jueves 21 febrero
Opinión  |   |

Para todas esas mujeres…

…que se levantan cansadas, se acuestan agotadas y, aun así, no dejan de trabajar todos los días para construir un mundo mejor
“Cansadas”, 2017, Nuria Valera

El pasado día 14 de enero, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, registró en el Congreso de los Diputados el Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2019.

Y como parece suceder siempre a la hora de valorar unas cuentas públicas, el menor o mayor apoyo presupuestario al capítulo de las infraestructuras es el elemento clave sobre el que pivotan todos los calificativos: pareciera que lo que no tiene ladrillos y hormigón y asfalto no tiene valor.

Comparto que apostar por unas buenas infraestructuras es apostar por la vertebración de un territorio, por la generación de desarrollo económico y hasta por la creación de empleo –casi exclusivamente masculino–; pero el gasto social hace más digna la vida de la mayoría de las personas, principalmente las más vulnerables, además de incorporar mujeres al mercado laboral.

Por ello siento orgullo de unos presupuestos que apuestan de manera decidida por aumentar el gasto en el ámbito social; siento orgullo de unos presupuestos en los que la partida que más subida experimenta es la de la Dependencia, incrementándose hasta un 59,3% respecto a las cuentas de 2018. Esto se traduce en 831 millones de euros más, de los que 315 serán para abonar, por parte de la Administración General del Estado, las cotizaciones a la Seguridad Social de las Cuidadoras No Profesionales y que beneficiará a más de 180.000 personas (prácticamente todas mujeres).

Y con esta decisión del Gobierno socialista de Pedro Sánchez se escribe un capítulo más, el tercero, de la historia de estas cotizaciones.

Se empieza a hablar de ellas con la aprobación de una norma socialista, la Ley 39/2006, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia. Entre las distintas prestaciones de atención a la Dependencia que preveía la ley, en el artículo 18 se recogía la “Prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales”, pensada, con carácter excepcional, para aquellos casos en los que la persona dependiente estaba siendo cuidada en un entorno familiar apropiado, según criterio profesional, y perfectamente acordado con la familia. La situación de la cuidadora se mejoraba a través de una prestación económica y, sobre todo, por conllevar ésta la cotización a la Seguridad Social mediante abono hecho por el Estado con las repercusiones posteriores en su jubilación y pensión futuras.

Supuso sencillamente el reconocimiento a tantas y tantas mujeres, especialmente de los entornos rurales, que cada día sin descanso dedican su vida a una tarea relacionada con el cuidado a los suyos (hijos/as, madres/padres, suegros/as e incluso tíos/as…). Una tarea impuesta por una cultura que vincula a la mujer con el rol de cuidadora y con el trabajo no remunerado ni reconocido dentro del hogar.

El siguiente capítulo lo protagonizó el Partido Popular de Mariano Rajoy pocos meses después de su llegada al Gobierno. Ya en el verano de 2012, una de sus primeras medidas fue mutilar el Sistema de Protección a las personas Dependientes, y entre ellas la de dejar de cotizar por las personas que cuidaban de sus familiares dependientes. La coartada fue suspenderlas “mientras se estudiaban otras alternativas”. Aún podríamos seguir esperándolas.

Hoy de nuevo es un Gobierno socialista quien quiere recuperar ese derecho, pero nos despertamos con enmiendas a la totalidad que hacen peligrar esta ley de presupuestos que por fin vuelve a mirar por la Dependencia y las cuidadoras. Estos presupuestos son para estas mujeres que tanto han hecho por mejorar la vida de otras personas. Mujeres que seguirán cansadas, y ahora, además, decepcionadas por la oportunidad perdida de un reconocimiento a su labor tan imprescindible como despreciada, especialmente por aquellos partidos políticos a los que poco les importa la igualdad entre mujeres y hombres.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Olga Manzano

Secretaria de Política Municipal del PSOE de Granada

Publicidad
Diseño Web La Sastrería