jueves 7 julio
GRANADA  |   | Redacción aG

Primera plantación de chopos en La Nocla para luchar contra la contaminación de Granada y el 'Cinturón'

En la parcela se experimentará la viabilidad de combinar el cultivo forestal con cultivos agrícolas como hortalizas, maíz y plantas aromáticas

Este viernes se han plantado 430 chopos en la finca La Nocla. Foto: Javier Algarra / Ayto. Granada

Salvemos la Vega y LIFE Wood for Future/Madera para el Futuro han plantado este viernes 430 chopos en la finca La Nocla, cedida en diciembre por el Ayuntamiento de Granada para un proyecto experimental sobre la viabilidad y rentabilidad de combinar este cultivo forestal, que ha sido clave en la Vega de Granada, junto a otro tipo de cultivos de rotación anual, como hortalizas, maíz, ajo y plantas aromáticas, entre otros.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, ha subrayado que con la cesión de La Nocla el Ayuntamiento da un nuevo impulso para la concienciación sobre la mejora de la calidad del aire y la importancia de la Vega como “auténtico pulmón verde de Granada”.

“Hemos conseguido despojar la Vega de tensiones urbanísticas que siguen existiendo y estamos consiguiendo que exista una conciencia colectiva para preservar la calidad del aire y nuestras señas de identidad naturales. Hoy damos un paso para lo que puede ser el germen de uno de los principales usos de la Vega en el presente y el futuro”, ha añadido.

El alcalde, que ha participado en la plantación junto a la presidenta de Salvemos la Vega, Manuela Martínez, y el responsable del proyecto Life Wood for Future, Antolino Gallego, ha asegurado que la iniciativa “va mucho más allá” de un proyecto de investigación sobre los beneficios de la plantación de chopos en la Vega para la captación de CO2 y la mejora del medio ambiente.

“Con este proyecto se abre también la puerta a un buen acuerdo para esos usos compatibles con el desarrollo de un espacio productivo que, en el futuro, permita no sólo consolidar y preservar la Vega como un bien patrimonial de todos los granadinos, sino con usos compatibles con su sostenimiento. Así lograremos  despojarla definitivamente de tensiones urbanísticas y  convertirla en un espacio de oportunidad educativa, medioambiental, productiva y sostenible”, ha afirmado.

Por su parte, la presidenta de 'Descubrir la Vega' y representante de Salvemos la Vega-Vega Educa, Manuela Martínez, ha explicado que en esta superficie de seis hectáreas se habilitarán huertos urbanos y educativos y espacios para agricultores que quieran probar determinados productos o como refugio para especies en peligro de desaparición.

Además, a través de un convenio de colaboración, LIFE Madera para el Futuro, un proyecto financiado por la Unión Europea y liderado por la Universidad de Granada, desarrollará un proyecto de investigación sobre la cohabitación entre los chopos y los cultivos agrícolas junto al Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

El coordinador de LIFE Madera para el Futuro, Antolino Gallego, ha recalcado que la cesión de La Nocla “es una buena noticia para toda la ciudadanía" porque esta actuación va a mejorar el medio ambiente del Área Metropolitana, "altamente deteriorado por la mala calidad del aire y las altas temperaturas".

Con una superficie de 75.884 metros cuadrados y ubicada en la carretera de Ogíjares, junto a la rotonda del PTS, la finca La Nocla fue cedida por el Ayuntamiento a la asociación ‘Descubrir la Vega’ según acuerdo plenario del 28 de diciembre, por un periodo diez años y con carácter gratuito.

Beneficios ambientales y económicos

El objetivo del experimento de La Nocla es estudiar el comportamiento tanto de los chopos como de los cultivos de rotación anual en este sistema mixto. Así, se analizará en qué condiciones esta cohabitación resulta provechosa desde un punto de vista económico. Por ejemplo, los chopos deberán estar más separados entre sí –con un marco de 10x6 metros, frente a los 5x5 de las plantaciones forestales- y habrá que estudiar cómo se realizan las podas y los riegos.

En principio, este sistema mixto parece implicar balances positivos tanto para los chopos como para los huertos, ya que favorece la absorción de nutrientes e incrementa la resiliencia de las plantas ante las plagas o la sequía.

Por su parte, los beneficios ambientales de estos sistemas agroforestales ya han sido científicamente comprobados, ya que los cultivos mixtos atraen aves e insectos, favorecen la polinización y aumentan la captación de CO2 en comparación con la agricultura convencional. Además, los chopos actúan como ‘filtros verdes’ y evitan que nitratos y fosfatos empleados en los cultivos agrícolas lleguen a los acuíferos.

La Nocla podría servir también para medir el impacto de las alamedas en la reducción de la polución ambiental en el Área Metropolitana de Granada, actualmente la segunda conurbación más contaminada de España. Las choperas tienen una gran capacidad de secuestrar CO2 y absorber gases contaminantes.

Publicidad

Comentarios (1)

  1. Apróstata dice:

    Lo que tienen es que prohibir la quema de rastrojos en el cinturón. Todo el area metropolitana nos tiramos el día fumando hollín de una sola finca que por comodidad quema los restos en lugar de reciclarla en condiciones como hacen en otros sitios. Y asi nos pasamos todo el invierno.
    Prohíban de una vez la quema de restos y acaben con el problema en lugar de hacer postureo plantando un bancal con 4 chopos.

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand