domingo 13 octubre
Opinión  |   |

El hombre de Orce

Compruebo con alegría y expectación que la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Bienes Culturales y Museos, se está planteando la autorización de nuevas excavaciones en la zona arqueológica de Orce.

La autorización de estas actuaciones sería para la Universidad de Granada y su Departamento de Prehistoria y Arqueología. Lo cual puede parecer bastante obvio pero no siempre fue así.

A principio de los años ochenta, el paleoantropólogo catalán Josep Gibert, dirigió una serie de excavaciones en la zona, fruto de las cuales, aparecieron unos resultados de primer nivel. Quedó de sobra contrastada la actividad humana en las mismas con fecha de hace 1,4 millones de años, lo cual convertía a Orce en el primer poblamiento de humanos conocido en toda Europa.

El asunto no era para nada irrelevante, posiblemente, que los primeros humanos europeos, estuvieran localizados al sur de la Península Ibérica, abría las puertas de par en par a una colonización de nuestro continente por la especie humana, a través del Estrecho de Gibraltar, y no por Oriente Próximo como venía siendo aceptado hasta el momento.

Pero a estos resultados les faltaba algo trascendental. Un resto humano, la prueba evidente de que allí hubo seres humanos, como nosotros, hace casi millón y medio de años.

Según Josep Gibert, un resto óseo craneal, del tamaño de una galleta casera, era la prueba definitiva. Para él, aquel resto era perteneciente a un cráneo humano, y la prueba palpable de que los primeros pobladores europeos, eran granadinos.

Pero pocas fueron las instituciones y mucho menos las autoridades académicas que respaldaron esta investigación.

Cuando yo pisaba la universidad granadina, hace demasiado tiempo ya, incluso se trataba con cierto aire de desprecio aquella investigación, su datación y por supuesto el hecho de que aquel resto fuese humano. Ni podría ser, ni sería.

Años más tarde, un poco más hacia el norte en la geografía, en Atapuerca, provincia de Burgos, comenzaban a salir resultados espectaculares. La cantidad de restos humanos que aparecieron allí, fue abrumadora, pero las fechas, ¡ay las fechas!, ninguna acababa de ser tan antigua con la Orce, como mucho simultánea en el tiempo.

No es mi intención hacer esta reflexión sobre los datos científicos de la cuestión, entre otras cosas porque nada experto soy en la materia. Pero por lo poco que he apuntado, quedan claras varías cuestiones.

Los meros indicios de lo que en Orce podría haber, deberían haber sido más que suficientes para que hubiesen tenido todo el respaldo institucional y académico al menos para seguir investigando a fondo la cuestión.

Y que el hecho de que no fuesen los restos humanos más antiguos de Europa, no restaba nada de relevancia al asunto.

Quizás el problema de fondo no era tanto científico como egos personales.

Es de esperar que ahora, que es la UGR la que se pone al frente de la investigación, esta, cobre mayor relevancia.

Pero de lo que seguro jamás se va a librar Orce, es de la controversia, para muestra un ejemplo. En 2015, se reabría el Centro de Interpretación de los Primeros Pobladores. Toda una apuesta por convertir estos poblamientos humanos en un motor turístico y económico de la zona (no hace falta recordar que es una de las más deprimidas de España). Y ni siquiera este hecho conseguía aunar el respaldo de todas las fuerzas políticas.

En cualquier caso, se hace necesario un espaldarazo por parte de las autoridades competentes, pues se trata de dar a conocer y divulgar, un patrimonio histórico y humano, de altísimo valor y que debe ser aprovechado en todas sus facetas. Son muchas además las poblaciones de la zona que están implicadas, pues no solo en Orce se focalizan los restos y evidencias prehistóricas.

Aunque de diferentes fechas y características, Gorafe, Galera, Fonelas o Castril entre otras poblaciones, atesoran en su subsuelo, una riqueza patrimonial enorme y que podría dar respuesta a muchas preguntas sobre nuestros primeros pasos por Europa.

Gustavo García
Historiador y escritor

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería