miércoles 26 junio
Universidad de Granada  |   | Redacción aG

La UGR participa con la NASA en el descubrimiento de la estrella pulsante más rápida hasta la fecha

Un equipo internacional de científicos, en el que se encuentran investigadores de la Universidad granadina y del Instituto de Astrofísica de Andalucía, halla cinco astros rápidamente oscilantes

Ilustración del satélite de la NASA TESS (de sus siglas en inglés “Transiting Exoplanet Survey Satellite”). Crédito: NASA's Goddard Space Flight Center. Foto: UGR

Mediante el uso de técnicas astrosismológicas (el estudio de los interiores estelares, midiendo las oscilaciones sísmicas en la superficie de la estrella), un equipo internacional de investigadores, en el que participa la Universidad de Granada (UGR), ha descubierto la estrella pulsante rápidamente oscilante  (en inglés roAp3) más rápida conocida hasta la fecha, que completa una oscilación cada 4.7 minutos.

Los investigadores han buscado pulsaciones en una muestra de unas 5.000 estrellas, de las 32 mil observadas en los dos primeros meses de operaciones científicas del satélite de la NASA TESS (de sus siglas en inglés 'Transiting Exoplanet Survey Satellite'), y entre ellas, han encontrado cinco estrellas rápidamente oscilantes, objetos estelares poco habituales.  Estos resultados se publican hoy en la prestigiosa revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Escudriñando entre los datos ultraprecisos del satélite, este equipo internacional encontró que dos de estas cinco estrellas eran particularmente interesantes para el campo de la física estelar: una porque es más fría de lo que se esperaba teóricamente para una estrella roAp, y la otra porque exhibe frecuencias de pulsación que son inesperadamente altas, constituyendo el caso de estrella pulsante roAp más rápida conocida hasta la fecha.

Encontrar una estrella tan atípica como la que ha encontrado la comunidad de astrónomos, entre ellos varios miembros de la Universidad de Granada y del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) pertenecientes al Consorcio Científico de TESS (TASC) y que firman uno de los primeros artículos surgidos de la ingente cantidad de datos que está suministrando TESS, supone un gran éxito para la comunidad científica ibérica.

La autora principal de esta investigación, Margarida Cunha (Instituto de Astrofísica y Ciências do Espaço - IA y Universidade do Porto), explica la importancia de estudiar estas estrellas: "Los datos de TESS muestran que menos del 1% de todas las estrellas de tipo A es probable que oscilen rápidamente.

Sin embargo, el descubrimiento de estos raros pulsadores puede contribuir en gran medida al modelado correcto de la evolución estelar, porque las estrellas roAp son bancos de pruebas únicos para el modelado de los procesos físicos responsables de la segregación de elementos químicos, como la difusión atómica y la levitación por radiación”.

Tras un análisis en profundidad de 80 estrellas que antes se sabía que eran químicamente peculiares, el equipo también encontró 27 nuevas variables Ap rotantes y estimó sus periodos de rotación, basándose en los cambios de brillo que ocurren durante la rotación de la estrella.

La contribución española al estudio

El equipo español de investigadores ha trabajado en el análisis e interpretación de estos primeros datos del satélite. “Contrariamente a lo que se pudiera pensar, la cada vez mayor calidad de los datos supone un reto para el correcto análisis de los mismos”, ha comentado Mariel Lares Martiz.

En el mismo grupo y como codirector de su tesis, Javier Pascual, experto en el estudio de curvas de luz proveniente de satélite, señala que estos resultados “nos han obligado incluso a investigar sobre la manera en que examinamos las curvas de luz de estas estrellas y hemos tenido que elaborar nuevos algoritmos de análisis a partir del conocimiento de las misiones anteriores como CoRoT y Kepler”.

Para siete estrellas roAp, previamente conocidas por observaciones en tierra, también se recopilaron datos fotométricos de alta precisión. Para cuatro de estas estrellas, fue posible establecer restricciones en el ángulo de inclinación de la estrella y la oblicuidad magnética.

Antonio García Hernández, investigador del departamento de Física Teórica y del Cosmos de la Universidad de Granada, explica que “el conocimiento de la inclinación de la estrella o el campo magnético en estas estrellas y en otras, que seguro descubrirá TESS, suponen un paso de gigante para  comprender algo mejor la evolución de las estrellas, ya que la rotación es un parámetro crítico".

Estos nuevos resultados fueron posibles gracias a que el satélite TESS está observando continuamente las estrellas durante períodos de al menos 27 días, fuera de la interferencia de la atmósfera de la Tierra, algo que los observatorios situados en la superficie terrestre no pueden lograr.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Diseño Web La Sastrería