martes 28 enero
Área Metropolitana  |   |

Un radar 'non grato' en la N432

El dispositivo de control de velocidad ubicado en Pinos Puente sufre continuos ataques y boicots cada vez que es reparado · La instalación de una cámara, posible solución

Algunos de los distintos boicots que ha sufrido este radar ubicado en Pinos Puente. Fotos: Luis F. Ruiz

Algunos de los distintos boicots que ha sufrido este radar ubicado en Pinos Puente. Fotos: Luis F. Ruiz

Cuando en 2007 la Dirección General de Tráfico decidió implantar un radar en la Carretera Nacional 432 a su paso por Pinos Puente nunca pudo imaginar que quizás sea uno de los puntos de control en los que más tiempo y dinero tiene que invertir para su continua reparación a raíz de los no menos boicots que sufre.

Se trata de un dispositivo que solo duró dos días desde su instalación en marzo de hace ahora ocho años y que cada vez que ha sido reparado por los operarios de conservación y mantenimiento de carreteras, dependientes del Ministerio de Fomento, ha vuelto a ver cómo, más tarde o más temprano, ha sido atacado por quienes no lo reciben muy bien.

El radar ubicado en Pinos Puente, próximo a una intersección especialmente conflictiva en cuanto a la accidentalidad y en la que en los últimos años se han producido algunas víctimas mortales; es el único que existe en la N432, una vía que se encuentra entre las más transitadas de Andalucía, al ser el primer punto de conexión directa entre Granada y Córdoba.

Sin embargo, su utilidad ha quedado reducida a lo que dura la benevolencia de aquellos que no reciben muy bien a este dispositivo desde que fue instalado. Entonces,  los cristales a través de los que las cámaras captan las imágenes fueron golpeados con algún elemento que los hizo 'añicos'.

Los operarios reparan el dispositivo de control, ubicado en una zona de fácil acceso. Foto: Luis F. Ruiz

Los operarios reparan el dispositivo de control, ubicado en una zona de fácil acceso. Foto: Luis F. Ruiz

Pese a las continuas reparaciones, el radar también ha sido objeto de 'mofa' con la instalación de un cartón en el que se podía leer "a 180", cartones colocados con celo o, lo último, un spray gris que, sin embargo, no ha impedido que vuelva a estar disponible para captar imágenes.

Los 'saboteadores' del radar, además, tienen fácil acceso a la zona donde se ubica este dispositivo en Pinos Puente. Ubicado en el arcén no transitable de la calzada, hasta el mismo se puede llegar andando, al estar a unos 50 metros de un espacio donde pueden estacionar vehículos.

Aunque la DGT no ofrece a cuánto asciende la cuantía de lo que supone la reparación del radar cada vez que es atacado, lo cierto es que cada dispositivo de este tipo supera en su instalación inicial los 60.000 euros. La multa por vandalismo, sin embargo, llega a los 3.000 euros aproximadamente.

Pese a ello, por ahora las medidas para acabar con los sabotajes han consistido en la reparación del dispositivo. No en vano, en Churriana de la Vega, en la carretera que comunica el municipio con Granada capital, se instaló una cámara sobre un poste de unos tres metros para vigilar con otra cámara la que capta la velocidad de los conductores.  De momento, esta solución no llega a Pinos Puente.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería