miércoles 26 junio
Opinión  |   |

Distrito Norte

En época de elecciones todos prometen. Sin embargo, algunos de esos que prometen llevan toda la vida en el Ayuntamiento de Granada, en concreto 37 años y las promesas han sido las mismas para el Distrito Norte que, en síntesis, han sido, “vamos a mejorar la vida y el funcionamiento de los servicios municipales”, añadiendo ahora, que van a garantizar el suministro de luz sin cortes. La realidad es bien otra, que se resume, en el abandono a su suerte de los vecinos del Barrio.

Esta situación se explica muy bien con la fábula de Ratolandia (Tommy Douglas, socialdemócrata canadiense, 1960) que expresa un falso dilema: la elección de dos partes, ninguna de las cuales representa sus intereses. En resumen, Ratolandia "era un lugar donde todos los ratoncitos vivían y jugaban, donde nacían y morían. Y ellos vivían de la misma manera que tú y yo lo hacemos. Incluso tenían un gobierno y cada cuatro años tenían elecciones. Tal como nos pasa a ti y a mí.

Y cada día de elecciones todos los ratoncitos acostumbraban a ir a las urnas y elegían un gobierno. Un gobierno formado por enormes y gordos gatos negros. No estoy diciendo nada en contra de los gatos, ellos eran buenos compañeros, elaboraban buenas leyes, es decir, leyes buenas para los gatos. Y, cuando los ratones lo tuvieron más y más difícil, y se cansaron de aguantar, dijeron de hacer algo al respecto. Entonces, fueron en masa a las urnas, votaron contra los gatos negros y eligieron gatos blancos. Más de lo mismo.

Y cuando no pudieron soportarlo más, votaron contra los gatos blancos y pusieron a los negros de nuevo. Para luego regresar a los blancos y de ahí a los negros otra vez. Incluso trataron con gatos mitad negro, mitad blanco.

Verán, el problema no estaba en el color de los gatos, el problema estaba en que eran gatos. Y como son gatos, naturalmente miraban por sus intereses de gato y no de ratones.

Finalmente, llegó desde lejos un ratoncito quién tuvo una idea: miren, compañeros ¿porqué seguimos eligiendo un gobierno hecho por gatos?, ¿porqué no elegimos un gobierno de ratones?"

Pues eso, vamos a elegir un gobierno local de ciudadanos, que no tengan como trabajo la política, gente sencilla y honrada, que arranque de raíz la corrupción en el Ayuntamiento de Granada. Para eso es imprescindible que el PP no gobierne, ni solo, ni acompañado. El PP es una máquina de corrupción. Tiene a casi todo el grupo municipal encausado por graves delitos: Malversación, Prevaricación, Falsedad, entre otros. El PP ha dejado al Ayuntamiento en la quiebra, al tiempo que ha beneficiado a sus amigos, las multinacionales y las grandes corporaciones, entregándoles los servicios públicos municipales.

Elijamos a unas personas honradas, que no dependan de la puerta giratoria, que no les de miedo enfrentarse a la situación y que rompan la red clientelar, que es lo le pasa al PSOE, que no se atreve. Elijamos un gobierno local que rescate los servicios públicos municipales para la Ciudad y sus Barrios, que se comprometa a trabajar para acabar con los apagones organizados, exigiendo que las entidades concesionarias del servicio inviertan en mejorar la instalación aumentando al doble la potencia; realizando las oportunas inspecciones de consumo y actos de control preventivo para asegurar el buen funcionamiento de los centros de salud, educación y la actividad productiva del barrio; desarrollando, llegado el caso, el ejercicio de la potestad sancionadora e, impulsando las acciones judiciales que correspondan en defensa de las personas consumidoras.

Pero también, habilitando la Biblioteca del Distrito Norte a los estándares de la Junta de Andalucía, como foco de cultura y educación del Barrio. Poniendo en funcionamiento un Centro Municipal de Formación y Empleo, de reciclaje profesional de los trabajadores del Distrito Norte, orientado a las energías renovables y agricultura. Y, estableciendo, procurando, una colaboración activa con el Centro de Formación para el Empleo, Centro Albaicín y Fundación Laboral de la Construcción, a los que, se les puede proponer convenios de colaboración para la formación y el empleo.

Sí, yo os estoy hablando de la candidatura de ratones que encabeza Antonio Cambril, es una buena, quizás única, oportunidad para cambiar las cosas, con vuestra participación directa, por el Barrio Norte, un Barrio donde vivo, donde paseo, donde disfruto de sus gentes, donde participo y aporto mi granito de arena, ese granito que se une al resto y con los que podemos mover la montaña un milímetro.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Salvador Soler

Miembro del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos Granada

Publicidad
Diseño Web La Sastrería