sábado 24 agosto
Opinión  |   |

Deprimente campaña electoral

Se inicia hoy oficialmente la campaña electoral pero parece que lleváramos años. O quizás es que realmente vivimos en un estado permanente de agitación electoral. En apenas cinco meses han coincidido dos elecciones ordinarias, municipales y europeas, y dos elecciones anticipadas, andaluzas y estatales. Todo en un ambiente muy tenso y revuelto. A base de eslóganes, consignas, griterío, exageraciones y crispación. Nada o casi nada de reflexión y propuestas pegadas a la realidad para afrontar los serios problemas que tenemos y los que se vislumbran.

Es seguro que se mantiene la continuidad del ciclo iniciado en las europeas de 2014 e incluso sigue abriéndose aún más el abanico de fuerzas políticas con capacidad de acceder a los parlamentos. Más pluralismo pero, contradictoriamente, ínfimo nivel de debate.

La campaña electoral poco está aportando, y no le veo visos de que eso cambie, respecto a los principales y graves problemas que nos afectan en este momento o acechan para el futuro próximo: Desempleo, precariedad laboral, aumento de la desigualdad social y la pobreza, el riesgo que se cierne sobre las pensiones, el cambio climático y la crisis ecológica, la disolución de las clases medias, los recortes y el deterioro de los servicios públicos esenciales…

O el riesgo para la democracia que supone el descubrimiento de las denominadas “cloacas” del Estado y su utilización por parte de los gobiernos para limitar el pluralismo político y perjudicar a determinadas fuerzas políticas o dañar sus posibilidades de acceso al gobierno. Incluso con ensañamiento con personas o dirigentes concretos. Una combinación de grupos de policía “corrupta”, poder financiero y medios de “intoxicación” más dignos de una república bananera que de un Estado europeo moderno. Sorprende la sordina que a este mayúsculo escándalo se le está poniendo por parte de las dos fuerzas políticas del tradicional bipartidismo y por el nuevo partido supuestamente regenerador. Muy grave todo esto que exige una respuesta democrática intensa y mayoritaria.

En lo más cercano, somos muchos los granadinos que tenemos el sentimiento de que hemos sido víctimas de una postergación y olvido continuados. Y hemos señalado la tradicional pasividad de nuestros representantes políticos que han sido incapaces de defender a esta tierra, siempre más preocupados de sus intereses particulares que por los de la gente que los ha votado.

Pero sorprendentemente resulta que en estas elecciones algunos partidos en vez de aprestarse a solucionar este problema hubieran optado por ir aún más allá. Recientemente leíamos en un periódico de la provincia que los tres partidos de la derecha, socios en el gobierno de Andalucía, presentan como cabezas de lista o en los primeros puestos de sus candidaturas al Congreso a sendos “paracaidistas”, candidatos ajenos a Granada o con lazos distantes con la provincia.

Pablo Hispan (número 2 por el PP), madrileño de nacimiento y de residencia. Ha desempeñado distintos cargos en la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid.

Francisco Hervías (número 1 por Cs), catalán de Tossa de Mar, en 2015 fue diputado por Barcelona en el parlamento catalán, en 2015 diputado en el Congreso por Madrid y en 2016 repitió como candidato por Madrid pero no revalidó.
Macarena Olona Choclán (número 1 por Vox), nacida en Alicante, ha sido abogada del Estado en el País Vasco y Secretaria General de Mercasa durante el gobierno de Rajoy.

Con independencia de los méritos personales o profesionales de estas tres personas, que no pongo en duda, es evidente su nula o mínima relación con Granada y que llegan a las candidaturas más por su cercanía a los “jefes” de sus partidos que por el apoyo de sus respectivas bases granadinas. Difícilmente podrán sentir las necesidades y los anhelos de los granadinos ni defender como se merece esta tierra. Esto no es lo que necesita Granada. No podemos cambiar a representantes que no han defendido a esta ciudad y esta provincia por personas sin vínculos o muy lejanos y que por tanto difícilmente la pondrán en el centro de su interés y su esfuerzo. Granada ¿de nuevo postergada?

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Miguel Martín Velázquez

Miembro del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos Granada

Publicidad
Publicidad
Diseño Web La Sastrería