miércoles 20 noviembre
REAL SOCIEDAD - GRANADA CF | LA CRÓNICA  |   |

Tan doloroso como cantado

El Granada CF pierde la categoría en un partido en el que volvieron a salir a relucir los errores pasados · La imagen del equipo mejoró en la segunda parte, pero fue insuficiente

Gastón Silva se lamenta del descenso, una vez terminado el partido. Foto: LOF

No por estar cantado el descenso a Segunda División es menos doloroso. El Granada CF ha dicho adiós a Primera División después de seis temporadas en la élite en las que siempre estuvo jugando al filo de la navaja y que en esta, barruntándose hace semanas, se produce a tres partidos del final del campeonato después de una derrota ante la Real Sociedad que hará que el 29 de abril de 2017 pase a la historia de la entidad.

FICHA DEL PARTIDO
Real Sociedad: Rulli; Mikel, Illarramendi, Juanmi, Granero (Zurutuza, 58'), Xabi Prieto (Canales, 69'), Carlos Vela (Bautista, 78'), Oyarzabal, Yuri, Zaldua y Raúl Navas.
Granada CF: Ochoa; Foulquier, Ingason, Hongla, Gastón Silva; Uche, Angban, Aly Mallé (Boga, 60'), Cuenca, Pereira; y Ramos (Ponce, 68').
Árbitro: Matheu Lahoz (valenciano). Amonestó a Angban, Hongla y Ponce.
Goles: 1-0, Carlos Vela (44'). 1-1, Adrián Ramos (54'). 2-1, Juanmi (83')
Incidencias: Encuentro disputado en el Estadio de Anoeta ante 18.003 espectadores.

Adams empleó una alineación en la que, como era de esperar, actuaron hombres poco habituales y hasta tres futbolistas del filial como Hongla, Aly Mallé y Angban. A ellos hubo que añadir la presencia de Cuenca en banda o la de Pereira, que regresó tras cumplir ciclo de amonestaciones.

El inicio del partido fue más de la Real Sociedad, que controló los primeros compases pese a que el choque entró en una fase adormilada. Tanto fue así que un fallo de Ingason puso en apuros a la defensa rojiblanca, que además tuvo que defender sin problemas un córner en el minuto ocho.

No obstante, el Granada CF empezó el partido bien situado y trató de llevar el peligro por las bandas de Aly Mallé y Cuenca, aunque sin conseguirlo demasiado. De hecho, los rojiblancos apenas dispusieron de ocasiones de peligro ante la meta rival.

Dos de las pocas llegadas del primer tiempo las protagonizaron Foulquier, que cayó en el área reclamando un penalti inexistente mediado la primera parte; y un disparo de falta de Pereira, muy doblado, que se marchó a la izquierda de Rulli.

La Real Sociedad de Eusebio, igual de anestesiada que los granadinistas superados los primeros 30 minutos, empezó a darse cuenta del peligro que ello conllevaba para sus intereses y aumentó el ritmo del partido.

Vela condujo el peligro de los donostiarras en varias ocasiones. Así, Ingason tuvo que esmerarse a fondo para evitar el gol e incluso Gastón Silva rozó la legalidad, aunque Mateu Lahoz interpretó que el balón se fue a saque de esquina.

No perdonó el mexicano a un minuto del final del primer tiempo, cuando recibió un buen balón de Oyarzábal desde la línea de fondo y remató libre de marca en la frontal del área pequeña para establecer el primer tanto en el único disparo a portería que se produjo en los primeros 45 minutos.

Los jugadores del Granada CF tras la conclusión del partido en Anoeta. Foto: LOF

Buena segunda parte

La segunda parte el Granada CF mejoró considerablemente la imagen ofrecida sobre el terreno de juego, hasta el punto de que los rojiblancos mostraron una de las versiones de la era Tony Adams.

Aly Mallé volvió a advertir a los diez minutos de la reanudación con una jugada por la izquierda que acabó en un centro al área sin remate. Después Vela reaccionó con un disparo que Ochoa tuvo que repeler.

Así las cosas, Adrián Ramos ganó la espalda en un par de oportunidades a la defensa donostiarra, pero sin embargo estaba en fuera de juego. Con este dominio las ocasiones de los visitantes se tradujeron en la más clara: un centro de Foulquier que remató el colombiano al fondo de la red para establecer el empate.

Con este resultado más que digno los rojiblancos supieron mantenerse a la altura de una Real que trató de reaccionar en la recta final, disponiendo de dos oportunidades claras. Una de Juanmi, que mandó un balón al larguero y otra que estuvo a punto de rematar al fondo de la red Oyarzábal.

A solo siete minutos del final se clavó la última puntilla del ataúd. Una vez más el juego defensivo mejorable del primer equipo rojiblanco volvió a salir a flote, hasta que Juanmi batió a Ochoa en un mano a mano tras recibir un gran pase de Canales.

Y se acabó. Punto final a seis temporadas de sufrimiento y, también, de idas y venidas, de emociones y de alegrías. El Granada CF dice adiós con el deseo de volver. Solo queda esperar que sea pronto.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería