jueves 25 abril
Opinión  |   |

No sin el Consejo Consultivo

Mucho se ha escrito y se ha dicho sobre el cambio de Gobierno en Andalucía que se hará efectivo esta misma semana. Y si no me equivoco, más aún se hará en las próximas horas.

Aunque casi todo lo dicho suele estar en consonancia con una única cuestión, como es si el pacto de PP y Ciudadanos, apoyado por VOX es de derechas, de centro derecha o de ultraderecha.

Sin entrar de momento en más detalles, está claro que se trata de un pacto democrático en toda regla y cuya legitimidad no puede ser cuestionada por nadie.

En cuanto al contenido del pacto, o de los pactos, pues en realidad hay dos a dos bandas, entre estos tres partidos. Está claro que es un pacto firmado por fuerzas conservadoras, y que incluye medidas conservadoras, y que, a la vista del resultado electoral del 2 de diciembre, cuenta con la legitimidad de los andaluces para desarrollarlo.

Dicho esto, algunas de esas medidas son ciertamente, poco acertadas, al menos desde mi punto de vista.

Visto desde una óptica, netamente granadina, no se entiende que un partido que ha defendido que Sierra Nevada y la Alhambra deben ser gestionadas desde Granada. Tal y como ha manifestado el PP en reiteradas ocasiones, ahora, directamente decida suprimir el Consejo Consultivo de Andalucía. Que como es sabido, tiene su sede en Granada.

Es decir, nuevamente, nuestra ciudad, es objeto de agravio y de pérdida de peso político y de influencia en el panorama regional andaluz.

Este órgano, creado por el Estatuto de Autonomía de Andalucía, es el superior órgano consultivo del Consejo de Gobierno y de la Administración de la Junta de Andalucía. Además de ser el máximo órgano de asesoramiento de las entidades locales y de los organismos y entes de derecho público de ellas dependientes, así como de las universidades públicas andaluzas.

Dicho de otra forma, viene a ser el asesor jurídico externo del Gobierno Andaluz, de la administración andaluza, los ayuntamientos, las diputaciones y las universidades de Andalucía.

Lo que dice el pacto firmado entre PP y Ciudadanos es que dicho órgano, una vez suprimido, será sustituido por los servicios jurídicos de la Junta. Pero esto implica varias cuestiones. De una parte, esos servicios jurídicos, serán parte del órgano asesorado, es decir, habrá perdido su autonomía e independencia. Aunque este asunto podría tener un pase, ya que dichas cualidades se le presupone a cualquier empleado público.

Pero lo realmente grave, es que el juego de equilibrios regionales, es decir que el peso que en la política y economía andaluzas tiene, cada ciudad y cada región de Andalucía, está siendo desmantelado.

A nadie sorprenderá que haya corrientes políticas, más o menos minoritarias, pidiendo la salida de Granada de la comunidad andaluza. Hecho posiblemente sin ningún fundamento ni político ni económico. Pero que decisiones o intenciones como esta, no hacen más que alimentar.

En su momento, allá por los primeros años ochenta, en los albores del nacimiento de la Junta de Andalucía. Mucho se pugnó por el asunto de la capitalidad de la región. Granada manifestaba su tradición como capital de un reino, y su pasado histórico apabullante. Pero como bien es sabido, el gato al agua, se lo llevó Sevilla, y con ello la capitalidad de la Junta.

El pacto fue el siguiente. Sevilla como capital política, sería sede del Parlamento, la Presidencia y el Consejo de Gobierno de la Junta. Granada como capital judicial, ostentaría la sede del TSJA y el Consejo Consultivo de Andalucía.

Siendo cierto como es, que aquel equilibrio creado, se ha decantado totalmente hacia Sevilla, no podemos consentir, que también desaparezca el equilibrio formal.

Granada debe mantener su capitalidad judicial intacta, y su Consejo Consultivo como principal órgano asesor de la Junta. De lo contrario, continuaremos en la senda de pasar a ser una ciudad y una provincia aletargadas y ninguneadas.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Gustavo García

Historiador y escritor

Publicidad
Diseño Web La Sastrería