jueves 8 diciembre
SUCESOS  |   | Redacción aG

Se encierran en el pub donde estaban de fiesta cuando la Policía Local acudió por los ruidos

Tres personas han sido detenidas por negarse a ser identificadas y por agredir a varios agentes

La Policía Local de Granada ha desalojado y cerrado un local y detenido a tres personas, entre ellas el dueño del establecimiento, y con edades entre los 18 y 21 años por negarse a ser identificadas y agredir a los agentes.

Según ha informado el cuerpo policial en una nota de prensa, los hechos ocurrieron en la madrugada de este miércoles cuando varias llamadas informaban de que un establecimiento público de la calle Martín Bohórquez de la capital se estaba celebrando una fiesta que provocaba ruidos que molestaban a todo el vecindario.

A la llegada de varias dotaciones policiales, los asistentes a la fiesta se encerraron en el interior del local impidiendo el acceso a la Policía Local y continuando la reunión.

Tras comprobar que efectivamente el ruido impedía el descanso a los vecinos, y que el horario de actividad se había superado ampliamente, procedieron a la llamar en repetidas ocasiones a la puerta sin obtener respuesta. Tras la larga insistencia, uno de los sujetos que se encontraba dentro se asomó desde el interior preguntando el motivo de la presencia policial. Los agentes dijeron que se debía a las quejas de los vecinos por los ruidos generados, solicitando igualmente la documentación personal y la licencia de actividad del negocio.

En un primer momento, se negó a identificarse y a permitir el acceso, pero finalmente los agentes entraron y vieron a nueve personas, una de ellas escondida debajo de un sofá y localizada por los perros policías, siendo todos ellos clientes del bar.

Todos accedieron a ser identificados menos tres, que mostraron una actitud "alterada, agresiva y hostil", posiblemente por encontrarse "bajo los efectos del alcohol o de algún tipo de sustancia estupefaciente".

Así, uno de ellos empujó a un agente y ante la agresión dos de los policías redujeron al agresor que se resistía lanzando patadas y golpes, así como alentando a sus amigos a hacer lo propio. De este modo, otro agarró por el cuello a un agente, teniendo que ser auxiliado por otros policías.

Antes de ser trasladados a la comisaría, donde permanecen a la espera de su puesta a disposición judicial, fueron asistidos en un centro hospitalario dado el grado de agresividad que presentaban. Asimismo, cuatro agentes debieron ser atendidos por lesiones leves por los golpes sufridos durante la intervención.

En el cacheo practicado a los detenidos se encontró entre las ropas de uno de ellos una bolsa con medio gramo de MDMA, por lo que también ha sido denunciado. Otro llevaba en el bolsillo un documento de identidad de nacionalidad lituana, no siendo titular del mismo.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand