jueves 29 octubre
Atlético de Madrid - Granada CF  |   | Nacho Santana

Revolcón sin paliativos

El Granada CF cae derrotado ante el Atlético de Madrid por 6-1 · Diego Martínez optó por rotar, reservando fuerzas para el encuentro del próximo jueves ante el Malmö

Felipe salta sobre Ramón Azeez y Herrera. Foto: LaLiga

No fue a la tercera, sino a la quinta cuando llegó la vencida. El Granada CF había cosechado cuatro victorias en sus cuatro primeros partidos de la temporada, pero no pudo hacer lo propio en su cita ante el Atlético. Punto y final a la racha de victorias, pero un punto que debe ser seguido, pues un nuevo encuentro histórico espera el próximo jueves. Lo abultado del resultado supone la principal nota negativa del choque.

Firmó el Granada CF una mitad en la que fue de menos a más. Quizás tuviese un plan de partido diferente, en el que contaban con la clave para doblegar al Atlético de Madrid, quizás supiesen cómo superar el muro que supone Jan Oblak, e incluso quizás hubiesen dado con la forma de parar la reforzada ofensiva colchonera, pero todos los planes se esfuman cuando se encaja un gol a los ocho minutos.

Si los aficionados pudiesen acudir a las gradas, seguro que alguno estaría todavía buscando su asiento cuando Diego Costa adelantó a los locales en el marcador. Estuvo flojo en defensa Domingos Duarte, que cedió el esférico con un mal despeje. Lo recibió en banda Correa y se la puso al ariete atlético, que remató solo ante un fallo en la marca del central luso para abrir la lata.

Desapareció del juego el Granada CF. Incapaz de crear en el centro del campo, la línea ofensiva no fue capaz de tocar el balón. Los colchoneros se hicieron con el control de la ofensiva y arrinconaron a los granadinistas, desdibujados, alejados de su identidad de equipo peleón.

En mitad de esa situación, volvió a errar Domingos Duarte. El zaguero midió mal y pisó a Joao Félix dentro del área, provocando un penalti y siendo amonestado en el lance. Se encargó de lanzarlo Saúl, pero Rui Silva vio bien sus intenciones y voló para salvar el que habría sido el segundo tanto local.

Fue a partir de la media hora de juego cuando los de Diego Martínez terminaron de ubicarse en el partido y encontraron la forma de abrirse hueco. Comenzaron a asomar más por el campo rival y aparecieron nombres olvidados hasta entonces, como los de Puertas o Azeez. 

Con la mejoría, llegaron las primeras ocasiones. Tuvo la más clara Víctor Díaz, que remató un centro medido de Luis Milla al sacar una falta. Reaccionó como un felino Jan Oblak para evitar el empate de los visitantes cuando algunos ya celebraban el gol de su capitán.

Ya al borde del descanso, Rui Silva volvería a ser protagonista. El guardameta luso sacó dos paradas de mérito ante un Diego Costa espoleado por el fichaje de Luis Suárez. Primero, los extraordinarios reflejos del portugués le hicieron tapar con el pie un remate del hispano-brasileño, que se encontraba en fuera de juego. Después, una veloz salida evitó que doblase la ventaja en la última jugada de la primera mitad.

A ritmo de Joao Félix

Poco tiempo necesitó el Atlético para doblar la diferencia en la segunda parte. Combinó bien el conjunto local, la movió hasta que Joao Félix controló en la frontal y la puso al segundo palo. Se durmió Foulquier, que permitió a Correa dar dos toques en el área, el primero para orientar y el segundo para superar al portero con su disparo.

Se gustó ‘el menino’. Movió al equipo a su voluntad, tiró sombreros, jugó, combinó, regateó y apareció tanto como quiso ante una defensa de circunstancias. El fichaje más caro de la historia del Atlético trajo de cabeza a Domingos Duarte y Vallejo en cada incursión, creando peligro cada vez que tocaba el esférico.

Buscó la reacción de los suyos Diego Martínez. El técnico dio entrada a Alberto Soro y Darwin Machís, ambos presentes en el duelo europeo, en lugar de Puertas y Kenedy. Con los cambios, el vigués movió a Azeez a la posición de carrilero y optó por una defensa de tres centrales con Víctor Díaz por la derecha, Vallejo en el medio y Duarte por la izquierda.

Ganó músculo el Granada CF y, con él, presencia. Volcaron esfuerzos en la ofensiva y encerraron al Atlético en su campo por momentos. Con unas bandas más incisivas y Milla duplicándose en la medular, Oblak tuvo que abandonar su papel de espectador y prepararse para intervenir.

Pese a ello, el tanto cayó del lado del Atlético de Madrid. Encontró Joao Félix el premio del gol que buscaba. Corrió por el medio Correa, la puso en la frontal y Diego Costa la dejó pasar. Recibió ‘el menino’, fintó con la izquierda y dejó sentado a Vallejo antes de definir con la derecha para superar a Rui Silva, que solo pudo mirar.

Bandera blanca

Con todo el pescado vendido, sacó la bandera blanca Diego Martínez. Fueron al banquillo Luis Milla y Yangel Herrera y entraron Fede Vico y Yan Eteki. El propio técnico fue consciente de que el encuentro suponía ya un punto y seguido, con un renglón ya escrito, el de la derrota, y otro por escribir, uno que puede traer una clasificación histórica. 

También había movido ficha Simeone y le sirvió. Cometió un error en la salida de balón el Granada CF y anotó Marcos Llorente en el primer balón que tocó. Se la dejó Luis Suárez, asistente en su primer contacto con el esférico, y el centrocampista batió al guardameta visitante con facilidad.

A diez minutos del final, acudió Estrada Fernández a revisar en el VAR un posible penalti al delantero charrúa. Señaló en primera instancia el colegiado la pena máxima, pero la desestimó el videoarbitraje, que hizo buena la recuperación de Fede Vico.

Tuvo tiempo aún así de marcar su primer tanto Luis Suárez en su debut. Encontró un balón llovido en el segundo palo y remató de cabeza cruzado para completar la ‘manita’. Nuevamente exhibió fragilidad en defensa el conjunto rojiblanco horizontal, que permitió al nuevo ‘9’ colchonero rematar completamente solo.

Maquilló Jorge Molina el resultado en el 86. El delantero encontró un centro raso y se lanzó para rematarlo, aunque se topó con Oblak. Sin embargo, estuvo rápido para levantar la pierna y anotar el único tanto de los suyos desde el suelo empujando el rechace.

En el último minuto, Luis Suárez empujó un balón rechazado primero por el palo y después por Rui Silva para poner el sexto y definitivo gol. Se terminó así un partido que, pese a las palabras de Diego Martínez, era poco más que un trámite para los nazaríes, que tenían que reservar fuerzas de cara a la final europea frente a un rival superior. Jamás se sabrá qué habría pasado de competir con todo, pero las posibilidades apuntan a que el puntaje no sería distinto.

Quedará para los registros el abultado resultado. Sin embargo, el Granada CF se permitió rotar y dar descanso a jugadores importantes. Espera el jueves el Malmö, cuando saldrán los titulares al campo desde el principio. Se perdió y se terminó la racha, pero sigue la historia, un punto y seguido que puede traer alegrías pese al aparatoso tropiezo, el fin de una frase que puede preceder a otra histórica: el Granada CF se clasifica para la fase de grupos de la UEFA Europa League.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería