miércoles 27 enero
UEFA EUROPA LEAGUE  |   | Nacho Santana

Plata sin plomo en el ‘infierno negro’

El Granada CF se clasifica como segundo de grupo tras empatar a cero ante el PAOK · Los rojiblancos realizaron rotaciones para dosificar a sus jugadores

Jorge Molina en una de las jugadas durante el encuentro que el Granada CF ha disputado contra el PAOK. Foto: Pepe Villoslada (Granada CF)

Entre la competitividad y las rotaciones enfrentaba el Granada CF un partido que, según la óptica con la que se mirase, podía ser determinante o un simple trámite. Con el pase a la siguiente ronda ya cerrado, los de Diego Martínez luchaban por la primera plaza entre las dudas surgidas sobre su rendimiento y la necesidad de dar un respiro a varios efectivos.

 Precisamente esas incógnitas se vieron despejadas tras el gran rendimiento de la ‘unidad B’ en La Tumba, estadio del PAOK, también conocido como el ‘infierno negro’. Con un partido bastante equilibrado por parte de los habituales suplentes, la falta de plomo acabó dejando a los rojiblancos con la plata del grupo, un resultado que no deja de ser histórico.

Se despedía el Granada CF de la primera fase de grupos europea de toda su historia y quiso hacerlo dejando atrás los problemas que le persiguen. Si bien no desplegó su fútbol más brillante, la unidad B del plantel dio la cara y firmó una primera parte sobria en la que pudieron irse con ventaja al descanso.

Doce minutos tardaron los rojiblancos en crear la primera ocasión de peligro manifiesto. Se marchó por banda Soro, superlativo durante toda la mitad buscando su hueco en el carril del ‘10’, y habilitó a Jorge Molina para que descargase sobre Puertas. El almeriense se encontró ante Paschalakis en un mano a mano que resolvió el guardameta con sangre fría.

Poco después tendría el Granada CF la segunda y última oportunidad clara de gol de este primer hemisferio del encuentro. Falló el PAOK en una entrega atrás y Jorge Molina hizo valer su experiencia para cazar el pase con la zaga enemiga ya superada. Cuando el ariete se veía frente al portero apareció veloz Ingason para salvar la papeleta mandando el esférico a saque de esquina.

Con los dos avisos, los locales vieron tambalearse el ‘infierno negro’, apodo con el que se conoce a su estadio en Grecia. Los rojiblancos, con Soro a la cabeza en ataque y un espléndido partido atrás del jugador del filial Pepe, controlaron riesgos y generaron peligro por las bandas para buscar la forma de batir a Paschalakis. 

Precisamente el jugador del Recreativo Granada estuvo cerca de ser el que diese con el premio. Tras una buena jugada de sus compañeros, encontró el balón de cara y lo rompió con un lanzamiento lejano que besó el poste de la portería del PAOK antes de salir por la línea de fondo. Tras él, un remate de Jorge Molina a centro de Soro cerraría el despliegue ofensivo granadinista.

Sin el gol que tanto buscaron, a punto estuvieron los jugadores del Granada CF de irse al descanso por debajo en el marcador. Sacó una falta lateral el conjunto local y se anticipó en el salto Fernando Varela, que remató a la madera ante la salida en falso de Aarón, guardameta rojiblanco ante la rotación planeada por Diego Martínez.

La segunda mitad llegó con susto para los griegos, aunque no en lo futbolístico. Nada más comenzar, los servicios médicos tuvieron que salir al campo a atender al guardameta heleno tras un choque fortuito con Kenedy en la disputa de un balón. Pese al golpe, Paschalakis pudo continuar sobre el campo.

Pasados los 50 minutos de partido, Soro volvió a aparecer anticipándose a un mal pase atrás, pero nuevamente Ingason estuvo veloz para arrebatarle el esférico. Al rechace llegó el portero del PAOK, pero acabó blocando el esférico fuera del área ante lo florido de su salida. No señaló mano el colegiado, pero sí que se aprovechó Luis Milla cuando el arquero soltó el esférico, aunque su balón al área no encontró rematador.

“Puertas, dame una profunda a la espalda”

Se estancó el encuentro ante las faltas de los locales cada vez que los rojiblancos buscaron progresar con el esférico controlado. Cada intento de creación se vio cortado por una patada, un agarre o un empujón de los blanquinegros, enfangando la medular y ralentizando el ritmo del juego. 

La solución la captaron los micrófonos instalados a pie de campo. “Puertas, dame una profunda a la espalda”, le pidió Diego Martínez a su jugador, poco participativo hasta entonces. Casi de forma inmediata cazó el ‘10’ un balón dentro del área rival, pero Paschalakis estuvo rápido en la salida para desbaratar la ocasión.

Ante lo adormilado del partido, el técnico buscó despertar al equipo con café. Dio entrada a Luis Suárez en el lugar de un gris Kenedy y mandó al lateral derecho a Foulquier tras sustituir a Pepe por Carlos Neva.

A medida que avanzó el encuentro comenzaron a sucederse los desmayos de Colak en el área. Perdido en su lucha con un Germán que llegó a soltarle un manotazo, el ariete del conjunto heleno pasó más tiempo en el suelo que tirando desmarques por sus compañeros, una costumbre que terminó por costarle la tarjeta amarilla, algo que no impidió que le dejase inmediatamente otro recado al central.

Cuando solo la victoria vale

El resultado del encuentro entre el PSV y el Omonia obligaba al Granada CF a sumar tres puntos si quería pasar como primero de grupo. Por ello, Diego Martínez sacó al campo a Gonalons y Darwin Machís en busca del tanto que diese el liderato, permitiendo también descansar a Luis Milla. 

Surtieron efecto las sustituciones. Los rojiblancos comenzaron a pisar más frecuentemente el campo rival y durante más tiempo. Las jugadas que antes morían en la medular pasaron a hacerlo en zona de tres cuartos de campo, obligando a Paschalakis a prestar atención en todo momento. Solo Swiderski interrumpió el monólogo con un disparo que se acabó marchando desviado.

Se rompió el partido en todas las formas posibles. Salió al contragolpe el recién entrado Soldado, que sufrió una dura entrada que le costó la amonestación a Crespo. Se levantó el delantero y se encaró con Douglas Augusto, que también se llevó la cartulina amarilla. En el lanzamiento de la falta apareció Germán, a punto de materializarla, aunque en fuera de juego.

Lo intentó el Granada CF de todas las formas posibles. Desde dentro del área, a balón parado, colgando el esférico, con tiros lejanos… todos intentos vacuos que no lograron materializarse, pero dejando una imagen más que sobria y que mejora enormemente la mostrada en las últimas jornadas.

Con tanta ofensiva rojiblanca, al borde del final del encuentro se lanzó al contragolpe el PAOK. Cortó la acción Carlos Neva, pero no fue lo suficientemente contundente para finalizar la jugada, permitiendo a los helenos llegar a disparar, aunque Aarón apareció para salvar el empate a cero definitivo.

Con la jugada murió el partido, un encuentro en el que la segunda unidad de este Granada CF demostró que también sabe competir, y que dejó notas positivas y negativas. En el lado bueno, Puertas sumó 90 minutos para seguir encontrando su mejor estado de forma, Soro brilló y Pepe se mostró seguro atrás; en lo malo, la falta de presencia de Yan Eteki y Kenedy, así como no clasificarse liderando el grupo.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería