jueves 21 noviembre
Opinión  |   |

El renacer del monstruo

Tomo prestado del autor Sergio Polo, para escribir estas líneas, el título de su libro “El renacer del monstruo” que es lo que subyace en el fondo de la política oficial que nos dirige y que se resiste a perder lo que se llama el “control de la situación”. Frente a esto está el espacio de esperanza que la gente, en general, tiene para que se vayan produciendo los cambios políticos y económicos imprescindibles para salir del agujero en el que nos han metido las políticas de austeridad y recorte de derechos esenciales que sustentan lo que venimos a denominar el Estado de Bienestar, cuyo desmantelamiento se puso en marcha a partir del traicionero cambio del artículo 135 de la Constitución española.

No obstante, vemos que el foco de atención se sitúa en otros asuntos, a los que dedican esfuerzo y medios dirigidos a alimentar sentimientos, en el objetivo de desviar la atención a lo realmente importante. Es decir, siguen desarrollando la gran mentira y la traición al pueblo español, al que han situado en las peores condiciones sociales, laborales y económicas de las que poco habla esa política oficial y sistemática que utiliza todos los recursos necesarios para relatar otros acontecimientos menores a modo de reality show, como por ejemplo, la exhumación del dictador, presentándose como una gran victoria de la democracia, al mismo tiempo, “los otros” siguen yaciendo en las cunetas y en las fosas; o negando la colaboración con la justicia internacional que investiga los crímenes del franquismo.

La traición es también a los valores fundamentales responsabilidad, transparencia, respeto, solidaridad, ética, lealtad, tolerancia, justicia y pluralismo, que deben presidir toda acción política, pero que en la actualidad está absolutamente sometida al poder económico de las grandes corporaciones que tienen embargada la actividad de los partidos políticos que llamamos “tradicionales”, cuya estructura y funcionamiento están condicionados a no sobrepasar los límites, de ahí que la CEOE y la Banca hayan recordado al Presidente, ahora en funciones, Pedro Sánchez el inconveniente grave de que personas de Podemos formaran parte del Gobierno. Lo que le quitaba, además el sueño.

La traición obtiene una suculenta compensación: la puerta giratoria. Esta corrupción política seguirá mientras sigan esos privilegios por “el buen servicio prestado”. La condescendencia política con la que miran esa aberración es apabullante y para muestra un botón, ahí están las recientes declaraciones de los expresidentes González y Rajoy, criticando la dureza con la que se persigue la corrupción en España. Si a esto añadimos la incompetencia política para resolver ese grave problema trae como resultado el colapso de la cohesión social y la represión de las reclamaciones sociales, que se expresa de diversas formas. Una de ellas es recortando derechos y libertades, es ahí donde entra la Ley Mordaza y la “nueva” legislación laboral que permite sentencias como las que el Tribunal Constitucional ha emitido sobre la procedencia de un despido aún cuando está justificada la baja laboral, dejando sentado que la productividad de la empresa está por encima de la salud y seguridad en el trabajo, simultáneamente se acepta que una persona que trabaja catorce horas diarias solo esté de alta en Seguridad Social dos o cuatro horas al día. O, que nuestros jóvenes, incluso los mejores formados, no encuentren en España más que empleo basura o, que se diga que nuestros pensionistas no han pagado ni la mitad de lo que reciben y eso lo dice una persona que tiene de por vida una paga por haber sido ministro (Solchaga). O, que las mujeres, reciban un salario inferior al del hombre haciendo el mismo trabajo. Que, se haga imposible la conciliación familiar y laboral. O, que servicios públicos esenciales como la Educación y la Salud públicas se precaricen, respectivamente, cerrando colegios y no contratando personal facultativo y de enfermería y que el que se contrata es por horas.

En definitiva, lo que está en juego es que la democracia y la libertad no encuentren restricciones para disfrutar del derecho a una vida digna. Frente a ese escenario es posible la esperanza, pues se nos ofrece una oportunidad en las próximas elecciones generales del día 10 de noviembre y con su resultado constituir un gobierno en el que las personas tengan voz y voto, impidiendo que el binomio PPSOE haga renacer al monstruo.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Salvador Soler

Miembro del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos Granada

Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería