jueves 20 junio
La Capital  |   | E.P.

Los autobuses apedreados en la zona Norte de Granada no prestarán servicio en el área afectada por la noche

La medida se prolongará hasta que el asunto se resuelva, para lo que el equipo de Gobierno ha pedido la colaboración de la Policía Nacional

El Ayuntamiento de Granada ha accedido a la petición del comité de empresa de Rober, la concesionaria del servicio del autobús municipal, para que las líneas que se han visto afectadas por actos vandálicos como apedreamientos por parte de un grupo de jóvenes en un área de la zona Norte de la capital granadina para que se desvíe de las calles afectadas a partir de las 19.00 horas, mientras el riesgo persista.

Así lo ha indicado la edil de Protección Ciudadana y Movilidad de Granada, Ana Agudo, en la comisión informativa del área celebrada este martes, quien, a preguntas de la edil socialista Raquel Ruz ha especificado que la medida se prolongará hasta que el asunto se resuelva. Para ello el equipo de Gobierno, ha pedido la colaboración de la Policía Nacional, como se expondrá en una Junta de Seguridad Local convocada para el próximo lunes.

Agudo ha expuesto también que el comité de empresa determinó que, por cuestiones de prevención de riesgos laborales, las líneas de bus afectadas no pasaran por el área donde se han registrado los actos vandálicos a partir de las 19.00 horas.

Los trayectos de los itinerarios del autobús municipal en las líneas N5 y N6 se están viendo modificadas en la zona Norte para evitar el paso por las vías en las que, desde finales de enero, se vienen produciendo estos actos vandálicos en horario de tarde-noche.

Así indicó el viernes pasado el Ayuntamiento de Granada en una nota de prensa, después de que el portavoz del equipo de gobierno local, Jorge Saavedra, advirtiera de la situación de inseguridad que están padeciendo los conductores y usuarios del transporte público de autobús en este trayecto comprendido entre las calles Joaquina Eguaras y Fray Juan Sánchez Cotán.

La Policía Local viene realizando acompañamientos a estas líneas de autobús cuando se produce esta situación de inseguridad, pero, "lejos de atajarse la situación, se sigue produciendo de manera reiterativa y a diario desde entonces", precisó entonces Saavedra.

Estos incidentes vandálicos, que han ocasionado daños materiales a varias lunas de los autobuses, están produciendo un perjuicio a los vecinos de la zona para lo que las líneas de autobús son su medio principal de transporte diario.

Publicidad

Comentarios (2)

  1. Pedro dice:

    Cómo se permite que trabajadores conductores corran el riesgo de ser apedreados?? Que vergüenza..
    Que tiene que pasar para que se haga algo que soluciones esto que lleva pasando años???

  2. Free Freeda Freedom dice:

    Madre mia... Claramente ustedes están recién ​llegados...
    Lo cual es perfectamente comprensible, pero partiendo de una supuesta labor periodística, una publicación tan falaz como la presente, se torna preocupante, realmente.
    Y es que narran el suceso como si tuvieran algún tipo de conocimiento acerca del mismo y nada más lejos de la verdad, pues para empezar no se trata de la adopción de una medida sino del intento, si acaso, y fallido, para más inri, de consolidación de una decisión con la que el servicio de transporte público de Granada lleva jugando durante casi ya dos décadas para acabar mareando, toreando y burlándose no sólo de sus usuarios, sino incluso hasta de sus propios chóferes de modo insultantemente inaceptable Sepan de entrada que trar fijar de tal forma los desvíos efectivamente hace dos semanas, volvieron a deshacerse la pasada, pero con esto tan sólo comienzo el periplo de todo el calvario que los afectados llevamos padecido y a continuación voy a exponerles.

    Pues señores periodistas, en primer lugar, lo que ustedes detallan como "el inicio hace unos días de una serie de actos vandálicos en la zona Norte contra el transporte urbano de Granada", en realidad se trata de una violenta rutina adoptada generación tras generación por bandadas de alrededor de una decena de menores de entre 10 y 16 años de edad residentes en el mismo barrio del Almanjáyar, consistente en arremeter contra la flota de autobuses de las líneas que recorren sus calles y contra los pasajeros y paradas de dicho servicio público, lanzándoles desde huevos frescos hasta peñascos y balazos con armas de fuego y ni más ni menos que desde hace ya casi dos décadas de forma intermitente a lo largo de todo el año pero con más frecuencia, intensidad y, por ende, peligrosa agresividad, durante determinados periodos como los vacacionales, festivos, navidades, feria del corpus y sobre todo, mes del dichoso HALLOWEEN...

    Por tanto, como cualquier persona normal puede deducir fácilmente, no estamos ante ninguna noticia ni novedad, sino ante un problema profundamente enquistado hace muchísimo tiempo que hasta el momento nadie en esta ciudad ha solventado, por desgracia ni siquiera aquellos responsables a los que les compete hacerlo tratándose como se trata de la afectación de un servicio público que por consiguiente merma la calidad y eficiencia en el uso del mismo para un determinado sector de los usuarios de la capital que queda relegada de esta forma a una flagrante discriminación respecto al resto de granadinos, y suponiendo, además, incluso la exposición a un peligro real por parte de la integridad vital de conductores y pasajeros de susodicho servicio en nuestra ciudad.
    En definitiva, una absoluta y aberrante vergüenza para Granada y los granadinos.

    Dado que también, continuando en segundo lugar, aquello de "la dura decisión que la empresa se ha visto obligada a tomar", como les decía al inicio de la presente, está bien lejos de acercarse a la realidad de unos hechos que, tal y como ya he empezado a contextualizarles, es obvio que desconocen por completo.
    Les reitero, ni estamos ante una nueva postura ni ante una decisión obligada ni mucho menos aún, por desgracia, ante la tan necesaria solución que requiere este grave incidente ciudadano desde muy antaño, pues, tanto la vigente concesionaria ALSA como anteriormente en su momento, Transportes Rober, ya vienen desviando en infinitas ocasiones las líneas pertinentemente reseñadas a su paso por el barrio del Almanjáyar y más concretamente, durante el cuadrante que incluye parcialmente las calles Pedro Machuca, Casería del Cerro y Sánchez Cotán, suprimiendo en total cinco paradas en dirección a "Parque Nueva Granada" y seis a la vuelta en cuanto al recorrido especifico del bus 5 respecta como la linea más afectada.

    Y ahora es cuando empieza lo bueno, por describirlo de alguna manera coloquialmente conocida, pues señores ciudadanos y periodistas, las consecuencias de tales desvíos junto con las causas de los mismos, es el deplorable cóctel que llevamos padeciendo impotentemente, durante más de diez años, toda la gente inocente pero implicada en este sindios, sin ser escuchados a pesar de habernos quejado y hasta rogado por y para ello, en pro de una definitiva solución y frente a este "apaño" que aún nos ha infrinjido a los implicados más daño.
    Y es que no se trata solo de ir tranquilamente a tu trabajo en el autobús habitual y que de repente te estalle encima la ventana de al lado de un pedrazo llenando de cristales todo a tu alrededor y de pánico a pasajeros y conductor que infartado al volante acaba montando sobre la cera su autobús tras el gran frenazo de rigor, sino que para colmo de males, los agravios se han ido sumando con la funesta decisión mencionada por parte de la empresa responsable del bus urbano de desviar las líneas tras dichos ataques, pues sepan que nunca dichos desvíos han sido realizados ni con previo ni con posterior aviso, tampoco de forma continuada en la misma jornada ni menos aún supliendo jamás la numerosa cantidad de paradas eliminadas con otras provisionales, llevándonos todo ello a los usuarios, por ejemplo, a quedarnos tirados en medio de la nada y en plena noche esperando un transporte que jamás iba a recogernos porque se ha desviado sin avisarnos para esquivar un peligro al que sin embargo sí se nos ha expuesto conscientemente a los pasajeros con el abandono, reitero, CONSCIENTE POR PARTE DEL SERVICIO a nuestra suerte en una parada suspendida como si fuéramos basura y esto entre otras tantas situaciones tanto o más deplorables que un pedrazo en una ventanilla.

    Un más que deleznable escenario que todos estarán de acuerdo que lo único que adelanta es evitarle a ALSA la rotura de cristales pero desde luego NO PROTEGER A SUS USUARIOS, sino precisamente todo lo contrario.
    Así que espero que con esto se den todos de una vez por enterados, porque somos muchísimos los ciudadanos vapuleados durante décadas tanto por el Ayuntamiento de Granada como por ALSA y lo seguimos siendo vejatoria y humillantemente a día de hoy de forma continuada, y esta burla de noticia es la gota que colma el vaso y nuestra paciencia, por lo que si quieren informar honestamente de la verdad, realicen como es debido su labor para incluir en sus publicaciones la auténtica realidad, por favor.
    Es lo menos que se nos debe tras el menosprecio recibido y una espera tan desesperante y desoladora como la nuestra por una solución que nunca llega.
    Gracias por la atención y un saludo ♣️

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=247683