martes 23 julio
Opinión  |   |

Políticas deportivas con mucho músculo y poco cerebro

A lo largo de la historia, los eventos sociales más importantes en todo el mundo han sido de carácter deportivo; el mejor ejemplo de ello son los Juegos Olímpicos. Igualmente, las mayores movilizaciones de la sociedad son para celebrar victorias deportivas de las selecciones nacionales.

Cada semana, cientos de miles de personas de todas las edades se emocionan con sus equipos, gritan, ríen, lloran por el resultado. Cada día, millones de personas hacen ejercicio físico o practican algún deporte.

Ante estos datos tangibles, como observador social y político me resulta extraño leer propuestas sobre deporte en los programas electorales que parecen haber sido escritas a toda prisa y sin ganas. Algunos líderes políticos aún no se han percatado de la importancia del deporte y su influencia social.

Como estamos próximos a una “maratón” de elecciones: generales, municipales y europeas, les digo a los políticos que jueguen limpio, que pongan a trabajar el cerebro del partido (no los músculos) y se preocupen de redactar buenas medidas en materia deportiva para sus programas electorales, porque les darán excelentes resultados.

En el nuevo escenario donde la liga política tiene más “equipos” (azules, naranjas, rojos, morados, verdes…) auguro que la competición por los votos se va a desarrollar con chándal, zapatillas y en las instalaciones deportivas donde los ciudadanos se divierten, emocionan, hacen ejercicio físico y cuidan su salud.

El deporte es una actividad cercana al ciudadano y con capacidad de movilización; por ello puede tener una importante influencia en el votante indeciso. Teniendo en cuenta que en la actualidad la competición entre partidos políticos está bastante reñida, los votos del deporte pueden hacer que la balanza se decante hacia un lado u otro.

En base a mi experiencia y opinión, doy unas pinceladas para tener en cuenta a la hora de elaborar un programa electoral en materia deportiva municipal:

- Cada vez hay más instalaciones, medios y oferta para practicar deporte; parece que todo el mundo hace ejercicio, pero esa no es la realidad. Al comprobar que los porcentajes de sobrepeso, obesidad y problemas cardiovasculares provocados por el sedentarismo son muy elevados, se confirma que las empresas de ocio sedentario han ganado la batalla, por lo tanto, se hace necesaria una revisión de la política deportiva actual y el desarrollo de programas de salud y deporte para todos, acompañado de campañas para promocionar la vida saludable a través del ejercicio físico.

- Las propuestas deben ser viables, de calidad y al menor coste posible, atendiendo a toda la población y a todos los barrios por igual.

- Hay que plantear medidas políticas que tengan en cuenta todos los niveles deportivos y hacer un reparto justo y equitativo del dinero destinado al deporte para todos, de base, alto rendimiento, alto nivel, eventos deportivos...
- Tener en cuenta la opinión, sugerencias y valoración de los usuarios, los profesionales del deporte y la salud, la Universidad y el tejido deportivo (federaciones, clubes, empresas).

- Piensa lo que vas a prometer. Algunos partidos políticos han perdido credibilidad y confianza porque prometen y no cumplen. Las promesas están para cumplirlas, antes de prometer reflexiona si puedes hacerlo.

Para finalizar, dejo una frase dirigida a quienes redacten los programas electorales en general: “Sé honesto, juega limpio con los ciudadanos y promete lo que vayas a cumplir”.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Mario Liñán

Licenciado en Educación Física

Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería