jueves 13 diciembre
ÁREA METROPOLITANA  |   | Redacción aG

Unas instalaciones metropolitanas cada vez más ‘cardioprotegidas’

Los ayuntamientos del 'Cinturón' instalan desfibriladores en espacios públicos para proteger a sus vecinos ante situaciones de emergencia

Los ayuntamientos, como el de Cenes de la Vega, también forman a agentes sociales en esta materia. Foto: Ayuntamiento

Los municipios del Área Metropolitana cada vez buscan proteger más a sus vecinos ante situaciones extremas en las que esté en riesgo su salud, como puede ser una parada cardiorespiratoria. Con la finalidad de mejorar la atención en esos primeros minutos son varios los ayuntamientos que han procedido a instalar desfibriladores en distintas dependencias municipales.

Los dos últimos en unirse a este tipo de medida son los de Cenes de la Vega y Gójar, quienes han instalado estos aparatos en espacios públicos y frecuentados con la población para que puedan ser utilizados en caso de emergencia.

En el caso del municipio cenero, el Ayuntamiento ha instalado estos dispositivos en el Colegio El Zargal, el Polideportivo Local y ha dotado a la Policía Local con otro, iniciando así el objetivo de convertirse en “municipio cardioprotegido”.

Además de la dotación a estos espacios públicos y a la Policía Local, el Consistorio ha realizado un curso teórico-práctico en soporte vital básico y uso del desfibrilador, impartido por Avances Sanitarios Ilíberis, todo lo cual ha supuesto una inversión de 3.700 euros.

La instalación de los desfibriladores en las instalaciones del CEIP El Zargal y en el Polideportivo Municipal, al igual que en el vehículo de la Policía Local de Cenes de la Vega, equipado con otro desfibrilador, “es una iniciativa con la que se busca estar preparado y contar con el material y la formación para poder hacer frente a situaciones de riesgo para la salud ante una parada cardiorespiratoria”, según ha destacado el alcalde de Cenes de la Vega, Juan Ramón Castellón.

Personal del Ayuntamiento de Cenes de la Vega, Policía Local, profesorado del CEIP El Zargal, así como los voluntarios de la Agrupación de Protección Civil del municipio han recibido un curso de formación teórica-práctica sobre Reanimación Cardiopulmonar (RCP) y manejo del Desfibrilador Externo Automatizado (DEA), aprendiendo las técnicas de reanimación básicas que pueden llegar a salvar una vida.

Uno de los dispositivos instalados en Gójar. Foto: Ayuntamiento

También en Gójar

El mismo objetivo persigue el Ayuntamiento de Gójar, que ha instalado estos dispositivos en los dos centros municipales con mayor número de usuarios, el Pabellón de Deportes y el Edificio de Usos Múltiples.

Aunque estos aparatos son automáticos y pueden utilizarse por cualquier persona, siguiendo las instrucciones que facilita el mismo aparato, el Ayuntamiento de Gójar va a dar formación a parte del personal municipal para atender a una posible situación de emergencia y poder llevar a cabo un SVP (Soporte Vital Básico) y ayudar a salvar vidas ante casos de paro cardíaco súbito extra hospitalario. Se estima que el 90% de las víctimas que sufren de un paro cardíaco fuera del hospital muere, principalmente porque la asistencia no llega a tiempo o porque no tiene acceso a un DEA.

Estos dos municipios se unen a otros que ya han aplicado medidas similares, como son los casos de Alhendín, que fue pionero en formar a una quincena de agentes sociales del municipio sobre esta materia. Otura, en sus instalaciones deportivas; La Zubia y Las Gabias u Ogíjares, en los coches de la Policía Local, han sido otras de las localidades metropolitanas que apuestan por esta fórmula de protección de sus vecinos.

Acceso rápido

Más del 85% de las muertes súbitas tienen origen cardiaco y el 90% se producen en entornos extra-hospitalarios. Realizar a los afectados una correcta recuperación cardiopulmonar y contar con un acceso rápido y fácil  a  los desfibriladores externos semiautomáticos, para que personal no sanitario pueda procurar asistencia tras la parada cardiaca, es fundamental para aumentar las posibilidades de éxito de la reanimación.

Según los datos aportados por Avances Sanitarios Ilíberis, empresa suministradora de los desfibriladores externos, cada minuto de retraso en actuar ante una parada cardíaca súbita, las posibilidades de supervivencia del paciente que la sufre disminuyen un 10%. Una aplicación rápida y correcta podría aumentar las tasas de supervivencia en 3 de cada 4 casos.

· Más noticias del Área Metropolitana

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Diseño Web La Sastrería