Roberto García culmina su segundo mandato con la satisfacción de poder ayudar a su vecinos en el día a día pues esta es, dice, la mejor gratitud que le queda mientras ostenta el bastón de mando de Peligros.

Pregunta.- ¿Le pone fecha para poner punto y final a ser alcalde de Peligros?

Respuesta.- Sí, yo creo que esta tiene que ser la última y definitiva, aunque nunca se puede decir. Aunque esto te enrolla, pero quiero que este intento sea el definitivo.

Un alcalde a punto de licenciarse en Derecho
'Nacido y criado' en Peligros, Roberto García vio en 2011 realizado su sueño de ser alcalde de su pueblo, doce años después de llegar como concejal al Ayuntamiento metropolitano, en el que previamente había estado al frente de algunas áreas municipales. Ahora vuelve a presentarse como candidato con Ganemos, partido independiente, justo cuando también está a punto de culminar sus estudios de Derecho, de los que solo le quedan el Trabajo Fin de Grado y las prácticas para tratar de ejercer como abogado "cuando toque" pues, recuerda, en política se está "de paso".

P.- ¿Cansa mucho ser alcalde?

R.- No solo porque canse, hay que dejar paso a otra gente, renovar. Aquí estamos de paso, unos más largo y otros más corto. El que piense que esto es para vivir de ello toda la vida se equivoca. Mi idea es que este sea mi último mandato. Me presento porque hay proyectos importantes que hay que seguir consolidando y ahora que estamos respirando un poco mejor económicamente, también da para poder hacer inversiones potentes y cosas que hacen falta en Peligros, que este año no hemos podido por el tema de la deuda.

Llevamos ocho años prácticamente con inversiones de recursos propios, más allá del de otras instituciones, que han sido poquitas; y ahora que estamos respirando económicamente me gustaría conseguir proyectos para el Ayuntamiento. Este mandato puede ser el definitivo para dar otro salto de calidad en el pueblo y consolidar los proyectos que hay.

P.- Cuando en 2011 usted no ganó las elecciones, ¿se veía alcalde verdaderamente?

R.- No me lo veía, siempre cuento que en el pleno de investidura no llevaba ni discurso ni nada preparado. No iba ni 'vestido' de alcalde. No llevaba ni chaqueta ni discurso ni nada. Fue un acuerdo in extremis a nivel provincial de las dos organizaciones.

P.- Aunque le pilló de sopetón, ¿estaba preparado para ser alcalde?

R.- Creo que sí. La experiencia de haber estado unos años de concejal de cogobierno me veía preparado. Por tantos años en la casa de concejal, había cogido tablas. Sí es cierto que luego entras y como todo en la vida piensas que esto es una cosa que en muchos aspectos no lo es. Es complicado y lo vas masticando. Como el que empieza a trabajar en algo que no ha hecho nunca.

P.- ¿Qué es lo más bonito de ser alcalde?

R.- Creo que ayudar a los vecinos, no sé si todos coincidimos en eso. Que venga un vecino y le resuelvas un problema en su barrio o calle, creo que es lo más bonito y que te paren por la calle y te lo agradezcan, o aunque no lo hagan. Sabes que has hecho lo que debías con tus vecinos. En definitiva encontrar que la gente está a gusto en su pueblo y la vocación de servicio público. Para esto hay que tener vocación, es importante.

P.- ¿Y lo más desagradecido?

R.- La política en general es desagradecida, porque a veces parece que siempre queda lo malo cuando dicen "los políticos..." y nos meten a todos en el mismo saco. Yo no me considero un 'político' en ese aspecto, no me veo identificado, me considero más un trabajador público que puntualmente está al servicio de su pueblo, aunque esto sea política. Lo más desagradable puede ser cuando se entra en cuestiones personales por tal de hacer mala política.

P.- Si ahora mismo fuese algo más joven y tuviera que decidir irse a vivir a un pueblo, ¿lo haría en Peligros?

R.- Sin duda. Por muchas cosas. Por la cercanía con la capital, los servicios que tiene Peligros que no tiene casi nada que envidiar a otros pueblos a nivel de servicios como ayuntamiento. Y luego que seguimos siendo un pueblo, Peligros no es un pueblo dormitorio. Aquí la gente sale a la calle, participa, en sus actividades culturales tienen respuesta, la gente quiere ser copartícipe. Eso es importante.

P.- ¿Ese "casi nada que envidiar" sería sin el "casi" si el Metro pasara por Peligros?

R.- Pues sí, me estaba acordando de ello. Quizás no tengamos muchas más cosas que envidiarles a otros pueblos. La gente ahora no lo entiende. Un proyecto de tan largo recorrido Peligros perdió 'el tren' cuando a finales de los 90 o a principios del 2000 no se peleó para que el Metro llegara a Peligros. Ahora ya no se puede pelear porque la línea 1 de Metro llegue a Peligros, pero sí lo haremos con la segunda. Al menos mientras yo sea alcalde.

P.- ¿Lo tiene más difícil que otros puntos del Área Metropolitana?

R.- Pues no sé. Creo que se puede contemplar no solo por la población de Peligros, sino para estos municipios de la zona Norte con parques comerciales e industriales se puede pelear. Yo lo voy a pelear al menos.

P.- ¿Cree que será posible sin tener representantes en el Parlamento?

R.- Por qué no. Hemos tenido otro color de gobierno en la Junta y en Diputación y hemos conseguido cosas. Lo importante es hacer ver que pides algo lógico. Con sentido común y sensatez, cuando se ve que el proyecto que planteas es necesario...

P.- ¿Y cómo se pelea eso?

R.- Nosotros al Plan Metropolitano de Transportes ya hicimos alegaciones para que eso fuera así. Tuvimos una reunión con el delegado del Gobierno y se lo he planteado. Más allá de eso cuando empiecen a diseñar la segunda línea de Metro estaremos ahí y si hay que ir a Sevilla pues se va. Se pelea hablando y estando en la mesa cuando se diseñe.

P.- ¿Tiene posibilidades de expansión Peligros?

R.- Sí, una vez que se desarrolle el PGOU, que es otra de las cuestiones importantes que nos tiene paralizada la Junta después de muchos años y espero que ahora se desbloquee. Peligros tiene previsto un crecimiento no muy grande, creo que 1.500 viviendas nuevas a 20 años, desarrollando suelos que ahora mismo están paralizados. Previsión de crecimiento hay, pero tenemos 13.000 metros cuadrados, por mucho que crezcas... Lo veo bien, crecer de manera moderada, razonable para seguir prestando servicios.

Roberto García, en el interior de las oficinas municipales de Peligros. Foto: L. F. R.

P.- ¿Qué es lo que más complica, si es que la complica en algo su gestión, tener unos presupuestos participativos como los suyos?

R.- Los que creemos en la participación y lo haces de verdad hay que estar dispuesto a ceder soberanía. Al final es poner en valor las cuestiones que planteó la gente, porque gobiernas para ellos. Lo que la gente decida es lo más importante. Ha habido algunas propuestas que yo como alcalde no las veía prioritarias y la gente las ha visto prioritarias. Es algo que se pone en manos del pueblo y que en la práctica no lo lleva todo el mundo.

P.- Con la iniciativa puede estar satisfecho al ser pionera, ¿echa en falta que la participación fuera mayor?

R.- Sí, claro. A uno le gustaría que fuera mayor, pero estamos muy contentos. No solo si se mira el Área Metropolitana, hay otros pueblos de Andalucía donde se lleva a cabo procesos de presupuestos participativos y que ya quisieran tener el porcentaje de Peligros, por lo que estamos satisfechos y contentos. Nos gustaría que fuera más, por supuesto.

P.- ¿A qué cree que se debe que no sea mayor, como en unas Elecciones?

R.- Varias circunstancias. Yo creo que la gente no está acostumbrada a este tipo de procesos y que hay quienes todavía no lo tienen asimilado. Seguramente sea una cuestión nuestra y quizás haya que hacer autocrítica y ver qué más se puede hacer. Pero insisto en que los resultados nos parecen magníficos, al ver otro tipo de procesos participativos en otros puntos. Aquí fueron unas 1.500 personas en los últimos de un censo de votación de unas 8.000 personas para las Elecciones, aunque no es comparable.

P.- ¿Entendería Peligros vivir ahora sin Presupuestos Participativos de esta manera?

R.- Creo que eso está arraigado y consolidado. Sí es cierto que se puede correr el peligro de que se descafeine, que entre otro partido y diga que los presupuestos no los va a quitar. Pero sí que no dedique los mismos recursos y los deje ir muriendo poco a poco. Seguramente nadie se va a atrever de primeras a quitarlos de un plumazo, pero mi temor sí puede ser a que alguien o alguno de los partidos que no se han manifestado a favor o de forma abierta sobre este proceso lo vayan dejando languidecer.

P.- ¿Cuál ha sido el proyecto en estos años que va a marcar su paso por la Alcaldía estos ocho años?

R.- No me atrevería a decir proyecto como de obra o algo así. Es cierto que grandes obras no ha habido, más allá de algún parque y las pequeñas obras que nos van pidiendo los vecinos. Se han hecho muchas obras de otra envergadura, como en Monteluz donde acabamos de hacer la renovación de doce kilómetros de acerado.

Creo que lo que sí debe quedar es el talante a la hora de gobernar, la cercanía que percibe la gente y estar abierto para escuchar a todo el mundo y ser cercano a la gente, que lo has escuchado sin mirar aquí y allá. Y esa cercanía y empatía con la gente es lo que me gustaría que quedara, más allá de las obras. De hecho nosotros no ponemos ni placas en las inauguraciones, seré más raro que nadie, pero no me gusta.

P.- ¿Ha habido algún día estos ocho años que haya pensado en dejarlo?

R.- Días de esos, claro.

P.- ¿Qué es lo que le ha sostenido?

R.- El apoyo de tus compañeros, de tu familia que te dicen que lo vales o que tires adelante. Al final como cualquier trabajo cuando nos dan un bajón. Los que tienes al lado te ayudan. Ves que la gente te quiere y te valora.

P.- Si diez fuera el mejor pueblo del Área Metropolitana y cero el peor, ¿en qué grado de la escala situaría a Peligros?

R.- Si dijera diez sería pedante, pero no sé si es porque soy de Peligros y uno ha visto evolucionar el pueblo. Yo diría que un nueve.

P.- ¿Cuál ha sido el mayor cambio que recuerda que se ha producido en Peligros desde que usted era un niño?

R.- Entonces también me gustaba mi pueblo, veías un municipio donde faltaban muchas cosas por hacer y la mayor parte del terreno eran hazas y muchas calles sin asfaltar. Creo que el cambio se da a todos los niveles, el cambio ha sido brutal en estos años, gracias a la labor de todos los gobiernos, que cada uno ha tenido su parte de culpa.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería