jueves 25 abril
Opinión  |   |

Un proyecto de ciudad

Las Gabias es ya una ciudad. Porque somos más de 20000 habitantes censados. Somos ciudad por definición administrativa. Aunque todas y todos sabemos que una ciudad es una aglomeración urbana, una población y un proyecto.

Desgraciadamente en Las Gabias falta un proyecto de ciudad que dé un horizonte de acción. Un proyecto que integre y guíe las políticas públicas. Un proyecto urbanístico y de gestión que ponga a las vecinas y vecinos en el centro. Lejos de esto, por no haber, no hay ni PGOU. Es tal el descontrol urbanístico propiciado por años de irresponsabilidades políticas urbanísticas del PSOE que no se puede aprobar el PGOU. Háganse a la idea del desmadre.

Durante décadas el PSOE, que lleva gobernando casi 40 años, ha preferido los beneficios de constructoras que la calidad de vida de las personas que habitan Las Gabias. Aceras minúsculas, coeficientes de retranqueo paupérrimos, plazas y parques al mínimo que marca la ley. Este ha sido el “proyecto”. Mucho tememos desde Podemos Las Gabias que una nueva oleada de destrozo urbanístico se cierne sobre el municipio. Esperemos que en mayo salga un gobierno responsable que sea consciente de lo que esto perjudica a Las Gabias como lugar amable en el que vivir y en la calidad de vida.

El Plan de Movilidad que ya hay elaborado exige para llevarlo a cabo valentía política. Este Plan de Movilidad ha sido llevado a cabo tras la propuesta de Podemos Las Gabias. En él la apuesta es clara: para revitalizar el municipio, la vida social, la ocupación de las calles y plazas y sacar del coma profundo que sufre el pequeño comercio de Las Gabias hay que peatonalizar el centro del municipio. Esto lo sabemos todos y todas en Las Gabias. Pero la falta de valentía del PSOE de Las Gabias hace que sólo se ejecuten pequeñas piezas de este Plan de Movilidad. Es una nueva manera de profundizar en la herida. Una manera más de faltar a la necesidad de proyecto que tiene Las Gabias. Si la herida del ayer era la voracidad urbanística y la mala gestión del municipio, las actuaciones de hoy siguen profundizando en la herida. Y ya nos queda poco. Estamos en urgencias: el caos circulatorio es notable, la incomodidad de los peatones para andar y recortes Las Gabias es de todos conocida, cosa que invita a no pasear. La calidad del aire, el abandono de parques y lugares públicos y la falta de gente en la calle es patente.

¿A qué esperamos en Las Gabias para exigir políticas públicas responsables, sostenibles y amables?, ¿nos dan igual la calidad de vida, la contaminación y la violencia urbanística que hemos y estamos sufriendo en Las Gabias?

A escasos 3 meses de unas elecciones municipales, volvemos a indicar que si queremos revertir la situación de Las Gabias existen diferentes maneras, pero casi todas pasan por exigir transparencia, participación y responsabilidad a quien gobierna. Sin una ciudadanía activa y demandante, controladora de lo público y fiscalizadora de lo que se hace con nuestros impuestos la gran fiesta del desmadre urbanístico volverá una y otra vez. Porque ya han demostrado que nuestra calidad de vida no les importa. Que les importan los beneficios de las constructoras y los propietarios de suelo urbanizable. Lo han hecho así varias veces y volverán a hacerlo mientras sigamos adormecidos, pasivos y esperando que las cosas se arreglen solas. En cierta manera, una sociedad tiene los gobernantes que se merecen, y éstos son el reflejo de la sociedad a la que representan. Si no queremos disfrutar de más irresponsabilidad, falta de proyecto y escasa sensibilidad por nuestra calidad de vida, piensen, sofoquen sus emociones más primarias y actúen con determinación. Todo lo demás es confiar en quien ha demostrado una y otra vez falta de compromiso con las personas, sus proyectos de vida y su bienestar.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Luciano Illanes

Ahora Sí-Podemos Las Gabias

Publicidad
Diseño Web La Sastrería