miércoles 12 agosto
CORONAVIRUS  |   | Luis F. Ruiz - Noelia S. Lorca

Ruta por un Área Metropolitana confinada

'ahoraGranada' recorre gran parte de los municipios del Cinturón granadino para conocer cómo es el primer día 'laborable' en estado de alarma · Calles vacías, aunque el tránsito de vehículos es constante

Algunas de las imágenes que deja la jornada laboral de este lunes. Fotos: L. F. Ruiz

Los pueblos del Área Metropolitana, la comarca más poblada de toda la provincia de Granada, viven con especial incidencia en su día a día el confinamiento de sus vecinos, obligados a permanecer en casa por la situación generada a raíz del estado de alarma.

ahoraGranada ha querido comprobar de primera mano cómo viven esta situación en una amplia mayoría de localidades del 'Cinturón', cómo están sus calles, quienes velan por el cumplimiento de la normativa y sobre todo, qué grado de cumplimiento tiene sobre sus vecinos las medidas extraordinarias que obligan a quedarnos en casa a todos los que no tienen un motivo justificado de verdad para salir.

El Ayuntamiento de Pinos Puente, cerrado

Comenzamos la ruta en Pinos Puente, por donde discurre una de las vías fundamentales que comunican Granada con Córdoba, la única por carretera. Sin embargo la N432 está algo menos nutrida de vehículos que de costumbre, como también sucede en la calle Real del municipio, donde pareciera que es un día festivo, aunque con poca gente en la calle.

En Casanueva y Zujaira la A336 está prácticamente vaciada de vehículos también. En las calles de esta travesía que recorre ambas localidades casi ningún vecino. Una señora se dirige hacia un supermercado, donde aprovechan para descargar de una furgoneta los productos que se agotarán en poco tiempo.

El confinamiento se cumple a rajatabla en Valderrubio, donde la circulación de vehículos también está prácticamente suprimida. En sus calles también es difícil de encontrar a gente, un hombre se dirige a un cajero. Esta es una de las medidas contempladas.

Lo que parece claro en la ruta inicialmente es que las calles, siendo alrededor de las 11.30 horas del primer día laborable de confinamiento, están vacías y sin gente. De Valderrubio pasamos a otro pueblo muy próximo en el 'Cinturón': Láchar.

En este caso sí se puede encontrar algo más de 'vida' en las calles. Unos obreros continúan sus trabajos en la calle principal del municipio. Y aquí sí hay más gente que va y viene sin justificación aparente, pues no van provistos de bolsas ni nada parecido.

Agentes de la Policía Local en Cijuela

La Policía Local vela por el estado de alarma

Los policías locales son principales valedores del estado de alarma estos días, es lo que presenciamos cuando llegamos a Cijuela, donde dos agentes se encuentran en un espacio abierto identificando a dos vecinos que no han sabido explicar qué hacían en la calle.

Provistos de guantes y mascarillas, otro señor les pregunta: "Tengo que ir a renovar unos documentos a Granada, ¿se podrá?". Con cierta incredulidad uno de los dos agentes le responde: "Mejor quédese en casa si no es necesario". Su patrulla continúa por esta vía.

Cerca de este pueblo está Chauchina, donde se ubica un gran Mercadona que como el del resto de pueblos del 'Cinturón' está repleto de vehículos. Aquí como en otros pueblos de la zona moverse en bicicleta es la nota predominante. Algunos de ellos circulan por las calles. En la puerta de una farmacia se guarda cola y las distancias, necesarias para evitar la expansión del virus.

Imagen de la A92 a su paso por Chauchina

Otro de los puntos importantes en este recorrido es la A92 al paso por estas localidades. Se nota que ha descendido el tránsito de vehículos. La circulación la protagonizan camiones, furgonetas y autobuses, aunque hay vehículos privados que también protagonizan la jornada.

Santa Fe también vive el confinamiento con cierta incertidumbre ante la proximidad de la fiesta de sus Capitulaciones. En las calles sí hay gente, aunque en la calle Real cada uno está aparentemente haciendo algo. Sacando dinero del cajero, en las puertas de una tienda informática que, aunque abierta, tiene un mueble que impide acceder al interior; o preguntando por la persiana a otro comerciante.

La calle Real de Santa Fe, casi vacía

Y es que paralizar la vida al completo es prácticamente imposible de la noche a la mañana. Al menos es lo que se puede observar en la ruta que continúa por Belicena, donde el tránsito de vehículos es inferior que un día cualquiera, pero lo hay. Las calles están desangeladas como el Purchil.

Sacar al perro como argumento

En la vía principal de Cúllar Vega, la travesía de la GR3304, el tráfico es más intenso, aunque una patrulla de la Policía Local va y viene intentando poner algo de cordura a quienes aún no les ha entrado en la cabeza que deben permanecer en casa.

Es lo que sucede también en Las Gabias, donde dos agentes se empecinan en tratar de convencer a un hombre mayor que está detenido en la parada de autobús. Le han explicado en reiteradas ocasiones que el quedarse en casa es por su bien, algo que parece que acata con cierta resignación y negación. El paso de coches por la A338 es nutrido y en las puertas de un estanco hay hasta 8 personas que guardan su turno.

Los parques están precintados estos días, como este en Churriana de la Vega

Churriana de la Vega tiene su vía principal bastante más vacía que de costumbre, aunque en este caso la actividad no está parada en unas obras que acomete el Ayuntamiento en la GR3304. Hay gente en la calle, pero los agentes de la Policía Local se fijan en un chico que pasea a su perro. Le llaman la atención para pedirle que vuelva a casa.

Armilla también cumple la cuarentena en vías principales, aunque como en el resto el tránsito de vehículos apenas se percibe, mientras que en Alhendín dos agentes de la Policía Local vigilan el tránsito de coches en la Plaza de España.

Situación de la A44 en Ogíjares

Cerca de este punto está la A44, en la que también se percibe una disminución del tráfico de vehículos dirección Granada capital, aunque hay algunos más dirección a la Costa de Granada. En Ogíjares el aislamiento también existe en las calles de acceso a la localidad. Un par de personas aguardan en la puerta de un supermercado mientras otras dos pasean a sus dos perros, animales de compañía que se han convertido en el motivo para tomar el aire estos días.

Tránsito de vehículos

El centro de La Zubia acumula vehículos en su tránsito diario, aunque apenas vecinos. Un cartel anuncia aún la feria medieval celebrada hace una semana y que el coronavirus no logró detener como el resto de la actividad. El Parque de las Encinas está cerrado y en el Polígono Industrial hay algo más de actividad, entre otros, por la presencia de otro Mercadona.

Al contrario de las imágenes que se han visto estos días en redes, este supermercado ubicado en Cájar esta vez no registra tanta afluencia de vehículos, también apenas perceptible en otras calles del municipio. Mientras, en Monachil una señora también pasea a su perro mientras fuma un cigarro. Mira aquí y allá, como esperando que alguien la sorprenda y que le llame la atención.

Las colas a las puertas de los estancos son habituales, como este de Las Gabias

En Huétor Vega, quizás por la hora que es también -14.00 horas- apenas hay gente en la calle y vehículos, los que sí están presentes en la A395 -Ronda Sur- y en la Circunvalación, aunque más notable dirección Motril que Jaén. Eso sí, ni rastro de los atascos en plena hora punta que se registran a diario en este punto, ni tampoco de las retenciones en las salidas de Neptuno, Armilla o Méndez Núñez.

El Parque Comercial Granaita tiene en sus instalaciones uno de los tres Carrefour que hay en Granada, lo que motiva el desplazamiento de vehículos hasta la zona. Justo a la entrada de Pulianas, el único control que nos encontramos en el recorrido. Dos agentes provistos de mascarilla y guantes paran a cada vehículo y le piden que usen los mismos elementos "por su salud y la de los suyos". En el resto del pueblo las calles están vacías.

En Pulianas hay controles para recomendar el uso de mascarilla a los conductores

Nerviosismo en la calle

Sucede lo mismo en Maracena, donde se ha producido el cierre de uno de los centros de salud en la comarca metropolitana al detectarse un caso. El nerviosismo es patente cuando una señora intenta impedir nuestro trabajo llamando a las fuerzas del orden en las inmediaciones de esta instalación. El tránsito de coches también es menor en las calles del municipio.

Algo similar a lo que sucede en Peligros, donde cuesta ver a personas por la calle. Quien va y quien viene se tapa la cara y la boca con la mano, como si el virus estuviera en el ambiente. La actividad en Asegra no se ha detenido del todo, como tampoco sucede en Juncaril.

Aparcar en Albolote es más sencillo estos días

Hay espacios cerrados en este punto que comparte el municipio peligreño junto a Albolote, donde una de las muestras de que algo ha cambiado es que es más fácil de aparcar que a diario. No hay nadie en la Plaza del Ayuntamiento, ni en las calles contiguas.

Nuestra ruta termina en Atarfe, donde también es imperceptible la presencia de personas. Algunos salen de un banco, otro se acerca a una farmacia, pero en cualquier caso dentro de la excepcionalidad.

A simple vista parece que la ciudadanía de la amplia mayoría de pueblos metropolitanos ha asumido el nuevo papel que les toca desempeñar estos días: quedarse en casa. Y aunque haya algunos a los que cueste asumir la situación, lo cierto es que nada es igual con el estado de alarma en el Área Metropolitana.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería