viernes 19 julio
Universidad de Granada  |   | Redacción aG

Las personas blancas perciben peor las emociones en las caras de las negras que al revés, según un estudio

La investigación internacional demuestra que a las personas blancas, al no mirar a los ojos de las personas de piel negra por considerarlas "de un grupo distinto al suyo", les resulta difícil distinguir entre sonrisas genuinas y falsas

La fila de arriba de cada par de rostros muestra sonrisas verdaderas, y las de abajo, sonrisas falsas. Foto: UGR

Un estudio internacional en el que ha participado la Universidad de Granada (UGR) afirma que las personas blancas tienen dificultades para distinguir las emociones en las caras de las negras, lo que no se da a la inversa.

En concreto, los científicos mantienen que a las personas blancas les resulta difícil distinguir entre sonrisas genuinas y falsas en las caras negras (es decir, distinguir la auténtica alegría de la impostada), y esto ocurre, según mantienen los investigadores, "porque no les miran a los ojos, al considerarlas personas de un grupo distintos al suyo (exogrupo)".

"La identificación precisa de la emoción es importante para la interacción social en general, pero es especialmente importante en entornos interraciales que son propensos a malinterpretaciones y malentendidos. Y es que, cuando la identificación emocional en otras personas se ve afectada, la comunicación se inhibe y, en última instancia, puede dar lugar a resultados negativos, incluso trágicos", afirma la UGR en una nota.

Los investigadores mantienen que el crimen el 4 de abril de 2015 de Walter Scott, un hombre negro desarmado al que un oficial americano blanco disparó hasta ocho veces por la espalda, es "solo un ejemplo de una serie de homicidios recientes, pero desgraciadamente recurrentes" con "un común denominador: los ataques violentos a personas de color por parte de blancos".

A su juicio, "ponen de manifiesto la importancia de las impresiones que se forman entre sí personas que pertenecen a grupos diferentes sobre la desconfianza, miedo o la ira que subyacen en ocasiones a esas interacciones intergrupales".

Los científicos llevaron a cabo una serie de seis experimentos con más de 425 participantes. En algunos de estos experimentos, los participantes eran todos blancos; en otros, todos eran negros y en algunos, participaron una mezcla de ellos que también incluyó a minorías no negras.

En todos ellos a los participantes se les mostraban rostros de personas blancas o negras sonrientes y se les pedía que calificaran el nivel de felicidad que percibían en ellas. Algunas caras mostraban una sonrisa genuina, mientras que otras eran sonrisas forzadas o falsas.

Mediante un equipo de 'eye tracking', los científicos afirman haber demostrado que prestar atención a los ojos de las personas también facilita la detección de características importantes en la percepción y en la formación de impresiones sobre las mismas, como por ejemplo la distinción entre emociones genuinas o falsas e impostadas, explica Rosa Rodríguez Bailón, catedrática del departamento de Psicología Social de la UGR y una de las autoras de este estudio.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería