martes 2 junio
CORONAVIRUS  |   |

"Vamos a olvidarnos si son 15 o 25 días y centrarnos en el aquí y en el ahora con pautas sanas"

El psicólogo Óscar Blázquez explica que es necesario trazar una hoja de ruta diaria, tomarse las cosas con calma y estar atentos a los mensajes que transmite nuestro cuerpo durante estos días de cuarentena

El trabajar desde casa también implica una serie de medidas a tener en cuenta por el Covid-19. Foto: energepic.com

El confinamiento en el que la ciudadanía está inmersa desde hace unos días también tiene su afección a la mente de las personas. Sobrellevar una cuarentena que solo en cuestión de días se ha aplicado no es fácil y por ello son necesarias algunas pautas para poder hacerlo más llevadero.

Así explica a ahoraGranada cómo es la situación estos días para los ciudadanos el psicopedagogo clínico Óscar Blazquez, también terapeuta infanto-juvenil y adultos y especialista en atención psicopedagógica.

Pregunta.- ¿Cuáles son las etapas que puede pasar una persona estos días en España?

Respuesta.- A nivel psicológico las personas van a pasar cuatro estadios o etapas diferentes. Está claro que cada individuo va a tener su propio ritmo y proceso, pero todos pasaremos por cuatro etapas. La primera, que es posiblemente la que ya estamos cerrando, es la Incertidumbre, es esa sensación de que esto no va a pasar en nuestro país, es algo ajena, y no debemos tomarnos en serio lo que escuchamos.

La segunda etapa es pánico o estrés, que es en la que la mayoría de personas se deben encontrar ahora mismo. Empezamos a ser conscientes de la gravedad del asunto, ya no es algo lejano, ya conocemos casos cercanos, amigos o conocidos que están sufriendo la situación. Oímos las noticias, aislamiento, cuarentena… y aquí la ansiedad se empieza a disparar.

Luego llegará la etapa de orden. El cerebro es una máquina maravillosa que, al final, es capaz de adaptarse a cualquier situación. También se adaptará, tras el transcurso de los días, a esta vida en cuarentena.Estaremos más habituados, más calmados, lo tendremos más controlado.

Finalmente, que es donde los psicólogos estamos más preocupados, viene la desconfianza. La situación se arreglará en el mejor de los casos, podremos retomar nuestra vida, volver a realizar nuestras funciones, y esto hará que la sociedad vuelva a su día a día desde el miedo, desde la desconfianza de que la situación no esté del todo controlada, dando paso a más ansiedad, y en el peor de los casos, paranoia.

P.- ¿Cómo afecta a la mente un aislamiento en casa durante 15 días?

R.- Todo esto va a depender de nuestra personalidad y nuestra manera de ser. Aquellos que llevan mejor el estar en casa, que son más caseros, o que su fuente de ocio es dentro del hogar, llevarán mejor este encierro, aunque notarán también este efecto ansioso-depresivo del cerebro. Es en la población más activa donde más se notará este cambio.

Debemos estar atentos a nuestro cuerpo: una mini taquicardia, problemas al respirar o dolor en el pecho o la boca del estómago, trastorno del sueño (bien por insomnio o bien por exceso de sueño)... Todo esto son señales del cuerpo, nos está avisando que algo va mal. Estar atentos a estas señales va a ser primordial para poder prevenir o actuar antes de entrar en ansiedad o ataque de pánico.

P.- ¿Deberían preparase mentalmente los ciudadanos por si el confinamiento dura más de quince días?

Que el confinamiento va a durar más de 15 días es algo obvio. Una situación a nivel mundial no se va a arreglar en dos semanas. Vamos a necesitar más tiempo. Es por ello que desde las terapias trabajamos la aceptación del tiempo de reclusión. Vamos a olvidarnos de si son 15 días o 25. Vamos a centrarnos en el aquí y ahora, y trabajar pautas sanas y equilibradas para sacar adelante la situación.

P.- ¿Qué diferencias hay entre pasarlo solo o acompañado?

Como todo lo comentado anteriormente, esto va a depender de cada uno. Pasarlo solo tiene sus desventajas como el sentimiento de estar aislado, soledad, miedo a que ocurra algo y no tener un apoyo cerca… Pero también tiene sus ventajas si sabemos verlas, como pasar tiempo con nosotros mismos, conocernos, redescubrirnos, volver a conectar con nuestros hobbies, y un largo etcétera.

No estamos acostumbrados a estar solos, siempre estamos acompañados, bien de manera real o bien de manera virtual. Ahora, quizás, es momento de escuchar nuestra propia voz, tratar nuestros fantasmas, nuestros miedos, ordenar ideas… Es un buen momento para plantearnos qué queremos cambiar, qué podemos mejorar, cuando todo esto acabe.

Lo mismo ocurre con pasarlo acompañado. La probabilidad de conflicto es mayor, ya que estar con una persona o grupo de personas 24 horas encerrados, puede hacer que los roces se conviertan en motivos de disputas dentro del hogar. Podemos imaginar todas esas parejas en crisis o relaciones tóxicas entre miembros parentales e hijos, que se ven ahora mismo encerrados bajo el mismo techo.

Pero, como todo, también tiene su lado positivo. Volver a vernos. La vida nos lleva a un ritmo tan rápido y frenético que muchas veces es con la gente con la que compartimos techo con quien menos hablamos: nuestro marido, mujer, pareja, hijos… Es un buen momento para volver a sentarnos y dialogar, conocernos, entendernos o desempolvar esos juegos de mesa. Es tiempo para fomentar la creatividad y las conexiones.

P.- ¿Qué papel juega la ansiedad?

La ansiedad no es más que un mecanismo del cuerpo que nos dice que algo va mal. Algo tenemos que arreglar, o cambiar, porque empieza a saturarnos. Así pues, ante todas estas personas que van a empezar a vivir con ansiedad, desde terapia recomendamos que se tomen su tiempo, se sienten, se exploren, y escriban: ¿Qué me preocupa? ¿Qué es lo que realmente me pone nervioso? Y una vez tenga esas respuestas, contestar a la pregunta: ¿Qué depende de mí? ¿De qué me puedo encargar ahora mismo, realmente?

Tenemos que aprender a frenar. Este nivel de vida tan veloz, rápido y fugaz va a ser el principal motivo de ansiedad en la población española. Ahora nos encontraremos precisamente con calma, tiempo de sobra, y pocas cosas que hacer. Y no estamos programados para ello. Vamos a aprender a tomarnos las cosas de otra manera, sin prisa, con calma.

P.- ¿Qué consejos se pueden dar para hacer más llevaderos estos días?

En terapia estamos trabajando lo que hemos llamado 'Los 10 pasos'. Nuestro cerebro está programado para saber lo que va a pasar a continuación. Así pues, este "no saber", este "vacío", es lo que provoca que entremos en ese estado de ansiedad.

Así pues, esto se trata de lo siguiente: cada mañana tenemos que despertarnos, y anotar en una hoja 10 cosas que podemos hacer durante el día. Una vez tenemos la lista de las 10 cosas, tenemos que ponerle una hora aproximada para realizarla.

Esto ya va a depender del ingenio de la persona, pero podemos hacer uso de las redes y las nuevas tecnologías para esto: Aprender yoga, aprender meditación, cocina, o incluso un idioma. Esto, siempre, acompañado de ejercicio. Es fundamental que sigamos haciendo ejercicio en casa.

Con este ejercicio estamos dando una rutina al cerebro que nos ayudará a llevar esas "horas muertas" que tenemos durante el día.

P.- ¿Cómo evitar dejarse llevar por la pereza, la angustia o la incertidumbre?

Es fundamental tener un horario, flexible si es posible, y cumplirlo. Sin embargo, una de las cosas que más no puede ayudar es intentar tener una rutina por la mañana parecida a la que teníamos anteriormente. Por ejemplo, es de vital importancia cuando nos despertemos quitarnos el pijama. Da igual si vamos a ponernos una camiseta vieja, o un chándal. El hecho de quitarnos el pijama marca en el cerebro una "iniciativa de acción", un "empezar el día". Si, por el contrario, nos pasamos todo el día en pijama, nuestro cerebro adopta esta actitud pasiva.

P.- ¿Es recomendable mentalmente estar todo el día informándose del tema o desconectar al completo?

Ningún extremo es bueno. Es importante estar informado, pero la sobreinformación nos puede pasar factura. Vamos a intentar estar al día de lo que está ocurriendo, pero limitando el tiempo.

P.- ¿Qué ejercicios para la mente son aconsejables a tener muy en cuenta estos días?

El principal es hacer ejercicio. Es muy importante tanto para el cuerpo como para la mente ejercitar. El movimiento es salud. Y en su lado opuesto, la meditación. Ambos ejercicios son básicos para mantener un equilibrio sano.

Otra actividad que debemos fomentar es la del cuidado de nuestra red social. Debemos sacarle partido a las nuevas tecnologías con videollamadas, juegos en grupo a través del móvil… el abanico es muy amplio, y esto hará que no perdamos el contacto con nuestra gente y seres queridos.

P.- ¿Cómo debe ser la vuelta a la normalidad cuando pase esto?

Esto va a depender del tiempo que dure la cuarentena. Pero, desde luego, la salida debe ser gradual. No querer hacerlo todo en un día. Va a ser una fiesta. Volverán los abrazos, los besos, las risas en el parque, las cervezas en una terraza con nuestros amigos… Todo esto llegará, no debemos perder la esperanza. Pero esa vuelta a la normalidad vamos a intentar hacerla de manera calmada, sin prisa.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Coronavirus

El confinamiento en pareja

Un estudio asegura que el 28% de las personas considera que, al pasar juntos más tiempo, la relación ha mejorado y ha reforzado la conexión entre ambos

#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería