domingo 21 julio
SEMANA SANTA 2019 | MARTES SANTO  |   |

Conquista eterna en el Zaidín

La Lanzada culmina su ansiado proyecto de salir desde el interior de su templo en Los Dolores · Reencuentro entre Granada y La Esperanza seis meses después · Buen hacer desde el Albaicín y Realejo con Vía Crucis y Cañilla

Granada vivió de forma radiante el Martes Santo con cuatro hermandades, cada una con un emblema e historias especiales para hacer de esta jornada un día que jamás olvidarán fundamentalmente quienes llegaron desde el Zaidín donde la Puerta hacia la Gloria se hizo realidad.

El Vía Crucis dejó bellas estampas en su discurrir. Foto: Alejandro Romero

La decana va a más

La primera hermandad que pasó por Carrera Oficial fue la del Vía Crucis, cortejo silente con música de capilla en su primer paso que a visitantes y lugareños les cuesta entender lo que supone, en estos casos el Silencio. En cualquier caso la hermandad albaicinera ofreció una muestra más de que el camino que inició hace unos años sigue dando frutos de éxito y buen hacer.

Las calles del Albaicín se hicieron más estrechas para arropar a Amargura y Los Reyes, mientras los rayos de sol fueron colándose sin timidez ninguna para ofrecer bellas estampas que captar para el recuerdo, de una hermandad que además este año llegó con el estreno de dos cartelas iconográficas para el paso del Cristo.

Emotivo fue sin duda el momento en que este precisamente cruzó el 'Arco de la Amargura', denominado así desde hace unos días por concesión del propio Ayuntamiento de Granada, como vinculación inequívoca del cruce que permite al Vía Crucis acercarse a la capital, del mismo modo que lo hacen las hermandades que cruzan el Puente Romano del Genil.

Más gloria que nunca en La Lanzada con su nueva puerta. Foto: Álex Cámara

Gloria tras la Puerta

Las lágrimas que pudieron verse en la Parroquia de Los Dolores estaban más que justificadas. Por vez primera podían ver a su crucificado el Cristo de la Lanzada y a la Virgen de la Caridad salir desde dentro de la Parroquia y no desde la carpa con la que con toda la dignidad del mundo la hermandad ha logrado ponerse en la calle durante 30 años.

Tres décadas han tenido que pasar hasta que el proyecto de La Lanzada quedó completamente resuelto y la Puerta hacia la gloria se hizo realidad. Desde su hermano mayor, Javier Sierra, hasta el más pequeño de los hermanos han contribuido para este día que jamás olvidarán. 16 de abril de 2019, la jornada en la que la puerta para abrir el Martes Santo fue más grande que nunca.

Este hito estuvo presente en todo el discurrir de la hermandad, entre lágrimas de los costaleros y costaleras que portan a sus dos titulares, con sendas saetas de 'Las Gemelas de Triana', y el llanto de quien se sabe triunfador en la calle con una cofradía que sigue trazando un camino irreversible hacia un futuro cargado de éxito. La eternidad es suya.

Cualquier sitio fue bueno para ver a La Esperanza. Foto: Álex Cámara

Volver a empezar, coronada

Apenas han pasado seis meses desde aquellos días de octubre del año pasado y en San Gil y Santa Ana aún siguen saboreando como si hubiera sido ayer la Coronación Canónica de su imagen titular, que procesionó por vez primera con el elemento esencial de La Esperanza que otorga este reconocimiento.

Con un sol de justicia, la cofradía se puso en la calle con un amplio cortejo de nazarenos y camareras que corroboran el buen momento que atraviesa, con una Plaza de Santa Ana que se quedó pequeña pero en la que cualquier corazón 'verde esperanza' pudo asistir a verla a ella y a él.

Se vivieron momentos muy emotivos en esta corporación, como en la calle Elvira en su regreso hasta Plaza Nueva; en el acceso a la Catedral de Granada con Jesús del Gran Poder o sin duda el regreso hasta San Gil y Santa Ana, donde la noche, lejos de quedar oscura, se iluminó como si volviera a salir el paso de palio.

La magia de la noche conquistó a la Soledad de Nuestra Señora. Foto: Alejandro ROmero

Humilddad sin equivocarse

Cada cual elige pasar el Martes Santo en el sitio que prefiere. Quienes optan por la salida o el regreso del Señor de la Humildad y la Soledad de Nuestra Señora van a 'caballo ganador', pues saben que tanto en la tarde como en la madrugada no se equivocarán de elección.

Y es que la corporación de Santo Domingo volvió a poner los nervios a flor de piel, guiados magistralmente los pasos por Alberto Ortega, con la sencillez que caracteriza a esta hermandad del Realejo, en el que el amplio cortejo eso sí le deja pequeño el tramo que va desde su salida hasta la Carrera Oficial.

Mejoras a parte, Jesús y María volvió a plasmar otro de esos momentos únicos de un Martes Santo que pasará a la historia, como el día en que una corporación nazarena tocó la gloria tras atravesar su puerta.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería