viernes 13 diciembre
Opinión  |   |

Granada, una ciudad educadora

La ciudad es uno de esos contextos que también hace pedagogía. Granada tenía esa asignatura pendiente, pero sin lugar a dudas, hoy puede sacar pecho de ser también educadora por la gran diversidad de valores cívicos que se pueden identificar y adquirir desde la cultura, el ocio o el medio ambiente.

El Metro, con mas de cinco millones de usuarios en ochos meses de funcionamiento, es uno de esos referentes. Niñas, niños, jóvenes y adultos nos estamos habituando a utilizar un medio de transporte limpio que exige, además, un uso responsable de los servicios públicos. Como valor añadido también interiorizamos que el coche se queda en casa en beneficio del uso de un transporte que, a su vez, invita a pasear por la ciudad.

Y es precisamente en ese paseo, al bajar del Metro, cuando convivimos visualmente con el paso de bicicletas y motos eléctricas que se pueden alquilar. Más ejemplos de transportes limpios y saludables que contribuyen a un compromiso ciudadano que fomenta la conservación y mejora de nuestra ciudad y su entorno, en beneficio de una mejor calidad de vida en el ambiente y desarrollando actitudes que contribuyen a solucionar los problemas de contaminación. Bicicletas y motos, además, requieren un uso práctico y adecuado de las tecnologías en nuestra vida cotidiana, en ese camino imparable hacia la Granada Smart City.

A esta ruta, a los ya conocidos reclamos de nuestra ciudad, se incorporan el Centro Lorca y el Museo Arqueológico. Dos espacios culturales fundamentales para conocer la historia del lugar en el que vivimos. Entrar en la exposición “Una habitación propia” para conocer una de las etapas de la vida de Federico García Lorca, no solo permite hacer una inmersión en el talento de nuestro celebre poeta, sino también en lo que jamás puede volver a ocurrir cuando los más jóvenes preguntan “¿Por qué lo asesinaron?”

Si nos adentramos en el mágico paseo de la Carrera del Darro, nos encontraremos el Museo Arqueológico de Granada, que ya podemos disfrutar desde el pasado 18 de mayo. Es sin duda una oportunidad para despertar la curiosidad de nuestro orígenes desde el Paleolítico a las épocas romana y andalusí. “Entonces, ¿Granada no siempre ha sido así?”, se puede escuchar de lejos.

Y aprovechando estos días de feria, podemos acercarnos a un recinto donde conviviremos con lemas como “en esta caseta no se discrimina a nadie” o “hasta la peineta del acoso y las agresiones sexuales”. Ojalá no fuese necesario subrayar lo obvio mediante campañas de este tipo, pero es evidente que se ha de seguir promoviendo la igualdad en el proceso de socialización, dado que la injusticia de género sigue instalada de manera sutil, por lo que sigue siendo necesario desenmascarar para conseguir erradicarla de manera definitiva. En paralelo, jóvenes y adultos aprendemos no sólo a poner en valor los mensajes críticos para transformar una sociedad, sino también asumirlos como propios adoptando un rol activo en esa transformación.

Poner el oído en las conversaciones de quienes serán el futuro de esta ciudad es, sin duda, una fuente de aprendizaje para seguir mejorándola y tomar conciencia de que aún queda mucho por hacer. Es obvio que ha de ser consecuencia de un compromiso compartido por toda la ciudadanía y es por ello por lo que el Ayuntamiento de Granada, gobernado por Paco Cuenca, está teniendo un papel fundamental para que esto ocurra, implicando al presente y al futuro en un modelo de ciudad educadora que haga pedagogía en cada uno de sus rincones.

También conversar con ellas y ellos permite reconocer los grandes logros conseguidos en un periodo de tiempo tan corto por el equipo socialista. Sin gran esfuerzo se observa como es objetivo prioritario hacer, también de esta ciudad, un espacio de aprendizaje para el presente y para el futuro. Granada se está convirtiendo en un magnífico “libro de texto” para desarrollar una auténtica Educación para la Ciudadanía, en las que niñas y niños crecerán en un modelo de ciudad comprometida con la lucha contra las desigualdades y la exclusión social, con el medio ambiente, con el cambio climático, con la cultura y con la innovación en el uso de las tecnologías. Este proyecto socialista, para nada cortoplacista, piensa en una futura ciudadanía respetuosa, participativa, solidaria y comprometida.

Jacobo Calvo
Secretario de Organización de la Agrupación Local del PSOE de Granada

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería