miércoles 27 octubre
Entrevistas aG  |   | Luis F. Ruiz - Noelia S. lorca | Fotos: Álex Cámara

"Si nos ponemos todos, por supuesto que paramos la despoblación, pero hay quien lo ve un disparate"

El presidente de la Diputación, José Entrena, defiende la aportación de la institución a los ayuntamientos durante la pandemia · "Con los vuelos no se puede aventurar nada", añade

Entrena dice no tener decidido aún si quiere repetir como presidente. Foto: Álex Cámara

Después de haber superado el ecuador del mandato municipal el pasado julio, con una pandemia por medio, José Entrena afronta la recta final de su periodo como presidente de la Diputación de Granada confiado en haber puesto los mimbres que dependen de la institución que dirige para afrontar de la mejor manera la recuperación económica, fundamentalmente en los pueblos más pequeños.

Pregunta.- ¿Imaginaba en el peor de los casos tener que enfrentarse como presidente de la Diputación a una pandemia?

Respuesta.- Era totalmente imprevisible y no nos lo podíamos imaginar nadie. Terminar todos encerrados en casa, casi con toda la actividad económica paralizada salvo lo básico. Fue una sorpresa colectiva que en ningún nivel se podía esperar.

P.- ¿Cuál fue el primer ‘chip’ mental que tuvo que cambiar?

R.- Al a poco de arrancar nos fuimos dando cuenta de las consecuencias que iba a tener esta situación y cómo iba a sufrir la provincia en aspectos como la economía o el turismo. Ciudadanos que podían quedar sin protección social, como ante eso había que reforzar la asistencia en un momento en que era muy difícil. La propia red tampoco podía acudir a sus puestos de trabajo y dotarlo todo presupuestariamente. Aquí reaccionamos rápido. Teníamos un presupuesto aprobado en diciembre de 2019 y en marzo tuvimos que hacer otro para readaptar el dinero para dirigirlo a las prioridades que marcaba la situación.

De ahí vino el ‘Plan Granada’, para ver qué había que hacer para adaptarlo a la situación. Tuve contactos con todos los sectores y todo el mundo me iba diciendo sus necesidades y en qué situación estaban. La cultura, el comercio local, el turismo, la parte asistencial de las personas que tenían. Lo reorganizamos todo y dotamos presupuestariamente las materias.

También para ayudar a los ayuntamientos. Aquí la única institución que ha ayudado a los ayuntamientos con todo el lio que ha habido ha sido la Diputación. El Gobierno andaluz ofreció unas ayudas de primeras a los municipios de menos de 5.000 habitantes, aquello se terminó y nadie se ha vuelto a acordar de ellos salvo la Diputación. Para la compra de mascarillas, desinfectantes, desinfección de instalaciones públicas y que la gente llegaba pidiendo ayuda.

Recuerdo que hicimos hasta una campaña promocional de la pesca de la Costa, porque al cerrar no había restaurantes para vender. Hicimos varias campañas de apoyo a distintos sectores y hemos tenido iniciativas de apoyo económico a través de los ayuntamientos a estos sectores.

P.- ¿Qué hubiera hecho de otra manera?

R.- Algún detalle se puede cambiar, pero no tengo la conciencia de que no enfocáramos bien lo que teníamos que hacer. Lo hicimos bien. La gente que está afectada nos lo ha reconocido. A mí lo que me decían con quienes me reconocía es que nadie se había dirigido a ellos, de todos los ámbitos. No soy consciente de que nos hayamos equivocado y de que enfocáramos mal el tema. Empezamos escuchando a todo el mundo. Nosotros nos debemos a los municipios de 20.000 habitantes fundamentalmente, es nuestra vocación y obligación. Hemos trabajado mucho, reaccionamos pronto. Decirle a la diputada de Bienestar Social, Olvido de la Rosa, que si se le acababa el dinero para prestaciones sociales para familias se ponía más. Qué administración hace eso, de trabajar sin límite económico. Hemos dado la talla.

“Lo que ha aportado Diputación a los ayuntamientos no tiene nada que ver con lo del resto de administraciones”

P.- ¿Ha sido Bienestar Social la que ha requerido de más esfuerzos?

R.- Ha sido la prioridad del esfuerzo. Desde todas las áreas se han hecho esfuerzos. La segunda desde Desarrollo Económico y Empleo. Yo me reunía con los alcaldes y les decía que uno de los objetivos, al terminar la pandemia, era terminar la misma red comercial que antes de que empezara. Entonces vimos cómo podíamos ayudar y hemos inventado muchas cosas para dinamizar la economía local. Actuaciones que han impactado y han generado dinamismo, es cierto que se han caído algunas cosas por el camino, pero la mayoría han sufrido mucho pero ahí han estado. Hemos dado la talla en ese sentido.

También ha habido áreas como Obra Pública, las actuaciones para que el sector de la construcción pudiera reaccionar hizo que metiéramos de nuestros ahorros planes extraordinarios para hacer equipamientos e infraestructuras. Los ayuntamientos las han gestionado para que llegaran a las empresas locales o comarcales. La actuación de Diputación sinceramente estoy muy orgulloso. Es cierto que solos no podemos resolver nuestros problemas, pero sí poner nuestro granito de arena. Hemos dado la talla como nadie.

Se le puede preguntar al alcalde que quiera, objetivamente cualquier ayuntamiento si nos vamos desde marzo a ahora que digan qué han recibido de cada administración. Lo que ha aportado Diputación no tiene nada que ver con lo del resto.

P.- Ha tenido muchas cosas malas la pandemia, pero alguna cosa buena ha dejado, como que haya habido pueblos que han crecido porque la gente ha regresado al mundo rural.

R.- Hay municipios que han crecido en población. Ese fenómeno se ha dado. Un pueblo que tenga 400 habitantes que se vayan a vivir a él 30 personas es significativo y cambia una tendencia. La pandemia ha tenido casi todo malo, pero también elementos positivos. Este es uno. Valorar el medio rural. En los pueblos no existe la capa de contaminación que hay en la capital y el entorno metropolitano.

Aunque somos muy de reuniones físicas, hemos visto también que se pueden organizar reuniones en las que estén personas de distintos lugares que antes suponía unos viajes enormes y un coste enorme y de tiempo, aunque haya cuestiones que sean presenciales. Ahora se resuelve usando la tecnología.

El teletrabajo es otro de los elementos fundamentales mezclado con la despoblación. La gran mayoría de trabajadores públicos viven en Granada o el entorno metropolitano, no viven en toda la provincia. Ahora, tras la pandemia, se ha demostrado que eso no tiene que ser así. Hay que aprovechar lo que hemos aprendido con el teletrabajo para regularlo. Si se organiza bien, es tan eficiente o más que venir al puesto. También es bueno para la conciliación de la vida laboral y familiar. También se puede ligar a que alguien que sea de Zagra solo tiene que venir una vez cada dos semanas, pero puede quedarse en su pueblo. Nos ayuda a nuestro reto demográfico, uno de los grandes objetivos que tenemos como Diputación. Espero que esto sea un revulsivo para el mundo rural.

“El Geoparque siempre hemos dicho que es una apuesta estratégica contra la despoblación”

P.- Está siendo uno de los presidentes provinciales que más incide en este aspecto, la despoblación, ¿considera que está remando contra marea?

R.- A veces lo pienso. Es un movimiento que a veces parece imparable y que estamos condenados a eso. Una rutina de décadas, parece que no tiene solución, pero sí que la tiene. Cada uno va a tener la libertad de irse donde quiera. El tema laboral condiciona donde vives. Si conseguimos que haya trabajo, posibilidades de trabajar, que ese trabajo no sea solo el tradicional de la agricultura y la ganadería, sino que haya otras alternativas lo mismo de dignas, con tecnologías y desarrollo, porque ya no es que tengas la carretera arreglada sino banda ancha; ayudará.

Es un tema bastante compartido con otras zonas de Europa. Si nos lo tomamos en serio todas las administraciones claro que se puede frenar. Hay que encontrar a cada sitio y posibilidades. Si conseguimos que haya empleo, que la escuela no nos la cierren y que no vaya a pasar lo que quería la Junta de Andalucía hace un par de años, de cerrar colegios en la Alpujarra; entonces no estamos hablando de nada. Es lo mismo que si cerramos consultorios, debe tener los servicios básicos públicos y no públicos que existan y cubiertos.

Alguna gente hasta se ríe cuando hemos convocado las ayudas de tiendas multiservicios. El que vive en Limones es lo mismo que el que vive en la Gran Vía. Las mismas necesidades. Los pueblos que han tenido su comercio básico, si esos servicios se tienen, no hay problemas con el suministro eléctrico, si se puede ver la televisión, banda ancha para poder trabajar… Lo tienes todo. Si se van es porque quieren, pero no por necesidad. Eso lo podemos conseguir. Las diputaciones estamos haciendo políticas concretas. Somos referentes en la lucha contra la exclusión financiera en Granada o los autobuses que van de pueblo en pueblo.

Estamos en esa línea, en colaborar con la Guardia Civil para que no cierren los acuartelamientos. Sabor Granada es una apuesta política que tiene mucha relación con la despoblación. La industria agroalimentaria está vinculada a los pueblos. Es lo que nos genera la vida.

El Geoparque siempre hemos dicho que es una apuesta estratégica contra la despoblación. Sí podemos ayudar a la contratación de jóvenes en municipios pequeños, ayudas a jóvenes que quieren autoemplearse y formamos a jóvenes para la gestión de su autoempresa. Es lo que podemos hacer. Son medidas que se pueden adoptar para influir dónde se localiza la actividad económica.

Si nos ponemos todos, por supuesto que lo paramos. Si vemos que esto es un disparate, hay gente que lo piensa; que es más económico que estemos todos en el entorno metropolitano o de Motril y lo otro lo dejamos vacío pues ya está. Yo creo que no es más sostenible. ¿Nos vamos todos a diario a recoger la aceituna a los pueblos? Creo que es mejor que esté la gente allí, que vivan en el pueblo, porque puedan vivir. Solución creo que tiene.

Entrena subraya su lucha contra la despoblación como meta. Foto: Álex Cámara

P.- Para quien no conozca la Diputación, pareciera que solo invierte en carreteras, aunque no es poco teniendo en cuenta cómo es la provincia y todas las que tienen que son de su competencia, ¿qué más inversiones en materias de infraestructuras hacen?

R.- Hemos gastado en carreteras en pandemia unos 23 millones de euros, pero en políticas de Bienestar Social podemos estar por encima de los 70 millones. Es verdad que estamos con las carreteras, pero no es la principal partida. El primer objetivo que tenemos en el presupuesto es que la gente tenga lo mínimo para vivir en condiciones dentro de nuestras competencias. Las infraestructuras es una herramientas al servicio de eso, es un tema secundario.

Pero también hacemos inversión en infraestructuras como los equipamientos locales, como el abastecimiento, meter la tecnología y telegestión de esos servicios para hacerlo más eficaz. La recogida de residuos sólidos. Suprimir barreras arquitectónicas, que haya un buen consultorio médico o un sitio de encuentro para las personas mayores. Son equipamientos que financiamos desde la Diputación, eso es lo que tiene el peso importante en lo que hacemos los ayuntamientos.

Luego están las carreteras, es cierto que ahora hemos invertido mucho aunque normalmente es menos. Ahora estamos mejorando también el Pabellón de la Ciudad Deportiva, o los centros asistenciales de Armilla o de Huéscar. Queremos que sean eficientes respecto al consumo eléctrico, que puedan generar energías renovables. Estamos invirtiendo en ellas porque es ahí hacia donde vamos.

P.- ¿Cuál es el principal valor de la Diputación?

R.- Lo más importante que tenemos es la gente que tenemos en Diputación, que es lo que más se critica. Se preguntan por qué tenemos 20 o 25 secretarios. La gente no sabe que hay 50 municipios o más que no los tiene porque nadie quiere coger una plaza en Carataunas o en Bérchules. Están nuestros secretarios prestando el servicio. Hay un montón de pueblos que todos los servicios que tenemos se los presta la Diputación. Hay políticas ambientales, culturales o deportivas porque tenemos técnicos propios o agrupados. Hay pueblos que no tienen arquitecto municipal. Un pueblo de menos de 2.000 habitantes no lo puede financiar. El valor que tiene esta casa es lo que dice la ley. La primera encomienda es la asistencia técnica, económica y jurídica a los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, fundamentalmente. De esto no se habla.

Que en todos los núcleos de población haya un trabajador social escuchando los problemas de la ciudadanía y poder dotarles de ayudas económicas a quienes más lo necesitan es muy positivo. A eso es lo que nosotros nos dedicamos.

“Las perspectivas en turismo son buenas pero complejas”

P. ¿Dígame un punto débil de la Diputación?

R.- Pues aquí hemos estado muchos años perdiendo recursos humanos y efectivos. Cuando se produjo la anterior crisis económica inventaron una serie de medidas fiscales y unas tasas de reposición, de modo que para sacar una plaza tenían que jubilarse diez, lo que hacía que directamente no saliera. Eso estuvimos varios años así y fuimos perdiendo efectivos. Luego nos pusieron la tasa de reposición del 10% al 50%, de modo que si se jubilaban dos podías ofertar uno. Eso ha supuesto haber perdido muchos recursos humanos.

Esto ha generado ir cubriendo las plazas con empleados temporales. Y ahora tenemos un problema con los interinos, que tienen una lucha legítima por buscar su estabilidad y hay que solucionarlo dentro del marco jurídico. Se está negociando el plan de estabilización del personal. Aquí no se puede imaginar las tensiones que ha habido por el personal. Ha habido áreas que han perdido mucha gente. Nos gusta la gestión pública, pero no me gusta tenerlo que subcontratar todo. Queremos tener una estructura básica de asistencia a los ayuntamientos. Es uno de los elementos a mejorar.

P.- En turismo, ¿qué horizonte ven en esta materia?

R.- Ya hemos recuperado el 100% del turismo nacional y un 25-30% internacionales, vienen pese a que no hay muchos vuelos. Las perspectivas son buenas pero complejas, por la situación de otros países. Hemos trabajado muy bien durante toda la pandemia promocionando la provincia en Primera División y muchas acciones para promocionar Granada.

P.- ¿Hay opciones de recuperar vuelos que se han perdido?

R.- No dejan de ser compañías privadas. Si hacemos un buen trabajo como hemos hecho dará resultados. Si decimos que nos gastamos 100.000 euros en una campaña en Berlín lo hacemos. Eso supone que los aviones vinieran llenos. En esas conversaciones en las que estamos. Espero que no tardemos mucho. Hay muchas compañías que no tienen aviones, porque ellas también lo han pasado mal. Son empresas privadas, aquí no es que esté el Gobierno de España. Tenemos la Mesa del Aeropuerto de Granada con todas las instituciones, los contactos con las compañías aéreas no paran desde el patronato de turismo. Poco a poco sabemos que vamos a ir mejorando en ese tema. Con los vuelos no se puede aventurar nada.

P.- ¿Empieza a ‘levantar el vuelo’ el proyecto del Geoparque tras la pandemia?

R.- La pandemia lo ha parado todo. El turismo ha sido uno de los sectores más castigado. Durante la pandemia hemos conseguido la declaración patrimonial. Hemos preparado el proyecto de desarrollo de turismo sostenible que ha recibido 4 millones de euros. Ha sido el mejor proyecto de Andalucía y de España, lo que me llena de orgullo de los técnicos que tenemos en la casa. Es un proyecto que hay que trabajárselo bien. El Geoparque se ha ralentizado por las circunstancias, pero tenemos varias vías abiertas con recursos económicos. Ha sufrido, quizás menos, como todos los destinos turísticos. Aunque franceses no venían y estos son los que más venían a Granada. Han ido granadinos y españoles al Geoparque. Hay una perspectiva bastante positiva.

“Se trabaja mucho para que la provincia de Granada no sea una gran desconocida para los granadinos”

P.- ¿Es la provincia de Granada una gran desconocida para los granadinos?

R.- Hay muchos que no saben de los pueblos o no han estado nunca en la Alpujarra o ni si quiera han subido a la Sierra y han recorrido medio mundo. Se trabaja mucho para que no sea una gran desconocida. Hay mucho por recorrer. Gente que tiene que conocer incluso la propia ciudad de Granada, que no solo es la Alhambra y que conocen poco la Costa Tropical. Queda mucho recorrido a nivel local. Granada tiene muchos atractivos y es algo desconocida no solo para muchos granadinos sino andaluces.

P.- Hay municipios del ‘Cinturón’ que están a las puertas de superar los 20.000 habitantes, ¿esta situación aprieta a la hora de buscar una solución a la construcción de un gran parque de bomberos metropolitano?

R.- Sinceramente mientras haya una rutina de trabajo común, en este Consorcio Provincial de Bomberos que tenemos, donde a los parques que tenemos en las zonas pequeñas; Granada tiene muchos profesionales. Este trabajo requiere de que siempre haya un retén, sí hay que tener gente preparada. Hay un buen servicio desde el punto de vista global. Siempre que haya un municipio con entendimiento entre las partes pese a superar los 20.000 habitantes, ellos deben ser conscientes de que el coste ya es de ellos. Si hay un clima de entendimiento como hasta ahora y prestar un servicio armónico y sin problema con los parques de Granada soy partidario de mantenerlo.

P.- Quedan menos de dos años para las próximas Municipales, ¿tiene decidido si quiere repetir como presidente de la Diputación?

R.- Decidido no está ni en un sentido ni en otro. En política es mucho tiempo hasta mayo de 2023. Vamos a hacer todo lo que podamos para volver a ganar las elecciones en la provincia de Granada, que nadie lo dude. Voy a aspirar que se valore en positivo el trabajo que hacemos en toda la provincia, en la medida que nos conozcan. De ahí ver si voy a seguir o no, el objetivo es que los socialistas sigamos en el Gobierno de la Diputación. Creo que lo estamos haciendo bien. Estamos haciendo un buen gobierno. Esto de ser los primeros o segundos en índices de transparencia me llena de satisfacción. Si alguna vez somos los segundos no estamos contentos.

P.- Ha tenido que afrontar en esta última parte del mandato un cambio inesperado en su vicepresidencia, ¿le ha trastocado mucho sus planes?

R.- Hay cantera. Tenemos más de cien alcaldes en la provincia de Granada y mucha gente que han sido alcaldes y alcaldesas que conocen la vida municipal, los problemas de los ayuntamientos y tenemos mucha cantera. Era un pilar importante Pedro Fernández, pero ha sido una alegría que esté en la responsabilidad que esté. Ser delegado del Gobierno de España en Andalucía no es cualquier cosa. Ahora estoy contento, está comunicando bien las acciones el ejecutivo central en la comunidad. Hay mucha cantera en Granada para diputados o presidentes, que lo pueden hacer perfectamente.

P.- No necesita a la oposición para gobernar, ¿qué le pide hasta el final del mandato?

R.- Creo que la gran mayoría son leales a la provincia, cada uno a defender sus posiciones políticas. Somos un gobierno que queremos apoyarnos en la posición, a la hora de aprobar presupuestos. Lo que se puede pedir es que tomen sus decisiones en conciencia, que se vuelquen en la provincia. Lo que depende en esta provincia no depende solo del Gobierno, sino de los grupos de la oposición, absolutamente de todos y que nuestro paso no sea de pasar el tiempo. Que dejemos huella y haya cosas concretas. Que sean leales, pero no dudo de que lo sean. Que tengan actitud positiva para aportar ideas y mejorar la provincia.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería