viernes 19 julio
Opinión  |   |

Haz que pase

Venimos de una semana y media en la que las políticas sociales, el Estado del bienestar, la educación, la sanidad el empleo, el cambio climático o la igualdad, por citar algunos ejemplos vitales, están supeditados a un segundo o tercer plano para quienes aspiran a quitar a cualquier precio a Pedro Sánchez y al PSOE del gobierno de España. Y sí, digo bien lo de quitar a cualquier precio, porque lejos de hacer una campaña electoral propositiva por parte de los aspirantes, se retozan en el barro para ver quién dice la burrada más grande. El objetivo es falsear la realidad para arrimar el ascua a la sardina de cada cual, por supuesto pensando en el interés partidista más que en el interés de España, de la que tanto utilizan su nombre en vano.

Por irme a lo más reciente, hemos visto en los debates como se sobreactúa forzando silencios con una música de fondo, se enseñan gráficos cazados por detectores de la mentira, o se muestra alguna foto enmarcada que pretende confundir a la subestimada inteligencia de la ciudadanía que estamos frente al televisor. También los debates han servido para escuchar los continuos mantras que cuan disco rayado, se repiten una y otra vez para hacer efectivo ese refrán que reza “calumnia que algo queda”. Y, sinceramente, que los aspirantes se hayan encerrado para repetir mil veces una mentira con la intención de convertirla en verdad, resulta ofensivo para quienes votamos con un sentido de la responsabilidad y con el firme compromiso de seguir transformando este país para minimizar las desigualdades e ir hacia la búsqueda efectiva de una verdadera justicia social.

Si me voy unos cuantos días atrás, el mal de este país estaba en decidir si se hacía uno o dos debates. De repente, los aspirantes ven la fisura por donde atacar. Carnaza pura para los aspirantes que creyeron ver un filón ahí. Pues no, no lo hubo, porque finalmente han sido dos debates que han satisfecho las expectativas de unos y otros, haciendo un importante ejercicio de respeto y transparencia.

Y no sigo porque justificar argumentos falaces es entrar en el juego del trilero que marea la bola. Frente a los engaños y a los tramposos, hay que seguir argumentando para diseñar la España que queremos, poniendo encima de la mesa los logros alcanzados en tan solo nueve meses como principal aval. Frente a los privilegios de unos, hay que seguir trabajando por los derechos y las oportunidades para la mayoría. Frente a la resta o la división de quienes pretenden imponer y seleccionar a la especie, hay que seguir sumando y multiplicando esfuerzos por la inclusión, porque la diversidad es un valor que enriquece y nutre el crecimiento personal y colectivo de quienes despertamos cada día.

En nuestras manos está que hagamos que pase. No es cuestión de jugársela con quienes cuestionan el “no es no” en las relaciones sexuales, niegan el feminismo, hacen del conflicto su leitmotiv, segregando, confrontando y poniendo toda su fuerza en conservar los privilegios de unos pocos.

140 años de historia no son casuales y sí la causa del progreso de nuestro país. Estamos en un punto de inflexión en el que, ahora más que nunca, el PSOE es lo que España necesita. Tantos logros conseguidos no pueden caer en saco roto. Haz que pase.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Jacobo Calvo

Secretario de Organización del PSOE de Granada capital y docente

Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería