domingo 26 mayo
SUCESOS  |   |

Tras los pasos de la banda del Q5

Vigilancias autorizadas por un juez, persecuciones y pesquisas de Marbella a Alicante, así fue la ardua investigación que llevó a la Guardia Civil a acabar con el grupo que había generado alarma en las gasolineras de Granada y el Área Metropolitana

La detención del tercer integrante de la conocida como banda del Q5 ha acabado con un mes y medio de pesquisas y trabajos por parte de la Guardia Civil para cerrar el círculo de implicados en los atracos perpetrados en varias gasolineras del Área Metropolitana a comienzos de este año.

Pero antes de dar con el último arrestado, los agentes de la Guardia Civil tuvieron que esmerarse en seguir la pista de los autores de los atracos, que desde el 2 de enero habían cometido sin impunidad al menos seis robos en estaciones de servicio de la capital y el 'Cinturón' metropolitano.

Según consta en el auto del Juzgado de Instrucción 1 de Granada en funciones de guardia y que recibió el informe del Equipo de Patrimonio de la Guardia Civil al que ha tenido acceso ahoraGranada, la primera pista de este grupo hay que localizarla el 2 de enero de 2019.

Ese día cometieron su primer robo para hacerse con el coche que iban a utilizar en los atracos, un Audi modelo Q5 negro que consiguieron robar junto a la Avenida de Pulianas cuando en el interior del mismo había una chica a la que sacaron "sujetándole del pelo" mientras que el conductor era retenido por uno de los acusados en el interior de un bloque de edificios.

Cuando este salió a la calle vio su coche aparcado y con dos encapuchados en el interior y aunque intentó pararlos dando golpes en el cristal de la ventana del conductor no consiguió su propósito.

Los primeros robos

Los dos primeros atracos de la banda hay que localizarlos en Peligros, en torno a las 21.15 horas de la noche en las gasolineras ubicadas a la entrada de la localidad metropolitana y junto a la A44 dirección Bailén.

Uno de ellos se produjo en la ES Cepsa Don Manuel situada en la Avenida Reina Sofía de Peligros, en donde el robo fue cometido por hasta cuatro personas, una de ellas armada con pistola, quienes "ocultando sus rostros con capcuchas y pasamontañas, tras intimidar con el arma a las empleadas, sustrajeron de su caja 650 euros y dándose a la fuga".

Con la misma rapidez cometieron también otro atraco similar en la ES Repsol situada en la Carretera Bailén - Motril, también en Peligros, en este caso logrando llevarse hasta 180 euros y con el mismo modus operandi.

Uno robo con herido

El tercer atraco que supuestamente perpetraron los acusados se dio en la ES Repsol que va de Armilla a Ogíjares el 5 de enero de 2019 a las 21.43 horas. En este caso participaron hasta cinco personas, de las que una estaba armada con pistola.

Todos, ocultando sus rostros con capuchas y pasamontañas, tras intimidar con el arma al empleado, lograron sustraer del cajón de la caja 1.900 euros y se dieron a la fuga en el Audi Q5.

En este caso ocasionaron heridas al dependiente del establecimiento, al que "debido a los golpes que le dieron le produjeron lesiones", teniendo que ser atendido en un centro médico donde le aplicaron varios puntos de sutura en la cabeza.

Ese mismo día se perpetró un cuarto atraco, también en el municipio cachurro. En este caso en la ES Granasol, donde según el auto se produjo el robo con la misma fórmula y cometido por cinco personas, logrando llevarse otros 1.900 euros.

En Güevéjar

Sólo un día más tarde, en la noche del 6 de enero, la banda volvió a actuar en este caso en la ES BP San Lázaro situada en la localidad metropolitana de Güevéjar, en la carretera que lleva hasta Cogollos Vega.

En este caso participaron dos personas que, según el informe de la Guardia Civil, cubrían su rostro con un pasamontañas y vistiendo ropa deportiva chándal, que tras "intimidar con el arma a un empleado (…) sustrajeron la cantidad de 1.000 euros".

Además, ese mismo día y utilizando el mismo vehículo cometieron un robo con violencia en un supermercado Coviran situado en Granada capital.

Tratar de localizarlos

Después de varios días de pesquisas, los agentes decidieron pedir permiso al juez para tratar de tener localizado en todo momento el vehículo que empleaban los presuntos atracadores, algo que consiguieron y que permitió poner punto y final a su actividad delictiva.

Asi, el 11 de enero de 2019 intentaron cometer un atraco en la gasolinera ASC San Cristóbal de Pulianas, día en el que se cometió otro asalto a la ES Acongasur situada en el barrio de la Chana granadina.

Del mismo modo, los ahora detenidos estuvieron en al menos otras cinco gasolineras más ese mismo día, en el que después de cometidos los hechos dejaron el vehículo en un aparcamiento situado en la calle Padre Claret.

Ya con vigilancia de la Guardia Civil, el 13 de enero procedieron a la identificación de tres personas y la detención de uno de ellos, pues los otros dos lograron darse a la fuga. Si bien, un segundo fue detenido sólo dos días después.

Los agentes consiguieron diversos efectos del interior del vehículo, así como prendas, algunas de ellas "relacionadas con los atracos", tales como un cuchillo jamonero y tres bragas "para taparse los rostros", lo cual indicaba según los agentes que "iban a salir nuevamente a cometer otros nuevos atracos".

Tras la pista del último atracador

Para dar con el paradero del último implicado en estas detenciones vinculadas a los atracos, los agentes tuvieron que esmerarse hasta dar con él en Alicante. A este chico también se le buscaba por otro atraco cometido en Güevéjar en una gasolinera en agosto del año pasado, así como otro que presuntamente habría realizado en marzo.

Los agentes supieron que el individuo se había marchado de Granada y que podría estar "escondido con diversos familiares". La primera pista trató de localizarlo en Almanjáyar, pero los agentes no lograron dar con su paradero después de establecer un amplio dispositivo el 28 de enero.

El 29 de enero se produjo una llamada por parte del abogado del ahora detenido a la Guardia Civil, que en primer término anunciaba que su cliente se entregaría, aunque después desistió de su pretensión por "la la gran cantidad de causas pendientes que tenía" en diferentes juzgados.

Las pesquisas llevaron a los agentes hasta Armilla, donde podría estar el chico, de donde supuestamente habrían salido de un inmueble él y su pareja. Los agentes desistieron de perseguirlos con el coche para "no ser sorprendidos", pues el vehículo en el que viajaban estas dos personas hicieron varios cambios de marcha y contramarcha y sin poder constatar si se trataba del ahora detenido. Días después ese coche no regresó hasta el municipio metropolitano.

Hasta Pedreguer

Después de haber abandonado la provincia, el primer punto donde podría estar el ahora detenido era Marbella, en la barriada de Las Albarices, punto por donde habría pasado aunque después de marchó a la zona del Levante.

Las tareas de los agentes les llevaron hasta la localidad de Pedreguer, en Alicante, donde después de varios días de vigilancia lograron dar con la pareja del chico pero no con él, al que no observaban "por ningún lado".

El 13 de febrero los agentes, que continuaban con su ardua investigación, ya sí lograron ver en el interior del inmueble al implicado en un inmueble situado en la localidad alicantina, por lo que procedieron a solicitar permiso al Juzgado con orden de entrada y registro que se produjo a las 7 de la mañana.

Ese día los agentes lograron detener al joven, que después de pasar a disposición judicial permanece en prisión comunicada y sin fianza, como los otros dos implicados en los hechos, acabando así con un mes y medio de investigación.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Diseño Web La Sastrería