lunes 27 mayo
Universidad de Granada  |   | Redacción aG

Científicos de la UGR cuantifican el coste para el sistema sanitario de la exposición a contaminantes

Los sujetos con niveles elevados en su organismo de Hexaclorobenceno gastan anualmente en Atención Primaria 65 euros más que aquellos con concentraciones bajas

Parte del equipo de investigación de la UGR participante en el estudio para cuantificar el coste de la exposición a contaminantes químicos. Foto: UGR

Científicos de la Universidad de Granada (UGR) y del Instituto de Investigación Biosanitaria (ibs.Granada) han cuantificado por primera vez cuál es el coste individual para el sistema sanitario público español asociado a la exposición a largo plazo a contaminantes químicos ambientales.

En el estudio se analizaron los niveles de contaminantes acumulados en el organismo de 385 adultos residentes en la provincia de Granada, así como el gasto derivado de la asistencia sanitaria recibida en el sistema sanitario público andaluz a lo largo de los 14 años posteriores al inicio de la investigación, según ha detallado la UGR en una nota de prensa.

Los investigadores observaron que el gasto sanitario en Atención Primaria era "significativamente mayor" en las personas que habían acumulado mayores niveles de contaminantes químicos en su organismo, independientemente de su edad, sexo, grado de obesidad o la residencia. Este gasto estaba representado sobre todo por las prescripciones médicas, consultas y pruebas diagnósticas.

Los participantes con niveles elevados de un compuesto llamado Hexaclorobenceno (HCB) gastaban anualmente en Atención Primaria un promedio de 65 euros más que las personas con concentraciones bajas. Éste se usó como fungicida en España hasta los años 80 y también se genera de forma no intencionada en procesos de combustión.

Sin embargo, el HCB y otros compuestos estudiados pertenecen a la familia de los llamados contaminantes orgánicos persistentes, que son "muy resistentes a la degradación y se acumulan en seres vivos". De hecho, "hay que destacar que prácticamente todas las personas" tienen "niveles detectables" de ellos en sus "organismos".

De todas formas, "las concentraciones internas varían mucho entre las personas en función de sus hábitos de vida, lo que pone de manifiesto una vez más la importancia del estilo de vida", ha señalado el investigador principal del estudio, Juan Pedro Arrebola.

Aunque, a simple vista, el gasto sanitario asociado a un contaminante individual puede no parecer muy elevado, los autores señalan que toda la población está expuesta diariamente a cientos de sustancias químicas con mecanismos de acción similares, por lo que las implicaciones a nivel poblacional podrían ser muy elevadas.

La importancia de este hallazgo radica no solo en que los costes en Atención Primaria son muy útiles para para la planificación de los recursos y políticas sanitarias, sino en que también son indicadores globales de la carga de enfermedades muy prevalentes que suelen seguirse a este nivel, como la diabetes o la enfermedad cardiovascular, que implican un elevado coste para la atención primaria.

"De hecho, este estudio corrobora los resultados previos de nuestro grupo de investigación en el que observamos que la exposición a estos compuestos estaba asociada con un mayor riesgo de diabetes o hipertensión", ha apuntado Arrebola.

Al ser el primer estudio de este tipo, los resultados requieren confirmación en estudios posteriores, pero ponen de manifiesto la importancia de integrar la economía de la salud como herramienta en el contexto de estudios epidemiológicos.

GraMo

Este trabajo se enmarca en el estudio más amplio denominado GraMo, financiado por fondos de investigación del Instituto de Salud Carlos III, y cuyo objetivo es "investigar la exposición a contaminantes ambientales y su influencia en el desarrollo de enfermedades crónicas".

El equipo de investigación se encuentra actualmente trabajando en "cuantificar el gasto asociado a otros contaminantes muy ubicuos", como los derivados de los plásticos, cosméticos y productos fitosanitarios, entre otros, así como realizando exámenes de salud a todos los participantes.

En estudio GraMo han contribuido investigadores de muchas disciplinas distintas, pertenecientes a la propia UGR y otras instituciones, como la Escuela Andaluza de Salud Pública, Universidad de Málaga, así como los hospitales Santa Ana de Motril y los Hospitales Universitarios San Cecilio y Virgen de las Nieves de Granada, entre otros.

La investigación está dirigida por Juan Pedro Arrebola Moreno, investigador y profesor en el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UGR, y ha dado lugar a la tesis doctoral del investigador del mismo Departamento, Francisco Miguel Pérez Carrascosa.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=222858