miércoles 23 octubre
SUCESOS  |   | Redacción aG

Intervenida en Pinos Puente y Albolote más de la mitad de la marihuana incautada durante todo febrero

En total, fueron intervenidas 12.865 plantas de cannabis sátiva y 66 personas puestas a disposición judicial en la provincia de Granada por delitos de cultivo de droga y defraudación de fluido eléctrico

En Pinos Puente fueron investigadas 39 personas en 19 actuaciones en las que se intervinieron más de 6.200 plantas. Foto: Guardia Civil

La Guardia Civil intervino 12.865 plantas de cannabis sátiva en la provincia de Granada durante el pasado mes de febrero, y puso a disposición judicial a 66 personas por delitos contra la salud pública por cultivo de droga y por defraudación de fluido eléctrico.

Según ha informado el Instituto Armado en una nota de prensa, se realizaron 42 actuaciones contra el cultivo ilegal de cannabis sátiva en los municipios de Albolote, Alfacar, Atarfe, Chimeneas, Cijuela, Cogollos Vega, Huétor Tájar, La Zubia, Loja, Maracena, Moclín, Montefrío, Pinos Puente, Píñar, Pulianas y Santa Fe.

En el mismo periodo del año pasado, la Guardia Civil realizó 33 actuaciones en las que intervino 9.835 plantas y puso a disposición judicial a 45 personas por delitos de cultivo de droga.

Las operaciones "más importantes", según el Instituto Armado, tuvieron lugar en Pinos Puente, donde se acometieron 19 actuaciones en la barriada de las Flores. Fueron intervenidas 6.235 plantas y se pusieron a disposición judicial a 39 personas, por delitos de defraudación de fluido eléctrico y por delitos contra la salud pública.

En una de estas intervenciones, la Guardia Civil descubrió junto a una de las plantaciones de marihuana una pistola de calibre 9 milímetros que había sido robada en Bélgica. La propietaria de la plantación fue detenida, además, por un delito de tenencia ilícita de armas.

En Albolote, fueron incautadas cerca de 1.200 plantas en una actuación en la que, por primera vez en Granada, una persona era investigada por un delito de riesgo de incendio. En esta operación, la Guardia Civil intervino 1.180 plantas de cannabis sátiva en un local comercial de la localidad metropolitana y los agentes descubrieron que la plantación estaba consumiendo la electricidad equivalente a cien viviendas unifamiliares, por lo que “el riesgo de que esta potencia pudiera provocar un incendio era muy grande”, según certificaron los técnicos de Endesa.

Colaboración con Endesa

La Guardia Civil ha contado en todas estas actuaciones con la colaboración de técnicos de Endesa para la detección y desmantelamiento de los enganches ilegales a la red eléctrica.

La compañía eléctrica Endesa y la Guardia Civil colaboran de forma permanente en la detección de anomalías en la red eléctrica con el fin de garantizar no sólo el suministro para el resto de ciudadanos, sino también su seguridad.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería