jueves 19 septiembre
ASÍ ES MI ALCALDESA | LÁCHAR  |   |

"Láchar debe ser un atractivo turístico que genere empleo directo e indirecto"

Tras cuatro años en la Alcaldía, María Nieves López (IU) asegura que nunca pensó que pudiese "hacer tantas cosas" porque era conocedora de "la realidad del Ayuntamiento" al haber sido concejal en la oposición en mandatos anteriores

La alcaldesa de Láchar, María Nieves López, frente al Ayuntamiento metropolitano. Foto: N.S.L.

El reloj del Ayuntamiento marca las 11.00 horas. Aunque la jornada ha comenzado bastante antes, toca pasar por el despacho si hay citas previas. Ni las continuas llamadas, ni los incesantes toques a la puerta, ni esos documentos que necesitan de una firma urgente, la alejan de su objetivo. Bajo la ventana, y en uno de los laterales de la mesa central, la foto con Sánchez Gordillo; en el otro, la bandera de Marinaleda. La alcaldesa de Láchar, María Nieves López (IU), lleva cuatro años al frente de la Alcaldía y reconoce que, pese a los quebraderos de cabeza, ha conseguido hacer "muchas más cosas de las que creía posible" por la situación en la que se encontró el Ayuntamiento. Está convencida de que la localidad "debe ser atractivo turístico" para la generación de empleo "directo e indirecto".

Pregunta.- ¿Qué fue lo primero que hizo tras ser investida alcaldesa de Láchar?

Respuesta.- La primera resolución de Alcaldía, lo recuerdo perfectamente, fue promover el acceso a la documentación por parte de todos los concejales, que tuvieran libertad para venir a ver todos los documentos del Ayuntamiento. La siguiente acción que hice fue crear la Oficina Municipal en Defensa de la Vivienda porque entendía que los problemas de vivienda en el municipio, los problemas hipotecarios, familias en riesgo de desahucio... Era algo apremiante y una cuestión humanitaria para nosotros de principios éticos y morales. Eso fue lo que hice el primer día.

Activista social
"Mi madre siempre me decía sé libre e independiente". Algo de lo que ha hecho su propia bandera y en lo que cree a pies juntillas. La alcaldesa de Láchar, María Nieves López, siempre ha sido, dice, una activista social y una firme creyente de la "construcción personal y colectiva". "Siempre he estado luchando por los derechos de las personas con discapacidad para que seamos visibles en la sociedad. Llevo toda la vida siendo cuidadora, y necesitamos un reconocimiento legal. Muchas mujeres tienen que abandonar total o parcialmente su vida labora y social para asumir los cuidados de los niños, mayores y dependientes", comenta al tiempo que reconoce que su salto a la política local llegó "casi de casualidad". A los 29 años, López fue, junto a otra compañera, la primera concejal en el Ayuntamiento de Láchar tras las elecciones de 1991. Una experiencia que le sirvió para saber "lo que quería y lo que no". Pese al paso de los años y el cambio en el cargo, confiesa que no ha dejado de ser quien siempre fue. "Nunca he dejado de tener los pies en el suelo. Si en algún momento lo hubiese hecho, mi gente, la que me quiere y yo adoro, me lo hubiese dicho, pero eso no ha ocurrido ni ocurrirá".

P.- ¿Qué se encontró en los cajones?

R.- Bueno, los cajones ya estaban vacíos de facturas porque con el Plan de Pago a Proveedores había salido a la luz toda la problemática económica de este Ayuntamiento. El día que juré el cargo, el secretario e interventor del Consistorio nos facilitó a todos los concejales un extracto del dinero que había en las cuentas que eran 260 euros y nos dijo lo que había pendiente de pago a proveedores, deuda comercial y las nóminas que estaban pendientes. La deuda comercial superaba los 800.000 euros y las nóminas que quedaban sin pagar de los meses anteriores estaban por encima de los 100.000 euros. El desastre económico del anterior mandato había abocado al Ayuntamiento de Láchar a lo que yo había llamado años anteriores colapso económico. Había un endeudamiento progresivo que estaba colapsando totalmente la economía municipal. En 2012, el Plan de Pago a Proveedores del Estado tenía el lado positivo de que los proveedores iban a poder cobrar de las administraciones todas las deudas atrasadas pero, por otro lado, no exigir responsabilidades por las irregularidades contables ni a alcaldes ni a secretarios lo convirtió en una amnistía.

Ya en 2012, había surgido de los cajones 2.851.000 euros en facturas que con el Plan de Pago a Proveedores teníamos un préstamo con el Santander avalado por el Estado; dos préstamos más de 300.000 y 150.000 euros; y una póliza a corto plazo de 120.000 euros. Nos encontramos con casi otro millón de euros de deuda más.

P.- ¿Y qué ha sido lo que más le ha sorprendido de la anterior gestión?

R.- La falta de corazón, sinceramente. Va más allá de la falta de responsabilidad. Este es un pueblo muy pequeño, todos nos conocemos. Los que nos metemos en política, más que nunca en estos sitios, somos servidores públicos. Conoces a tus vecinos, sus problemas los estás viendo con tus ojos, nadie te los tiene que contar. Ser capaces de llevar a un pueblo como este a la ruina económica y urbanística, es lo que más me dolía. No importarte nada este municipio.

P.- ¿Cómo se gobierna un Ayuntamiento que llegó a tener una deuda de más de ocho millones de euros?

R.- Se gobierna con mucha seriedad, con los pies puestos en el suelo y dando muchas vueltas. Nosotros nos planteamos diferentes objetivos muy concretos. En cuanto a la economía, pretendíamos frenar el endeudamiento progresivo y, a partir de ahí, empezar a bajar deuda. En este sentido, se ha conseguido el reto, ni en el mejor de nuestros sueños imaginábamos rebajar la deuda 1.227.000 euros; el promedio de pago a proveedores se ha rebajado a la mitad; y la deuda comercial, 250.000 euros. Hemos destinado 1,4 millones, cuando el Ayuntamiento que tiene un presupuesto de 2,3 millones. Haber conseguido pagar eso y asumir los intereses para nosotros es un verdadero orgullo, sobre todo, porque han sido cuatro años de inversiones continuas.

Por otra parte, también queríamos cambiar el trato que tenía el Consistorio con los vecinos, es decir, acabar con el caciquismo. Aquí se llegaba a pedir al alcalde o a la alcaldesa y se repartían las cosas como favores. Eso se ha cambiado, hay que tener derechos y obligaciones.

Además, se ha puesto en marcha el reparto mensual de alimentos, un programa contra la exclusión social, hemos contratado a una trabajadora social municipal, a un técnico de inclusión social y a un educador social. Hay un equipo de técnicos trabajando a beneficio del pueblo. Todas las peticiones se han centralizado a través de los Servicios Sociales. Aquí no se da nada porque yo no soy nadie para dar nada. Hay un programa contra la exclusión social que se centra, fundamentalmente, en dar trabajo y se solicita a los Servicios Sociales. Se han abierto 17 bolsas de empleo para trabajos temporales y se han realizado 1.050 contratos a fecha de 31 de marzo. Cada bolsa de empleo está colgada en un tablón de anuncios y hay una comisión de valoración que vela por su buen funcionamiento. La política municipal se debe entender como un todo porque los trabajadores y técnicos que se han puesto a disposición del municipio va en beneficio de la mayoría. Igualmente, se ha prestado un Servicio de Ayuda a Domicilio con coste municipal a 66 lachareños. Los consejos ciudadanos de política social, que están funcionando muy bien porque participan y proponen.

P.- ¿Cuál ha sido la situación más complicada a la que se ha enfrentado?

R.- La de algunas familias. Lo que más me ha afectado a mí como persona son los problemas de las familias. Que ves que pueden perder su vivienda y te ves en una tesitura en la que dependen de ti. Uno quisiera mover el mundo y que fuese más justo, pero a veces te topas con los bancos y las leyes.

P.- ¿Cuáles son las principales quejas que le hacen llegar los vecinos?

R.- Normalmente, lo que preocupa a la gente es el trabajo, que le corten la luz o el agua. Los vecinos son muy prudentes, conocedores de la situación económica y te piden que arregles o adecentes esto o lo otro con mucho tacto y humildad. Algo de lo que sí nos quejamos todos es la velocidad de algunos coches, que circulan por ciertas calles demasiado rápido.

P.- ¿Qué oportunidades tienen los jóvenes en este municipio?

R.- Desde el Ayuntamiento paliamos con las bolsas de empleo y formamos a la gente. Hay dos polígonos industriales y nosotros hemos pedido una subvención para poder reactivar uno y así haya más oportunidades laborales. Con el situado en el Cerro El Chato, hemos hecho una actuación de 50.000 euros para encauzar las aguas residuales y estamos preparando un proyecto para revitalizarlo.

P.- En este tiempo, ¿cree que ha cumplido los objetivos que se propuso aquel junio de 2015?

R.- Me sorprende lo que hemos hecho. Nunca pensé que pudiésemos hacer tantas cosas porque yo era conocedora de la realidad del Ayuntamiento al haber sido concejal durante cuatro años. Conocía la situación económica y social de este pueblo, así como las pocas posibilidades que teníamos de ejecutar obras. Hemos cumplido el programa prácticamente en su totalidad, pero es que hemos hecho muchas más cosas.

P.- ¿Qué ha supuesto para la localidad la adquisición del Castillo?

R.- El primero sería el aspecto sentimental. A pesar de provocar sentimientos encontrados porque había sido un centro de represión Franquista, hoy tenemos la sensación de que se ha hecho justicia porque el Castillo es del pueblo. Además, es un revulsivo económico porque crece día a día y está generando empleo directo. En este sentido, hay dos bolsas de empleo y se hicieron cinco cursos para preparar a jóvenes del municipio. También está creando empleo indirecto porque la gente que viene a verlo, después se queda a comer.

En los próximos cuatro años, queremos conseguir que el Castillo sea un auténtico referente turístico en la provincia.

López, en uno de los momentos de la entrevista con ahoraGranada. Foto: N.S.L.

P.- ¿Es el espacio más 'mimado' de Láchar?

R.- Ya es uno más, se ha incorporado y debe estar en igualdad de condiciones con los demás (risas). Es algo que se ha conseguido y está ahí, trabajamos para que cada día mejore, pero como espacio 'mimado' no puede ser porque tenemos muchas necesidades.

P.- ¿Qué diferencia a este municipio del resto que conforma el 'Cinturón'?

R.- Pues es un sitio idóneo para vivir y sigue siendo pueblo. Mantiene la identidad de pueblo. Es un espacio hermoso para vivir porque la gente sigue conservando esa esencia. Además, el Castillo debe aportar al Área Metropolitana un punto de destino turístico que tiene que servir para la expansión económica de toda la comarca.

P.- ¿Crece Láchar siendo respetuoso con el lugar donde se ubica?

R.- El crecimiento urbanístico que hubo en Láchar en los anteriores mandatos fue un desastre, desorbitado, irrespetuoso con el medio ambiente y con la forma de vida de los habitantes de esta localidad. Ese pelotazo urbanístico nos restó calidad de vida y encareció tremendamente el suelo. Ahora nos encontramos que tenemos 90 solares en mitad del pueblo y 90 viviendas que, a día de hoy, son propiedad de los bancos. No puede ser que nosotros tengamos a gente sin casa y ellos estén vendiendo a los fondos buitre inmuebles.

Por otra parte, en aquel 'boom' urbanístico se propuso en Láchar un parque empresarial de dos millones de metros cuadrados. Este Ayuntamiento ya ha iniciado los trámites para revertir esa situación y devolver esos terrenos a no urbanizables. Se trata de tierras de labor y queremos que sigan siéndolo. No queremos ese tipo de desarrollo que no está acorde con el territorio.

P.- ¿Cuál es su rincón favorito en el pueblo?

R.- Mi rincón favorito, después de mi casa, la Plaza Mayor de Peñuelas (risas). Aquí en Láchar, la Plaza Picasso.

P.- ¿Hacia dónde cree que debe caminar Láchar?

R.- Lo tengo muy claro. El desarrollo debe ser sostenible. Aquí hay dos pilares fundamentales, la agricultura y el Castillo. En este mandato se ha creado un consejo de agricultores, algo que ha llevado a la mejora de la red de regadío para ellos y al arreglo de caminos. Para fomentar la agricultura, debemos tener unas infraestructuras dignas. Lo bueno es que se ha hecho siempre con la colaboración de la Comunidad de Regantes y de los agricultores.

Por otro lado, Láchar debe ser un atractivo turístico que genere empleo directo e indirecto.

Además, queremos construir una unidad de día y residencia para personas con discapacidad, sus familias y mayores en general. Se ubicaría en Peñuelas, en una zona junto al barranco, con una superficie de 15.000 metros cuadrados. Sería una residencia horizontal, es decir, como un pequeño pueblo con los servicios comunes, donde la dignidad de las personas esté por encima de todo. Queremos que la gente se sienta allí como si estuviera en su casa.

P.- Y su futuro político, ¿hacia dónde avanza?

R.- Me voy a presentar a estas elecciones y espero ganarlas con IU. Espero que nuestro pueblo nos reconozca el esfuerzo que hemos hecho y todo lo que hemos trabajado y luchado por cambiar esto. Después ya veremos, cuatro años son largos. Sé que soy una persona muy activa que siempre voy a estar en la lucha de las personas que más lo necesitan y de los más desfavorecidos, entre ellos, las personas con discapacidad.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería