martes 14 julio
Opinión  |   |

¿Vale todo?

Hoy me he inspirado en los textos de mi amigo Javier Rodríguez para escribir estas líneas al respecto de la etimología de las palabras que conforman la frase “vale todo”, que tiene su correlato en la expresión portuguesa “vale tudo” que es una suerte de pugilato en el que se podía usar cualquier técnica sin regla, salvo que no valía morder, meter los dedos en los ojos o en la boca, aunque según qué lugar, tampoco palía patear los genitales, lo que, llevado al escenario político español en lo que parece que es la hoja de ruta de la llamada derecha española que sí, vale todo, cualquier cosa, y así luego acceder al mismo. Pues sí que andan confundidos.

Pero en democracia no vale todo, hay reglas, límites, y se están sobrepasando por la desesperación de esos que ven cómo fracasan todos sus intentos, aún con la ayuda de los principales medios de comunicación, el sin fin de bulos, ofensas y las convocatorias a la movilización que, además, han resultado ser un fiasco. Mientras, ni una sola palabra de aliento a nuestro personal sanitario, ni de condolencia a las personas que han perdido a sus seres queridos, pero tampoco se les conoce una propuesta alternativa, eso sí, total oposición a las medidas de escudo social y a que se deroguen, con el concurso de sindicatos y empresarios, las reformas que han llevado a la más absoluta precarización a las familias trabajadoras y a la desaparición de lo que se conoce como clase media. Ni una sola palabra sobre el reforzamiento de la Sanidad Pública y la Educación Pública, pero sí poniendo en marcha una guerra judicial con fundamentos falsos, manipulados y sesgados, que en nada representa a la buena labor judicial de la gran mayoría de los y las jueces españoles.

Traído lo anterior a Granada nos encontramos que se ha desarrollado una manifestación automovilística presidida por un todoterreno verde militar, en el que iba una persona en posición de firme, cara al sol y con saludo fascista, a lo que el concejal Onofre Miralles dio cobertura y apoyo, dando conformidad a las mil y una expresiones de odio que se vociferaron. No es la posición esa la que debe mantener un representante público, de hecho, es de lo peor que puede hacer un político cuya labor no es justamente la de alentar el enfrentamiento entre las personas.

De esto debe tomar nota el concejal Onofre Miralles, pues seguidamente se produjo el asalto por unos energúmenos a la vivienda del músico granadino, Javier Cuesta, al que, en presencia de su familia, le dieron una paliza por el simple hecho de tener en el balcón de su casa una bandera republicana. No consta que el edil haya dicho ni mu. Aunque yo sí lo voy a decir alto y claro que "uno sabe de qué lado estar simplemente viendo quiénes están del otro lado" (Leonard Cohen).

Me niego a aceptar a que esa sea la imagen de Granada que, seguro que hay de todo como en botica, pero los granadinos no somos así. Somos, en general, personas acogedoras, solidarias, somos buena gente honrada y como tales debemos exigir, reclamar, que las formas de hacer las cosas no son como se proponen por los que van enrollados en una bandera rojigualda cara al sol. Esa que portan no es la bandera de España, porque esta es otra, es la de todos y esta no puede usarse contra aquellos que no hacen el saludo fascista.

Granada necesita representantes públicos que estén a la altura de las circunstancias, que sean solventes, con capacidad política y de gestión para sentar las bases de consenso que nos lleven a reconstruir nuestra ciudad, con participación de la sociedad civil granadina. En definitiva, un acuerdo de solidaridad y transversalidad que nos permita ver la luz al final del túnel, es decir, alimentar la vida. A eso es lo que deben dedicar todo su tiempo los que habitan en la casa consistorial. No sé si lo pillan el concejal Onofre Miralles y los que se ponen de perfil. Y, que en democracia, no vale todo.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Salvador Soler

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería