viernes 3 diciembre
Opinión  |   |

Proteger la belleza

Lo que no sale en los medios no existe. Así podríamos resumir la forma en que consumimos la información y percibimos la realidad. Lo saben los asesores de imagen, los publicistas y también los propietarios de los medios de comunicación. En política se puede ser una hormiguita trabajadora pero si no obtienes la suficiente visibilidad parecerá que estás todo el día rascándote la barriga. Es injusto y también inmoral cuando es intencionado. Pero es así. No se le puede exigir a los lectores, oyentes o televidentes que anden todo el día escudriñando cómo les llegan las noticias o cómo se distorsiona la realidad.

Unidas Podemos sufre especialmente un tratamiento negativo en buena parte del establishment mediático. Con dignas excepciones. Se amplifica constantemente lo que hace y hasta lo que no hace mal. Y se silencia o se pone sordina a las cosas positivas que propone o realiza. No hay que ser muy lince para percibirlo. Es tan de brocha gorda que se capta a la primera. Luchar contra eso no es fácil. También sucede en el ámbito local.

En mi anterior columna relataba algunas de las últimas propuestas exitosas que los tres concejales de UP habían logrado aprobar en el Pleno del Ayuntamiento. Era una batería de propuestas de muy diferentes asuntos que contribuyen a mejorar la ciudad y a quienes aquí vivimos. Puro sentido común.

Esta semana ha visto la luz una iniciativa para desbloquear la tramitación como BIC del Valle del Darro, que estaba paralizada desde hace más de un año tras la anulación, por sentencia del Tribunal Superior de Justicia, de la inscripción aprobada en 2017. Nadie decía ni hacía nada. La Consejería de Cultura guardaba silencio y se amparaba, pasivamente, en un artículo de la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía según el cual una vez caducado el expediente de tramitación de BIC hay que esperar tres años para volver a reabrirlo. La de Fomento aprovechaba el vacío y se lanzaba a anunciar la reactivación del denominado Cierre del Anillo, una carretera justo por encima de aquellos terrenos. Comenzaban a oírse los ruidos de las excavadoras y la desprotección del Valle lo dejaba indefenso.
Pero había una posibilidad en la propia ley. Esa moratoria de tres años podía ser eludida si al menos dos instituciones consultivas no dependientes de la Consejería de Cultura se ponían de acuerdo para pedir la nueva incoación del expediente para declarar como BIC al Valle del Darro. En Granada existen tres de esas instituciones, la Universidad, la Academia de Bellas Artes y el CSIC. Pero alguien debía tomar la iniciativa. Y ha sido el grupo municipal de UP quien lo ha hecho. Se puso en contacto con las tres instituciones y les pidió que solicitaran a la Consejería el reinicio del expediente. La gestión ha sito todo un éxito. Las tres han respondido favorablemente, en un tiempo récord y con una diligencia digna de reconocimiento. Dicho y hecho, al unísono, han formulado la petición. Ahora ya no hay excusa ni impedimento legal alguno. Todo depende de la voluntad política del gobierno de la Junta de Andalucía. Si quieren pueden hacerlo mañana mismo. El mero inicio del expediente lleva aparejada automáticamente la protección cautelar del Valle.

El Valle del Darro no es solo una belleza paisajística, con enormes valores medioambientales y arqueológicos. Es mucho más. Constituye parte de la historia y de la realidad de Granada. Del Darro parte el agua que alimenta la Alhambra, sin la cual el monumento no sería lo que es. Se trata del río que cruza el centro de la ciudad, aunque en parte lo tengamos ocultado, que da vida y belleza a una de las más hermosas calles de Granada, para disfrute propio y de visitantes. El Valle, que ahora aparece como la puerta trasera de la ciudad, constituyó históricamente, la puerta de entrada y de comunicación con el Levante español.

Pero este espacio esconde además otros tesoros, como Jesús del Valle, uno de los mejores ejemplos de hacieda-cortijo de los siglos XVII-XVIII, encuadrada en la tipología arquitectónica de las grandes explotaciones agropecuarias de los jesuitas. El conjunto que forman las edificaciones y el entorno fueron declarados BIC en 2005, con la tipología de Monumento. Pero desgraciadamente el abandono de los propietarios y la negligencia de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento han provocado su grave deterioro.

Hay que actuar sin más demora. En el próximo pleno el grupo municipal de UP lleva a debate una moción en la que se reclama a la Junta que ejerza de una vez sus obligaciones y reclame a los propietarios las medidas que ya figuraban en la propia resolución declarativa de BIC. Y al Ayuntamiento que haga lo propio y también ejerza su obligación de adecuar el PGOU a las exigencias de protección del inmueble y su entorno. La ley impone que debió hacerlo en los dos años siguientes a la declaración de BIC y han pasado 16 años y no se ha hecho. Lo mismo sucedió con la Azucarera, un ejemplo de arquitectura industrial de gran belleza, que también fue objeto de una iniciativa de UP para que la Junta y el Ayuntamiento actúen de inmediato para impedir que siga deteriorándose aún más.

Como decía también en mi anterior artículo, trabajo en positivo. ¿Radicales?, quienes no cumplen con su obligación y dejan morir tanta belleza.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Miguel Martín Velázquez

Asesor del grupo municipal de Podemos-IU en el Ayuntamiento de Granada

Publicidad
Navidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería