lunes 16 mayo
GRANADA  |   | Redacción aG

Hallan relación entre componentes del plástico de envases con problemas cognitivos en la adolescencia

Científicos granadinos han analizado los cambios biológicos que producen los ‘biomarcadores de efecto’, como consecuencia de la exposición a diferentes agentes externos

Gráfico con datos del estudio del grupo de investigación de Oncología Básica y Clínica del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada.

El grupo de investigación de Oncología Básica y Clínica del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada ha encontrado relación directa entre niveles altos de Bisfenol A en niños de 9 a 11 años y problemas de pensamiento y comportamiento evidenciados en su adolescencia (16-17 años), siendo este uno de los constituyentes del plástico 'policarbonato' usado en algunos envases alimentarios.

Para poder realizar este estudio, este grupo de científicos granadinos ha analizado los cambios biológicos que se producen en los adolescentes, los llamados 'biomarcadores de efecto', como consecuencia de la exposición a diferentes agentes externos en edades tempranas, los llamados 'biomarcadores de exposición'.

Los biomarcadores utilizados fueron el nivel de Bisfenol A (BPA) presente en orina, y el Factor Neurotrófico del Cerebro (BDNF), en sangre, para identificar la vía de acontecimientos que llevan a BPA a afectar el desarrollo neuroconductual. Para el análisis de las alteraciones del comportamiento de los adolescentes, se utilizó una encuesta donde los padres respondieron sobre el comportamiento de sus hijos.

Este equipo de investigadores es líder internacional e investiga desde hace más de 25 años cómo Bisfenol A, conocido disruptor endocrino (EDC), diseñado como estrógeno sintético en 1936 que está presente en muchos de los utensilios plásticos que forman parte del día a día, puede ejercer modificaciones epigenéticas -alteración de la metilación del ADN- que afectan al comportamiento humano, además de otros efectos adversos sobre la reproducción, el sistema inmunitario, el metabolismo o el aumento del riego de cánceres dependientes de las hormonas.

Los resultados obtenidos en este estudio han puesto de manifiesto que los niños con niveles más altos de BPA en la infancia (9-11 años) tenían más problemas de comportamiento -pensamiento y quejas somáticas- en la adolescencia.

La exposición a BPA se asocia también con un aumento de la metilación del gen de BDNF, siendo la metilación un proceso por el cual se añaden moléculas nuevas, llamadas grupos metilo, al ADN impidiendo que el gen se exprese.

Según este estudio, la metilación del gen de BDNF explica al menos el 34% de la asociación encontrada entre la exposición a BPA y problemas de pensamiento en adolescentes.

Estos resultados apoyan la reciente opinión de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) de restringir el uso de BPA en materiales de contacto alimentario, debido al riesgo asociado de efectos inadecuados sobre la salud humana.

El equipo multidisciplinar que ha realizado este estudio está integrado por médicos clínicos, fisioterapeutas, biólogos, químicos y ambientalistas que unen sus esfuerzos en el estudio de las causas ambientales de enfermedades comunes y en el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades tumorales.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand