jueves 15 abril
Opinión  |   |

El impuesto de sucesiones y el papel de los intelectuales

Antonio Gramsci cambió la concepción, como en tantas otras cuestiones, que teníamos de los intelectuales, entendiendo que no son sólo los “eruditos” sino que prácticamente cualquier persona podía convertirse en intelectual. Los intelectuales se crean en el seno de las clases sociales aunque no están ancladas en ellas.

Los intelectuales no necesitan están insertados en una jerarquía burocrática, ni tener resortes de “poder”, para ser creadores de cultura y organizadores de la vida social que tiene que ver con su actividad. Este tipo de intelectuales, quieran o no quieran, influyen en la política.

Es decir, tiene mucho más impacto en la determinación de las orientaciones políticas de la población una tertulia política matinal que cualquier erudito encerrado en una facultad y que escribe obras brillantes.

En este sentido, hay un determinado programa matinal de “información” y una determinada presentadora (actuando como este tipo de intelectual), que inició hace meses una campaña mediática contra el impuesto de sucesiones en Andalucía. Una feroz campaña, muy prototípica de la derecha, basada en mentiras y suposiciones simplistas, con el problema de que calan en la población, que entiende que son argumentos “razonables” realizados por personas “razonables”.

Curiosamente, los medios que tradicionalmente han actuado dentro de los aparatos hegemónicos en favor de la derecha, en este contexto son muy cautos con criticar al PSOE, actualmente la muleta necesaria y constante para mantener al PP en el gobierno. Y no sólo son cautos con una de las aspirantes a liderar el PSOE, sino que apoyan su candidatura de forma descarada.

Para sostener el régimen, ya no valen las antiguas formalidades, y al igual que el PSOE debió apoyar al gobierno de Rajoy poniendo en jaque la supervivencia del bipartidismo, la derecha mediática y política no tiene ningún problema en vanagloriar y alabar a la presidenta de Andalucía para el mismo fin, sostener el régimen.

Sin embargo, en defensa de su clase, se inició esta campaña, eso sí, siendo muy cuidadosos con el PSOE y sobre todo con la figura de Díaz. Curiosamente, uno de los que aparece en este tipo de programas de televisión criticando este impuesto, es Cayetano Martínez de Irujo, terrateniente andaluz que poco tiene que ver con la mayoría de la población andaluza. Por poner un ejemplo la Casa Alba recibe tres millones de euros de la PAC, evidentemente los espectadores que “compran” el discurso de este señor no ingresan ese dinero.

Además en este programa, se invita a un abogado que se pone al servicio de todas las personas que lo necesiten para encontrar una “triquiñuela” que impida pagar por este impuesto. Eso que los caraduras llaman “ingeniería fiscal” se fomenta desde este programa de televisión.

Sumergidos en la sociedad del espectáculo, presentan una situación de absoluta emergencia, donde hijos renuncian a herencias, donde familias se arruinan por heredar, donde a personas honradas se les embarga la nómina, etc. Sin duda un panorama creado a partir de la distorsión más severa de la realidad y estrujando los datos hasta límites insospechados.

En primer lugar, debemos señalar que este impuesto tiene un carácter no sólo recaudatorio, sino de radiografiar las propiedades por parte del Estado y de las Comunidades autónomas. No es un impuesto creado “hace dos días”, sino que es un mecanismo “centenario”, ampliamente difundido como mecanismo de redistribución de la riqueza.

En segundo lugar, hay que reiterar que se trata de un impuesto estatal, que las Comunidades autónomas pueden incrementar dentro de una horquilla, y que el PP aún con mayoría absoluta no ha eliminado. De hecho, el PSOE fue más “valiente” en su defensa de los intereses de los ricos eliminando el impuesto de patrimonio.

En tercer lugar, hay que señalar que un 97% de las herencias de padres a hijos en Andalucía han estado exentas de este impuesto. Cada heredero debe recibir una cantidad superior a los 250.000 euros, dejando al margen la residencia habitual y tierras de labor, para tributar por este impuesto, algo que desde luego no se ve todos los días. Eso sí, la cuestión “se complica” si se recibe una herencia de una tía abuela millonaria, pero eso por desgracia tampoco se ve todos los días, ni nos pasa a todos.

En cuarto lugar, habría que matizar la manida afirmación que señala que el impuesto de sucesiones y donaciones grava de nuevo un mismo bien que ya ha sido pagado en vida. En realidad, este impuesto grava un hecho que no ha sido gravado antes. Se trata de la recepción de unos determinados bienes y el incremento de riqueza que supone en quien lo recibe. Evidentemente, nunca antes, los herederos, habían pagado por ese incremento en sus bienes que ahora están en sus manos por lo que es lógico que deban tributar.

Debido a estas campañas orquestadas, miles de andaluces claman contra el impuesto de sucesiones, cuando la gran mayoría de ellos están exentos de pagarlo. ¿Por qué? Simplemente porque a diario han sido bombardeados con un mensaje simplista que defiende los intereses de una determinada parte de la población. Eso no significa que la gente que ve esos programas sea idiota, todo lo contrario, precisamente al ser personas racionales se convencen ante argumentos que son presentados por lo menos bajo un envoltorio racional y no tienen otros elementos de análisis que defiendan justamente lo contrario para poder compararlos.

Desde la izquierda no debemos hacer una defensa a ultranza del impuesto de sucesiones, es una medida bastante discreta, simplemente deber ser una mínima pieza dentro de un plan de redistribución de la riqueza mucho más ambicioso que persiga decididamente la apuesta por una sociedad más igualitaria. Desde luego, esa apuesta no va a venir de la mano del bipartito que han demostrado, y siguen demostrando a diario, su defensa de los intereses de las clases dominantes.

En Andalucía existe el paro, el hambre, la miseria, se puede ver a diario, y nada de eso es por culpa del impuesto de sucesiones.

Tony Álvarez
Politólogo y doctorando en Ciencias Sociales

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería