miércoles 3 marzo
La Capital  |   | E.P.

Los guardianes aéreos de la Alhambra

Dos aguilillas de Harris, un azor y dos halcones sobrevolarán la ciudad palatina para evitar el daño de las palomas en las huertas medievales y en los materiales constructivos y ornamentales

Uno de los halcones, preparado para sobrevolar la Alhambra para prevenir la presencia de palomas. Foto: Patronato de la Alhambra y el Generalife

La Junta de Andalucía previene el daño de las palomas torcaces y domésticas en la Alhambra con dos aguilillas de Harris, los hermanos Rómulo y Remo que, junto a un azor y dos halcones, se han convertido en los nuevos "guardianes" del entorno del monumento granadino.

Según concreta la Junta en un comunicado, esta "concienzuda labor" busca evitar daños en las huertas medievales y en los materiales constructivos y ornamentales de la ciudad palatina.

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico ha puesto en marcha este proyecto experimental de control de palomas mediante aves rapaces de cetrería en el Patronato de la Alhambra y Generalife, una actividad declarada por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y muy ligada a la propia historia de la Alhambra, ya que en época nazarí tuvo un lugar destacado como herramienta de apoyo a la cinegética e incluso una "halconera" en la que se criaban y adiestraban polluelos de una calidad reconocida.

Ahora, siglos después, las rapaces vuelven a sobrevolar jardines y bosques, pero esta vez para salvaguardar tanto el patrimonio natural como artístico del conjunto monumental. "Realizamos vuelos de marcaje con las aves, con el objetivo de intimidar a las palomas, hacer que se sientan inseguras y busquen otra zona de asentamiento", explica Paulino Vázquez, cetrero y responsable de este proyecto, quien reconoce asimismo que las palomas han encontrado en el entorno de la Alhambra un hábitat cómodo para ellas, pues hay comida en las huertas, árboles para dormir y agua.

"Nuestra labor es intimidarlas con la presencia de aves rapaces, que ellas identifican como depredadores naturales, para conseguir que desplacen su asentamiento", subraya Vázquez. Así, la primera fase de actuación de este proyecto se centrará en alejar de las huertas medievales a los grupos de palomas torcaces sedentarias que han desarrollado hábitos de alimentación basados en los recursos de la zona, para mitigar así el daño que provocan sobre los cultivos tradicionales y las prácticas de conservación del patrimonio histórico agrícola que se llevan a cabo en el Generalife.

El programa de trabajo también busca ahuyentar al grupo de palomas torcaces invernantes que han establecido su dormidero en el bosque de Gomérez. Para ello, se aprovechará la función disuasoria que se consigue con los vuelos controlados de aves rapaces de cetrería en horarios estratégicos, fundamentalmente al atardecer, para reducir el asentamiento de palomas y, por tanto, la problemática que generan en el entorno natural y cultural, así como en la calidad de la visita al recinto monumental.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería