domingo 20 enero
Opinión  |   |

¿Te imaginas una Navidad sin luz?

Los cortes de luz en el suministro urbano a las viviendas vienen siendo recurrentes en los últimos años, afectando principalmente a los barrios periféricos y habitados preferentemente con población en vulnerabilidad social y sanitaria, en viviendas con deficiencias estructurales y energéticas.

De sobra es sabido que los cortes del suministro eléctrico no se efectúan por incumplimiento del pago de la mayor parte de los consumidores afectados, sino por uso inadecuado de la red para consumo alegal y con fines ilegales, principalmente para cultivo de cannabis.

El efecto inmediato de estos cortes de suministro es el de afección forzada de los residentes a peligrosos periodos de rigor climático, tanto por calor en verano, como por frío intenso en invierno. A lo que se añade situaciones de emergencia sanitaria para las personas con uso de respirador u otras medidas que demandan red eléctrica y la imposibilidad de cocinar o mantener trabajos que demandan electricidad en el hogar.

Esto ocasiona que parte de la población se vea privada de un servicio básico al que tiene derecho y por el que paga periódicamente, sin que sea compensada ni atendida por la empresa concesionaria, cuando reiteradamente se incrementan las cuotas mensuales por su fallido servicio. La administración municipal es la responsable de velar porque los servicios básicos y dotaciones urbanas sean administrados de forma eficiente, igualitaria y asegurada. Sin embargo, los cortes de luz vienen sufriéndose a diario y desde hace meses, durante largos periodos de tiempo y sin que la situación tenga visos de solucionarse.

Desde el grupo municipal Vamos, Granada ya se ha llamado la atención sobre estos preocupantes sucesos en la ciudad de Granada, alertando de deficiencias de base, demandando medidas urgentes y proponiendo para su solución algunas alternativas tanto paliativas como estructurales, que no han sido consideradas: es necesario actualizar el Plan municipal de vivienda a la reciente legislación autonómica del sector, que dé cumplimiento con la Disposición adicional segunda del Plan de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía 2016-2020 relativo a la obligatoriedad de disponer de un Plan municipal de vivienda y suelo. El Plan Municipal de vivienda es requisito imprescindible para acceder a cualquier ayuda de los Planes autonómicos y estatales de vivienda. Alertamos de la incidencia de los cultivos “indoor” en la disponibilidad de la vivienda vacía para su incorporación al mercado del alquiler, pues son ocupadas con fines ilícitos; con ello se agrava seriamente la disponibilidad de vivienda para alquiler asequible ya dificultada con la ocupación para uso con fines turísticos, principalmente en los barrios más cercanos al centro urbano.

Es urgente la elaboración estricta de un censo de viviendas vacías en el municipio, con el seguimiento de consumos 0 de suministros y revisión del padrón, con lo que abordar posibles intervenciones negociadas entre la administración municipal y la propiedad privada. Para ello es necesario y redundante, disponer de un Plan municipal de vivienda que le dé cobertura legal. Con los cortes prolongados se está exponiendo a la población a riesgo de electrocución, pues vienen a “pinchar” alternativamente alguna de las fases que surten de electricidad a la vecindad, desde el intento de eludir las largas horas de corte, de una fase saturada a otra de menor saturación.

Desde el grupo municipal Vamos, Granada también propusimos meses atrás un plan de autonomía energética para las viviendas y edificios públicos del distrito norte de la capital granadina afectados por los cortes de luz, que podría suponer medidas paliativas en tanto que la administración aborda definitivamente la situación. También defendemos que se ha de descontar de la factura mensual de la luz el precio de las horas acumuladas en las que las personas residentes has sido privadas del servicio. Por todo lo anterior, demandamos una intervención decidida y contundente para solucionar las peligrosas incidencias en el hogar ocasionadas por los recurrentes y prolongados cortes de suministro eléctrico.

Es muy difícil percibir desde oficinas y viviendas donde nunca falla el suministro, la situación de emergencia que supone el corte de suministro eléctrico en viviendas de condiciones estructurales y energéticas precarias, sobre una población de alta vulnerabilidad social y sanitaria. Por lo que entendemos de una extrema gravedad no abordar soluciones tanto preventivas como estructurales y/o judiciales para la solución al problema.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Rafael Fuentes-Guerra Soldevilla

Miembro de la Mesa de Coordinación de Vamos Granada

Publicidad
Cofradías

La Lanzada abre la cuenta atrás

El paso del crucificado protagoniza el Cartel de la Semana Santa 2019, ya presentado oficialmente y que abre el camino irreversible hacia la pasión, para la que sólo quedan cuatro meses

Diseño Web La Sastrería