viernes 15 noviembre
Pinos Puente  |   |

El acusado de matar a otro en Pinos Puente dice que usó el destornillador al sentirse penetrado por la víctima

Afirma que consumieron droga y que solo recuerda quedarse dormido después de haber ingerido un vaso de leche que el fallecido le preparó · Cuando se despertó intentó quitárselo de encima, pero no tenía "escapatoria"

Momento de la llegada del procesado en la causa a la Audiencia Provincial de Granada. Foto: Álex Cámara

El acusado de matar a un hombre en la localidad metropolitana de Pinos Puente ha asegurado este lunes en la primera sesión del juicio que utilizó el destornillador al sentirse penetrado por la víctima cuando esta estaba encima suya.

El hombre, de 64 años de edad, falleció unos días después en el hospital como consecuencia del traumatismo que le había causado el destornillador que el procesado ha reconocido que le clavó, después de verse "sin escapatoria" y al despertarse por el dolor que le estaba causando la agresión sexual que estaba sufriendo.

A preguntas tanto del Ministerio Público como de la defensa, el único procesado por estos hechos, un chico de 30 años de nacionalidad ecuatoriana, ha admitido que estuvo en el domicilio del fallecido en la tarde del 25 de diciembre de 2016 después de haberlo conocido en un parque.

Después allí consumieron sustancias estupefacientes, entre ellas cocaína, y tras ello la víctima le dijo que se iría del domicilio al devolver el coche que había alquilado, según su relato. Previamente, el procesado tomó un vaso de leche, cuya preparación por parte del fallecido no había visto, y que según ha afirmado le insistió que ingiriera. "Sólo recuerdo que él se fue y ya cuando me desperté, por el dolor, lo tenía encima de mí", ha admitido el encausado.

Justo en ese momento, transcurridas varias horas desde que acabaron de consumir droga, cogió "lo primero" que tenia a mano, que era un destornillador con la punta de estrella y que empleó al verse "sin escapatoria".

En principio el acuerdo al que habían llegado ambos es que el hombre de 64 años aportaría la cocaína a cambio de que el chico se dejara hacer una felación, "pero nada más", según ha admitido, al tiempo que ha asegurado que en ningún caso iba a permitir una penetración al fallecido y "ni mucho menos" a la inversa.

"Cogí el destornillador con la intención de que parara, pero su reacción fue la contraria y cada vez tenía más fuerza", ha indicado el procesado, que asegura que huyó del lugar, tras vestirse, con "temor, miedo y sufrimiento".

Desde Pinos Puente hizo autoestop y llegó a la estación de autobuses de Granada, donde desde una cabina llamó a su madre y a su pareja. No obstante, al temer que había podido ser contagiado de alguna enfermedad, fue al día siguiente cuando acudió a un centro médico en el que le practicaron pruebas. Ni en esa ni en la última que le han practicado en la cárcel ha dado positivo.

El procesado ha admitido que tenía también miedo de salir a la calle y que "nunca antes" había sentido el bloqueo de esos momentos, sensación que "perdura" a día de hoy, pues no denunció aunque desde el primer momento estuvo pensando en ir a la Policía pues sabía "que allí había pasado algo" y "tarde o temprano" tendría que solucionarlo.

Localizado en Madrid

El acusado por estos hechos, con posterioridad, hizo un viaje a Ecuador que ya tenía programado por un billete que le había regalado su madre y regresó casi dos meses después a Granada, donde "por la prensa" supo del fallecimiento del hombre con el que había estado en Pinos Puente.

No obstante la Guardia Civil dio con su paradero en 2018, un año y poco después de lo ocurrido, después de cotejar su muestra de ADN por un caso de violencia de género con el que se halló en el domicilio de la calle San Cristóbal de Pinos Puente.

Un sargento de la Guardia Civil ha declarado en la primera sesión del juicio que sospecharon que esa muestra tenía que estar vinculada con la del presunto agresor, aunque barajaron varias posibilidades y que este podría ser incluso algún vecino de Pinos Puente.

Con el fallecido nunca pudieron entablar una conversación hablada, si bien, a los pocos días de permanecer ingresado en el hospital sí lograron sacar "algunos datos" a través de gestos.

El acusado fue a declarar a Madrid primero en calidad de testigo, pero posteriormente hizo un relato de los hechos, tras lo que fue declarado como investigado por esta causa y se determinó su ingreso en prisión.

En la vista de este lunes también han comparecido los dos sobrinos que accedieron al interior de la vivienda después de ser alertados de lo ocurrido, quienes han admitido que encontraron a su tío en estado de semiinconsciencia en el suelo, con una manta encima y semidesnudo.

Uno de ellos cree que pudo ser la vecina la que lo tapó antes de alertar a la familia, al tiempo que ha admitido que apenas había restos de sangre en el suelo y que sí había en la pared a la altura de la cintura.

El fallecido era "politoxicómano" y estaba enfermo de VIH y Hepatitis C, algo que el acusado asegura que intuyó en su primer contacto visual. Del mismo modo la Guardia Civil concluyó que el hombre frecuentaba relaciones con chicos jóvenes a cambio del consumo de droga, a raíz de los testimonios recabados por los vecinos del lugar.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
NAVIDAD 2019/20

Los juguetes estrella para estas navidades

En el top de regalos se incluyen algunos como Buzz Lightyear de la película Toy Story, la casa de Peppa Pig o el Muñeco Reborn Mies, junto a un extenso listado

Diseño Web La Sastrería