lunes 22 julio
Opinión  |   |

Esperpentos granatensis

Cuando escribo estas líneas se anuncia un posible acuerdo de gobierno municipal en Granada por parte de Ciudadanos y el PP. Al 90% estaría el acuerdo, según la noticia de última hora, para el reparto de concejalías. Nada se dice del programa. Se va cerrando quién pero no para qué. Por fin nos enteraremos de quien mintió, si Luis Salvador al decir que la alcaldía era para cuatro años o Sebastián Pérez al sostener que se repartiría al alimón por dos años.

Tampoco se aclara qué pasará con Vox y sus órdagos, incluida una posible moción de censura incluso antes de que se forme gobierno y éste comience a meter la pata, que se supone sería el motivo para hacerlo en cualquier situación política normal. Tampoco ha aclarado Vox con quién interpondría dicha moción de censura, porque en la legislación española tal iniciativa exige la firma previa de la mayoría absoluta de los concejales, lo que incluiría no solo a los tres de Vox sino también a los diez del PSOE y al menos uno de la confluencia Podemos-IU-Adelante Granada.

Me resultó curioso leer el texto del documento, ya olvidado, que tras las elecciones envió el entonces alcalde en funciones, Francisco Cuenca, al resto de partidos como supuestas bases para un posible nuevo gobierno en la ciudad. Aparte de buenos deseos que cualquiera firmaríamos con los ojos cerrados, ninguna medida o propuesta concreta se recogía en él. Y nada, de nada, de nada, del principal y determinante problema que acucia a nuestro ayuntamiento, la ruina financiera generada por 13 años de gobierno del PP y tres años de inacción al respecto del gobierno del PSOE.

A ver qué nos propone al respecto el futurible gobierno (bipartito, tripartito o cuarto y mitad) de la derecha granadina. Sin dinero se pueden hacer muchas cosas, pero las importantes requieren contar con la financiación suficiente. Ideas y dinero. Ideas para mejorar Granada e ideas y propuestas para sanear sus finanzas. Ya veremos, pero los comienzos no invitan precisamente al optimismo.

En las fotos que acompañan a la noticia del “casi” cierre del próximo gobierno municipal se ven sentados en torno a una mesa a personas de Granada y en Granada. Lo cual no debe hacer olvidar que el acuerdo para la designación de Luis Salvador como alcalde se negoció en Madrid y por gentes de fuera de Granada. Nuestra ciudad una vez más postergada y utilizada como moneda de cambio para el reparto de prebendas entre partidos. Lástima. Todo lo contrario a lo prometido en campaña y a los grandilocuentes eslóganes utilizados en ella. Granada para los granadinos, Granada elegida… ¡Ja!.

Veremos también que se propone para los sueldos de los políticos municipales. En Málaga ya se anuncia una subida del 20%. Y en algunos ayuntamientos muy cercanos a Granada, también. Buen comienzo.

Coincidiendo con todo esto recibimos, ¡por fin! el tan añorado AVE. 20 años más tarde y con la “pata quebrada”, porque en parte del recorrido circula a velocidades del siglo XX o incluso del XIX. Miles de millones de inversión y cuatro años de desconexión ferroviaria para quedarnos a medias. Siempre habrá quien se conforme. Pero no olvidemos que la apuesta por potenciar AVE’s a costa de arruinar el ferrocarril tradicional ya ha demostrado que fue una mala apuesta. Granada tiene que seguir apostando y exigiendo no solo un AVE de verdad y una entrada adecuada en la ciudad sino sobre todo servicios ferroviarios completos, cercanías, mercancías, el Corrredor Mediterráneo, las conexiones con Levante , Almería, Jaén y Motril.

Zapatero prometió que llegaría a Granada en AVE para 2007. Doce años después quien viene es Pedro Sánchez, más alto y guapo. Y llega montado en el AVE, henchido de orgullo, como el caballero que entrega una dádiva a toda una ciudad. Pero se marcha en Falcon, como reconociendo que el AVE no corre tanto como debería. En la foto del acto inaugural, muchos discursos y palabras triunfales. Y una pléyade de prebostes y cargos públicos de todo color político y condición. Hayan tenido algo que ver o no con tan magna, cara y limitada obra. Casi todos hombres, por supuesto.

Lo cierto es que si las cosas fuesen como deben ser y la normalidad fuera la norma, en vez de a inaugurar de forma triunfal deberían haber venido con actitud humilde a pedirnos perdón a los granadinos por tanta promesa incumplida, tanto despilfarro y tanto maltrato a la ciudad y a quienes vivimos aquí.

Esperpentos en Granada. Pero, ni están todos los que son, ni son todos los que están. Hay tantos como para rellenar muchas páginas. Y me temo que durante los próximos cuatro años nos van a regalar unos cuantos más. Desde luego que no nos vamos a aburrir. Me temo.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Miguel Martín Velázquez

Miembro del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos Granada

Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería