domingo 21 julio
SEMANA SANTA 2019 | RESUMEN  |   |

Una Semana Santa con dos partes antagónicas marcadas por el cielo

Hasta mitad de semana se pudo disfrutar de todas las hermandades en la calle, algo que se entorpeció desde el miércoles al cumplirse los peores pronósticos · El regreso de la Borriquilla a San Andrés, el palio del Dulce Nombre o la Puerta hacia la Gloria, hechos destacados

La Borriquilla volvió a salir desde San Andrés dos décadas después. Foto: Alejandro Romero

La Semana Santa de Granada ha echado el cierre y ahora llega el momento de análisis, balances y sobre todo conclusiones después de los ocho días de pasión que en el caso de la capital han dejado dos partes antagónicas. Una hasta mitad de semana y otra en la parte final, fundamentalmente porque los peores pronósticos del cielo se cumplieron.

Al contrario que el año pasado, en este la lluvia dio una tregua a las hermandades de un exultante Domingo de Ramos, en el que destacaron por encima de todos dos hitos históricos fundamentales. Uno el regreso de la Borriquilla a San Andrés después de 20 años, con salida oficial desde este punto; y otro el estreno del palio del Dulce Nombre de Jesús de la Hermandad del Despojado, que muestra el progreso de esta cofradía de barrio.

El palio del Dulce Nombre se extrenó de forma exultante el Domingo de Ramos. Foto: Alejandro Romero

Ese primer día también destacó la Hermandad de las Maravillas por su 75 aniversario, efeméride que también cumple la cofradía del Huerto, en el Lunes Santo en el que además cambió el horario para el paso por tribuna oficial. Pese a que la Junta de Gobierno está contenta con ser la primera, será turno de los propios hermanos de analizar si verdaderamente es pertinente esta modificación.

Más gloria que nunca en La Lanzada con su nueva puerta. Foto: Álex Cámara

El Martes Santo llegó con otro hecho importante para la pasión granadina, como fue la primera salida después de tres décadas desde el interior de la Parroquia de Los Dolores de la Hermandad de La Lanzada. El proyecto de una Puerta hacia la Gloria dejó un gran sabor en la cofradía zaidinera, que ha logrado con ello marcar un antes y un después en su historia.

Fue también la primera vez que procesionó con su corona 'canónica' la imagen de La Esperanza en el Martes Santo granadino, el último día en que la pasión vivió tranquila de cara al tiempo antes de que todo se torciera desde el Miércoles Santo.

El paso de Jesús de las Tres Caídas procesionó sin la imagen del romano. Foto: Álex Cámara

Entonces, la Hermandad de Los Gitanos se puso en la calle con la incertidumbre de qué ocurriría respecto a la lluvia. Las previsiones le obligaron a quedarse en Catedral dado que no podría llegar con garantías al Sacromonte de madrugada.

Algo peor le fue al Nazareno, la primera coporación nazarena que tuvo que suspender su estación de penitencia al completo, dado que la lluvia le sorprendió justo cuando estaba poniéndose el cortejo en la calle San Matías. Con retrasos y cambios en el recorrido pudieron completar su objetivo las otras tres cofradías del día: Paciencia y Penas, Estudiantes y Rosario, esta última sin romano en el paso del misterio de Jesús de las Tres Caídas.

Cuatro de las cinco hermandades del Jueves Santo suspendieron su estación de penitencia. Foto: Guillermo L. González

Ese día fue el principio del fin hacia el impedimento para alcanzar la gloria plena. Una semana antes de la Semana Santa se hablaba de que el Jueves Santo era el día en que más se podía complicar todo y los pronósticos no se equivocaron en absoluto.

Con granizada incluida, las cuatro hermandades de día tuvieron que suspender sus estaciones de penitencia y quedarse en sus templos. Primer les tocó el turno a Salesianos y Concha pese a que el sol golpeaba las fachadas de sus templos. Después, con la dura realidad del mal tiempo, el turno de la decisión mala fue para Aurora y Estrella. En la medianoche el cielo dio una tregua y el Silencio pudo salir, esta vez sí con todas las luces apagadas por el Ayuntamiento.

La Legión salió con Los Ferroviarios y ha abierto el debate sobre su idoneidad o no de estar acompañando a Buena Muerte. Foto: Guillermo L. González

El Viernes Santo la Semana Santa de Granada volvió a tener la incertidumbre, que las hermandades sortearon retrasando sus salidas primero en media hora y luego en distintos horarios cada una de ellas en una jornada marcada por el cambio significativo introducido en Los Ferroviarios.

En una ciudad amante de las polémicas, en los mentideros cofrades ya se analiza si es pertinente o no la presencia de la Legión con el Cristo de la Buena Muerte. Acertada o no hubo una realidad palpable: más presencia de personas en las calles para presenciar al cuerpo militar. Otra cosa es si cuando llegaban los pasos a su altura se mantenían en el sitio o la procesión ya había perdido el interés.

La Alhambra llegó a ponerse en la calle, pero el aguacero le sorprendió. Foto: Álex Cámara

Los dos últimos días de la Semana Santa tuvieron la nota predominante respecto al mal tiempo. Por un lado el Sábado Santo Santa María de la Alhambra no pudo salir del templo, pese a que sí lo hizo parte de su cortejo al que la lluvia apretó cuando estaba ya en la calle.

El Domingo de Resurrección, desde Los Vergeles la hermandad de Resurrección y Triunfo optó por ponerse en la calle y asumir el riesgo que finalmente no fue tal, algo que no hizo sin embargo la cofradía del Resucitado, elevando a siete finalmente las corporaciones que se han quedado sin salir este año. Los Facundillos completaron la pasión.

Ocho días llenos de gloria en determinados momentos, de incertidumbre en otros y sobre todo pendientes del tiempo. Mayor presencia en las calles y en los cortejos. La pasión granadina deja un gran sabor los días en los que el tiempo no se hizo protagonista.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería