miércoles 21 agosto
ASÍ ES MI ALCALDESA | GÜEVÉJAR  |   |

"Hemos roto muchas barreras a favor de la igualdad"

La alcaldesa de Güevéjar, María del Carmen Araque, defiende "humildemente" que de no ser mujer quien tuviera el bastón de mando no se habrían conseguido estos logros · Cree que las elecciones serán "un melón cerrado"

María del Carmen Araque, en la Plaza del Ayuntamiento de Güevéjar. Foto: Álex Cámara

A punto de acabar el mandato municipal, María del Carmen Araque está cerca de culminar el segundo al frente de Güevéjar como alcaldesa, también con el PP como socio de Gobierno de su partido, Unidos por Güevéjar. Reconoce que no es una tarea fácil gestionar un Ayuntamiento, pero al mismo tiempo siente la responsabilidad de que ha de seguir o al menos intentarlo en los comicios de mayo.

Pregunta.- Ahora que llegan las Generales, ¿a quién recomienda Unidos por Güevéjar que hay que votar?

Respuesta.- Para conformar mi nueva lista para las Municipales no le he preguntado a nadie qué ideas políticas tiene. Sé que hay gente que vota a Ciudadanos, gente que es del PSOE, gente que vota al PP y gente que tira mucho a Podemos. Son gente que quiere trabajar por el pueblo, pero no se ve encasillados en un partido político. Me gusta esta figura porque es voluntaria y tiene una formación que es importante para llevar un Ayuntamiento y conoce el pueblo. Es importante que gente de la lista conozca el pueblo. Quiero gente que sabe en las fiestas lo que se hace, que sabe dónde está el bache en una calle, que compra en el pueblo…

PERFIL | Entre la formación de alumnos y la gestión de un pueblo
Afincada desde 1996 en Güevéjar, María del Carmen Araque no se siente una “forastera” como hay quien utiliza este término para referirse a ella despectivamente, pues defiende que lleva más tiempo conociendo el municipio que en su localidad de origen, Linares, de donde sólo le quedan recuerdos y poca familia. “Me muero aquí”, defiende la alcaldesa de la localidad, quien llegó al cargo en 2011 y afronta con ilusión el poder repetir un tercero tras las elecciones de mayo. De familia socialista, fue a raíz de su separación cuando decidió dar el salto a la política para encontrarse a ella misma. Pero esta ingeniero técnico industrial, que nunca ha ejercido como tal, también es formadora en una academia de enseñanza que es de su propiedad, donde entre otras da clases de matemáticas, física o inglés.  Apuesta por las políticas de “personas” en los pueblos en lugar de siglas.

P.- ¿Y el pueblo conoce a esta gente?

R.- Claro que sí. Aquí siempre tenemos la coletilla de que me llaman forastera, pese a que llevo viviendo aquí más tiempo que en mi pueblo de origen, Linares. No se puede llamar forastera a alguien que paga sus impuestos aquí y que hace cosas aquí aunque las familias troncales de Güevéjar no conozcan a sus hijos. La última campaña uno de los partidos políticos, la única forma que tuvieron de atacarme es que era forastera.

P.- ¿Qué le hizo entrar en política?

R.- Fue un momento de mi vida en el que empecé a reiniciar, a hacer cosas nuevas y reencontrarme a mí misma. Cuando me lo propusieron me apetecía.

P.- Le ha tenido que gustar cuando va a repetir una vez más.

R.- Siempre hay algo que algún día te dan ganas de dejarlo, porque no te compensa porque le estás quitando mucha energía mental, llegas frustrado o triste y eso se lo quitas a tu familia. Pero siempre hay un proyecto que dan ganas de que queramos hacerlo el equipo de Gobierno (UPG y PP) porque es bueno para el pueblo.

P.- ¿Ha estado este mandato más cerca de dejarlo que de seguir, por ser el segundo como alcaldesa?

R.- Hay más desgaste, pero quizás cuando vuelves a hacer unas listas necesitas a gente que se ilusiona y son el motor. Cuando me reúno con los nuevos candidatos y los veo tan llenos de energía y con ideas nuevas te dan ganas de seguir.

P.- ¿Se puede ser alcaldesa y trabajar al mismo tiempo?

R.- Y tener un niño, que este mandato he estado embarazada y di a luz. Todo eso. Si hay ilusión sí se puede. Cuesta conciliarlo todo, se llega midiendo todo el tiempo que se dedica a cada cosa en casa. No tienes vida personal, eso es cierto, pero mi pareja está muy implicado conmigo en esto. Él junto al anterior alcalde me propuso esta aventura de UPG.

P.- Termina el mandato municipal, ¿cómo recordará usted este periodo de 2015 a 2019 dentro de 20 años?

R.- Me ha servido para, humildemente, que quede el reflejo de que una mujer ha sido alcaldesa de Güevéjar y una mujer ha podido demostrar al resto de la población que se puede desarrollar muchas facetas dentro de la vida política y desde aquí la lucha por la igualdad creo que si yo o mis concejalas no hubiéramos estado no se hubiera visto esa sensibilidad. Esa energía que tienen las mujeres en según qué actividades. Hemos roto muchas barreras, este mandato es muy importante en eso, a favor de la igualdad.

Y luego será recordado como el año en que pusimos el césped al campo de césped y empezar la casa de la Cultura. Será un recinto que dará muchas actividades de unión de la ciudadanía. Estamos en la segunda fase que es la cimentación. El Gobierno local todos hemos luchados por este proyecto, que es un PFEA especial, lo cual es importante porque aunque nos cueste mucho trabajo también estamos dando empleo. Algo que podíamos haber hecho en un año lo haremos en cinco o seis, demostrando que lo podemos hacer con PFEA y dando trabajo. Con eso no será necesario pedir permisos a la Curia para hacer según qué actos, que no hay ningún inconveniente. En definitiva hemos dinamizado el pueblo.

P.- ¿No suele pisar mucho el despacho?

R.- No, estoy en la calle o en la oficina, prefiero estar ahí con los funcionarios.

P.- ¿Es una alcaldesa fácil de localizar?

R.- Sí, tengo el teléfono disponible 24 horas. Y me llaman, “mira que me ha aparcado un coche delante del vado”. Y cosas así.

Araque destaca la labor de todo el equipo de Gobierno durante estos cuatro años. Foto: Álex Cámara

P.- ¿Qué es lo que más se os quejan los vecinos en el día a día?

R.- El mantenimiento en general. Nos piden que cambiemos una acera, la limpieza. El día a día en general. Lo que más nos distorsiona que muchas veces nos llega son los conflictos de convivencia de los vecinos, que quieren que mediemos y no podemos muchas veces. Son enfados en los que no podemos meternos. La gente quiere a veces que haya alguien supremo que le tire de las orejas del vecino y eso no se puede.

P.- Uno de los problemas de Güevéjar es la exclusión financiera, ya son tres años sin sucursal, ¿qué soluciones se plantean en el municipio?

R.- Hace unos días que nos han confirmado que el Ofibús llegará al pueblo. Aún no sabemos la periodicidad y hay que agradecer la gestión a Diputación y a Bankia su buena disposición al respecto. Facilitará mucho a nuestros vecinos sus gestiones bancarias. Yo estuve hablando con todos los bancos, pero cuando se van es porque no se gana dinero y los bancos reconozcamos que vienen a ganar dinero. Si no lo ganan no van a venir. No es un pueblo donde la gente tenga grandes ahorros. No es que perdieran dinero, sino que no ganaban el que pensaban que ganarían. Una vez que se han ido… Mientras esté el cajero se supone que debemos ser las personas más felices del mundo. La gente se está apañando como pueden. Hicieron un curso de banca electrónica, pero la gente mayor no la usa y se tienen que ir a Pulianas o a Cogollos.

P.- ¿Qué tal se lleva con sus socios de Gobierno?

R.- Bien, cada uno tenemos nuestras directrices políticas y cada uno está realizando su trabajando. Tomamos decisiones y trabajamos bien en líneas generales.

P.- ¿Cómo se hace ser ‘amigos’ hasta que empieza la campaña y dejar de serlo durante unos días y poder volver a serlo después de las Elecciones?

R.- Somos amigos de verdad y compañeros porque durante todo este tiempo hemos vivido de todo. Hemos reído y llorado y eso en el fondo une. Cuando hay roces, como en todas partes, se solventan. Llegar a encontrar el término medio es lo difícil, pero se encuentra. Estos últimos meses se nota que cada uno estamos buscando nuestras ideas y nuestra campaña. En mayo sé que nos distanciamos un poco, pero según cómo nos tratemos en las elecciones nos trataremos a la hora de pactar. Creo que existe el respeto mutuo si no luego no nos daríamos ni la mano después. Las diferencias son en la forma de hacer las cosas y siempre hay que llegar al término medio de la balanza. En campaña cada uno iremos por nuestro lado. Nuestro partido defiende el trabajo hecho y las cosas hechas, jamás hemos criticado a nadie, será nuestra línea.

P.- ¿Le abren las puertas a una alcaldesa independiente de las instituciones?

R.- Lo he defendido mucho y cuesta mucho trabajo. Cuando se pacta con gente que no es del mismo color que las instituciones y eres independientes. A veces encuentras gente encantadora que te mira bien y gente que vas a reuniones y te señalan de qué partido eres. Cuando lo que tendrían es que atendernos a todos por igual, como un pueblo más, independientemente del partido que seamos, me ha sentado muy mal. Queremos la misma prioridad. Tenemos los proyectos hasta última hora, no sé cómo va en el orden del listado. Que yo esté desarrollando unos planes provinciales 2016 y 2017 y aún no han empezado. Tenemos el arreglo del cementerio y lo vamos a arreglar ahora.

P.- ¿Por qué es ahora cuando se hacen todas las obras en los pueblos?

R.- Yo siempre he defendido a Diputación, porque es el único organismo que puede estar pendiente de los pueblos pequeños. Pero está falto de personal. A mí no deben decirme que para hacer un proyecto deben pagarlo con técnicos de fuera. En Concertación se pide la redacción de los proyectos y tendríamos que externalizarlo. Nos hemos visto por las instituciones muy desasistidos, han ayudado en lo que han podido. Ellos también tienen problemas, estamos de acuerdo, cuando llega a nosotros todo siempre llega tarde. Los proyectos los está pagando este Ayuntamiento. No teníamos plaza de técnico municipal y la vamos a sacar para que nos redacte la memoria.

Luego tenemos otro problema, como es el hecho del edificio de Formación que tenemos en la entrada del pueblo. Nadie nos lo puede echar en cara, llevamos dos años con el edificio cerrado haciéndonos falta porque Diputación de Granada tiene que terminar de hacer el proyecto y solo tiene dos técnicos. Nos dicen que tenemos que pagar con dinero nuestro y de Güevéjar hacer algo que no nos corresponde. Ahí irían todos los cursos que estamos haciendo y para todas las asociaciones. Lleva dos años acabado. Eso se hizo con un PFEA especial, pero no les echo la culpa, los técnicos están saturados con los PFEA de los pueblos. Ese es el problema. El proyecto del PFEA especial de la Casa de la Cultura, en cuanto a ese técnico, lo hemos pagado con la parte que correspondía a material.

P.- ¿Qué sensaciones tiene de cara a las Elecciones Municipales?

R.- Es un melón cerrado. Creo que unas elecciones se pueden perder el último día si se hace una gestión mala u ocurre algo por una negligencia de un Ayuntamiento eso hace perder unas elecciones. La última vez fui con mucha energía, porque todo el mundo alababa la labor que habíamos realizado, pero no terminamos de ganar. No sé qué ocurrirá. A mis candidatos les he dicho que debemos estar satisfechos con los resultados de años anteriores y si no nos iremos a la oposición para vigilar y controlar que Güevéjar siga funcionado bien, no los tomaremos con tranquilidad. Mi deber hasta que no haya alguien que quiera retomar, somos un partido que logró vencer al PSOE después de tantos años esto hay que continuarlo.

Todo el trabajo realizado estos años ha sido con el equipo de Gobierno de UPG y PP, hemos luchado mucho y hemos pasado momentos. Cuando lleguen las elecciones que hablen los güevejeños, todos los logros lo son del equipo de Gobierno.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
Diseño Web La Sastrería