domingo 3 marzo
MAGNA GRANADA 2023  |   | Luis F. Ruiz | Fotos: Álex Cámara

Granada presume de Pasión con orgullo

La procesión Magna conquista una ciudad a rebosar en la que en torno a 200.000 personas se dan cita para vivir una cita histórica que estuvo a punto de empañar la lluvia

La Magna será una cita que recuerden los cofrades que formaron parte de ella y quienes la vieron desde fuera por mucho tiempo, pese a todos los contratiempos, sinsabores y situaciones muy mejorables vividas antes y durante su celebración.

Si la procesión Magna de Granada con motivo del Encuentro Nacional de Cofradías se trataba de mostrar lo que es capaz de ofrecer la ciudad durante los ocho días de Pasión, el aprobado ha llegado con nota.

Granada se engalanó para ver a 22 de sus pasos en las calles y poder así adentranrse en lo que denominaron 'La Pasión según Granada para una nueva Evangelización'. El éxito solo hay que medirlo en la calle, abarrotadas de principio a fin para presenciar un cortejo extenso en el que las ausencias apenas se notaron y que adentraron a propios y extraños en la imaginería exclusiva que posee la ciudad para su Semana Santa.

Lo que parece claro es que estas grandes citas para los cofrades no pueden llegar con la calma deseada y algún sustillo deben llevarse, como sucedió con la lluvia, cuyas previsiones más agoreras -solo en el sentido de estar tiempo esperando para presenciarla- se cumplieron.

El aguacero hizo acto de presencia a primera hora de la mañana y cumplió la máxima de que, una vez mojadas las tribunas y las sillas, los pasos ya podían salir a la calle. Sin embargo, la incertidumbre comenzó a adueñarse de la tarde a primera hora, de hecho la lluvia quiso ser protagonista apenas 30 minutos antes del comienzo. Esto obligó a los hermanos mayores y a la Federación a posponer la salida 20 minutos, aunque inicialmente se anunciaron 30, pero con un sol de justicia iluminando la fachada de la Catedral, cualquiera mantenía un instante más los pasos dentro del templo.

Fue entonces cuando la Banda de Los Remedios rompió el murmullo con la interpretación contundente de 'Passio Granatensis', precisamente el nombre que recibió la cita histórica también de numerosos pasos organizada en 2009 y en la que la lluvia también hizo acto de presencia.

Algunas de las imágenes que dejó la procesión Magna de Granada. Fotos: Álex Cámara

Orden y automatismo

A partir de ahí, orden y automatismo en la salida de los 22 pasos, desde la Borriquilla hasta la Esperanza. Las imágenes fueron atravesando el dintel del templo metropolitano, una Puerta de la Encarnación que se tornó en línea entre la ilusión y la realidad, con los rayos de sol iluminando a cada cofradía que lo atravesaba como si de la misma puerta hacia el cielo se tratase.

Tal y como se había previsto, los pasos fueron tomando la calle hacia Cárcel Baja, con un cortejo solemne y la cruz de guía y la bacalá como elementos representativos. El silencio en Las Pasiegas llegó a permitir escuchar el sonido que dejaban las zapatillas de los costaleros y costaleras en la rampa de salida.

La ovación se repartía en dos momentos clave: uno justo cuando el paso empezaba a asomar ante el público y otro cuando este ya reviraba hacia Cárcel Baja. Esos aplausos daban aliento a quienes iban debajo de la trabajadera en busca de un camino repleto.

A partir de ahí las imágenes se dirigían buscando Puente de Castañeda, aunque no con la distancia deseada en todos los casos y tampoco con la misma agilidad, lo que generó por momentos parones innecesarios e imposibilidad de lucimiento de la procesión Magna tal y como está concebida.

Distancia entre los pasos

La distancia entre hermandades fue más de la que debiera en Reyes Católicos, aunque en Puerta Real y Acera del Casino, así como en Gran Vía, el despliegue de las hermandades sí corroboró que se trataba de una procesión extraordinaria.

Intensos fueron los momentos en el discurrir por unas calles literalmente abarrotadas, en donde pese a no caber un alfiler sí hubo espacio para pasar por los pasillos y también por algunos huecos que fueron dejando las miles de personas agolpadas en todo el recorrido.

Hubo quien cuando previó el recorrido de la Magna tuvo la poca altura de miras de proponer la calle Ganivet como punto de paso. La cita tuvo la suerte de cruzarse con quienes en el dispositivo de seguridad consideraron que Acera del Casino era más apropiado. Afortunados quienes se aprovecharon de esta circunstancia.

Con la caída de la noche la procesión Magna de Granada fue llegando a su fin, dejando paso a las bandas que cada cofradía había concertado y generando una gran expectación en sus regresos.

En Puente de Castañeda se abría otra ventana hacia otra Magna, la de cada hermandad llegando a su barrio después de superar con éxito un recorrido oficial desbordado para recrearse con los pasos que ofrece Granada cada semana de Pasión.

Galería de la noticia

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand