lunes 20 mayo
Opinión  |   |

El líder en la organización empresarial de la Granada del siglo XXI

¿Cuál es el rol y las habilidades del nuevo líder? ¿Cómo deben de estar estructuradas nuestras organizaciones empresariales?

Estas cuestiones hace unos años eran impensables en el planteamiento social, empresarial y político. La nueva estructura organizativa, que nace con la era del conocimiento y de la colaboración, con la era del mundo digital, de la inmediatez de las redes y de los usuarios consumidores de las mismas, implica la necesidad del cambio jerárquico en favor de las estructuras planas de poder, y da lugar a la redarquía.

La redarquía es la senda que toda organización, independientemente de la naturaleza que tenga, debe de seguir para llegar a construir una organización abierta, transparente, basada en la confianza y que dote de un valor añadido a las personas que forman parte de ella.

Una organización que quiera competir en el siglo XXI, es aquella en la que el individuo y sus experiencias toman protagonismo. Es aquella que necesita del esfuerzo humano de todos sus miembros, sin sacrificar la luz de unos en beneficio de otros.

El líder jerárquico en cualquier organización está obsoleto. El líder de empresa, al igual que el líder político, tiene que ser el reflejo de personas capaces de innovar frente a las nuevas necesidades sociales, adaptarse a los cambios, interactuar y organizar sus estructuras para hacer frente a un mundo interconectado, primando en su actuación la autenticidad, la transparencia y la comunicación.

El nuevo líder se nutre de la inteligencia de todos y cada uno de los componentes que forman su organización, estableciendo relaciones de colaboración entre todos ellos, haciéndolos partícipes de una meta en común en beneficio de todos los partícipes del sistema.

La empresa de la Granada moderna necesita alejarse de la jerarquía tradicional, y entrar en la era de la colaboración y comunicación trasversal con toda la organización. Las organizaciones de trabajo tienen que estar destinadas al aprendizaje, a la innovación y el impacto al cliente, lideradas por personas que dirijan equipos, proyectos y redes.

Necesitamos establecer compromisos de cooperación entre las organizaciones, entre sus miembros, que junto con la credibilidad y la conexión emocional harán posible una innovación en el entramado empresarial de una ciudad moderna y abierta al exterior.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
María José Villanueva

Número 6 de la candidatura de Cs al Ayuntamiento de Granada

Publicidad
Diseño Web La Sastrería