martes 23 julio
Opinión  |   |

Me da igual ocho que ochenta

El gobierno de Pedro Sánchez en España guarda cierta similitud con el gobierno de Paco Cuenca en Granada. Ochenta y cinco diputadas y diputados sacaron para adelante un proyecto socialista que ha dado un nuevo rumbo a nuestro país. En Granada, ocho concejalas y concejales también supieron poner el viento de cola y hacer despegar a la ciudad a la altura que nunca debíamos haber perdido.

Fue la corrupción la que obligó a presentar una moción de censura en el Congreso de los diputados y fue la corrupción la que apartó al PP del gobierno de nuestro ayuntamiento. En ambos casos el PSOE, con Sánchez y Cuenca a la cabeza, asumió la responsabilidad de dar un paso hacia delante con el único compromiso de velar por los intereses de nuestro país y de nuestra ciudad, recibiendo el apoyo de la mayoría del grupo parlamentario y de las concejalías, respectivamente.

Pedro Sánchez y su equipo apostaron, entre otras prioridades, por las políticas sociales, por la cohesión social y la convivencia, por la igualdad, por el empleo digno y la modernización y por el medio ambiente. La prioridad de Paco Cuenca y su equipo de gobierno fue la de borrar a Granada del mapa de la corrupción y, en simultáneo, introducir un nuevo modelo productivo basado en la ciencia, la innovación y el desarrollo tecnológico, complementario a los ya existentes en torno al comercio, la hostelería y el turismo. También centraron el foco en las políticas sociales, siendo doblemente premiados por su excelencia en la calidad de los servicios sociales municipales. Cogieron la bandera de la Igualdad entre hombres y mujeres e hicieron de la diversidad un valor incuestionable en defensa de los derechos y las libertades. Han invertido en la mejora de la calidad del aire y en un modelo de ciudad sostenible, apostando por un transporte limpio, anticipando la puesta en marcha del Metro, renovando la iluminación de las calles por energía limpia o mejorando la red de transporte público y la conexión entre los barrios. Pedro Sánchez acertó de pleno en la España que queremos y Paco Cuenca lo hizo igualmente en la Granada que queremos.

Ahora queda rematar la analogía de ambas realidades, la de Pedro y la de Paco, la del PSOE en España y la del PSOE en Granada. El pasado 28 de abril estaba en juego un modelo de país orientado a seguir avanzando para dar respuestas a las necesidades reales de la ciudadanía y el próximo 26 de mayo está en juego que Granada se sitúe en el lugar que le corresponde y los granadinos y las granadinas tengamos la ciudad que merecemos. Ha quedado más que demostrado que si las derechas llegan a sumar, España hoy sería otra realidad. No podemos relajarnos porque esto mismo puede ocurrir en Granada.

Se han recuperado los barrios invirtiendo en su modernización, se ha transformado la ciudad del botellodromo por la ciudad del deporte y la vida saludable. Estar al lado de quienes exigen ser ciudadanos de primera también ha sido prioritario para este equipo de gobierno, mirando de frente y exigiendo en cuestiones tan determinantes como los cortes de luz en la zona norte o el soterramiento del AVE en La Chana. Se ha apostado por la cultura con la llegada del legado de Lorca a la ciudad, con la apertura del Museo Arqueológico o con la música en directo en los bares, en las calles y en los barrios, entendiendo que la cultura no es un lujo.

En esta campaña que ahora comienza, tomemos buena nota de lo que pasó en las elecciones autonómicas, de lo ocurrido en las generales y, en consecuencia, optemos por lo que más le interesa a nuestra ciudad sin confiarnos en que otros lo hagan por nosotros. Optemos por una ciudad sucursal de otras ciudades andaluzas o por una Granada con sello propio. Por una ciudad que emana de un cráneo morfopsicológico o por la que se construye desde un un proyecto de ciudad de presente y de futuro. Por la de la Reconquista o por la de inclusión y la diversidad.

Pedro Sánchez ha conseguido más en nueve meses que los siete años del gobierno de Rajoy. Paco Cuenca ha conseguido en tres años más que los trece años del anterior gobierno. Las elecciones andaluzas han dado una lección de qué ocurre cuando nos relajamos. Granada está en juego. Me da igual ocho que ochenta cuando el objetivo está claro, y a los hechos me remito, pero no es lo mismo un Congreso de los diputados con 123, igual que no lo será un Ayuntamiento de Granada con 14 concejalas y concejales.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Jacobo Calvo

Secretario de Organización del PSOE de Granada capital y docente

Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería