jueves 23 mayo
Opinión  |   |

Granada en primer lugar

En España se está en campaña electoral permanente. Esta sensación se refuerza a partir de la moción de censura que hizo presidente a Pedro Sánchez. Y se ha exacerbado a partir del anuncio de adelanto electoral para el 28-A. Además para el 26-M ya estaban previstas las elecciones locales, autonómicas (en la mayoría de comunidades) y europeas. Cuatro procesos electorales en apenas un mes. Casi nada. El éxtasis de la excitación electoralista para nuestros próceres políticos.

Con el conflicto catalán de fondo, estamos en una larguísima campaña electoral, con alto nivel de crispación, donde se apela mucho a las emociones y poco a las ideas y propuestas. Cuidado con esto, porque son éstas más necesarias en tiempos de complejas encrucijadas. Basta con asomarse un poco a la realidad para comprender que el momento es delicado, tanto a nivel internacional (incluidas la crisis ecológica y las humanitarias) como europeo, español, andaluz o granadino. Demasiados conflictos y demasiados “bomberos-pirómanos” al mando. Mucha insensatez y poco sentido común.

Es probable que el “tema catalán” se mantenga como la estrella del griterío electoral, dejando a un lado importantes cuestiones como la construcción europea, el modelo social y de democracia, el empleo, las pensiones, las políticas locales, los servicios públicos, el medio ambiente… que tan directamente afectan a nuestra vida.

Probablemente ensombrezca el debate sobre los problemas locales y las propuestas para afrontarlos. Los granadinos tenemos la convicción de haber sido postergados sistemáticamente tanto desde Madrid como desde Sevilla. El daño y el despilfarro sufridos con la fusión hospitalaria y la desesperante desconexión ferroviaria han sido solo los últimos y quizás más significativos ejemplos de aquel abandono. Aunque quizás no seamos tan conscientes de que en esta postergación han existido unos colaboradores necesarios, nuestros propios representantes políticos, casi siempre más pendientes de asegurar sus sillones que de defender a Granada.

El primer objetivo debe ser situar a Granada en el mapa de Andalucía y de España, con el nivel que le corresponde. El segundo debe ser cómo saneamos a nuestro Ayuntamiento. Éticamente, teniendo en cuenta que los dos últimos alcaldes están imputados, igual que parte del grupo municipal Popular. Granada no puede ser gobernada por partidos manchados de corrupción o latrocinio. Y financieramente. Según los últimos datos, aún provisionales, el déficit municipal es de 51,5 millones y la carga financiera (amortización más intereses) soportada durante 2018 ascendió a 30,5 millones, o sea que se pagaron a los bancos 83.520,98 euros diarios.

Sin dinero se pueden hacer cosas pero las importantes necesitan tener liquidez y por eso sanear las cuentas municipales constituye una prioridad. Quienes cuenten o prometan otras cosas mienten. Y hay que señalar también que esa ruina tiene responsables, el PP que dilapidó durante 13 años y el PSOE que se ha mostrado incapaz de frenar la sangría.

Además la ciudad tiene un problema grave de contaminación, que silenciosamente nos mata, y que debe ser abordada con decisión, atendiendo a medidas de tráfico, medioambientales, de plantación de arbolado, de mejora de los jardines o de eficiencia energética.

Otros retos importantes son la igualdad entre los barrios, la calidad y eficiencia en los servicios públicos municipales o las políticas de cuidados. Y aunque no sea su competencia directa el Ayuntamiento debe atender a los pequeños comerciantes y autónomos, a los desempleados de más de 50 años, a los jóvenes, a las mujeres, a los mayores…
Ya se conocen los candidatos para la alcaldía de los distintos partidos. PP, PSOE y Ciudadanos han apostado por profesionales de la política. Sebastián Pérez además ha sido corresponsable de la ruina financiera del Ayuntamiento y se sentaba al lado del anterior alcalde y los concejales imputados, y por ello tuvo que dimitir. Francisco Cuenca está también imputado y aparte de fotos no se le conocen demasiadas propuestas para Granada. Por su parte Luis Salvador solo ha demostrado su capacidad para cambiar de partido o para ir saltando del sillón de concejal al del Congreso y viceversa.

Unidas Podemos-Adelante Granada presenta al periodista Antonio Cambril que, en su madurez profesional y desde su independencia, da el salto a la política en la Granada que lleva en la cabeza y en el corazón. Y se rodea de personas de ambos partidos y un nutrido grupo de personas también independientes que pretenden aportar su experiencia profesional, sus conocimientos y su altruismo solidario en distintos campos del activismo social. Conformando una candidatura que pretende ser solvente y capaz de estar a la altura de las necesidades para hacer de Granada la ciudad de la ciencia, la cultura, el deporte y los cuidados y la vida.

Los granadinos tendrán la última palabra.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Miguel Martín Velázquez

Miembro del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos Granada

Publicidad
Diseño Web La Sastrería