viernes 1 marzo
Opinión  |   |

Y Andalucía salió del socialismo

Hace 5 años por estas fechas teníamos unas nuevas elecciones autonómicas, en las que muchos votantes, simpatizantes y militantes del centro - derecha volvíamos a votar quizás con el mismo sentimiento de frustración, quizás ganaríamos pero la reedición de un nuevo pacto de las izquierdas nos dejaría con la miel en los labios y en la oposición. Pero en aquel momento fue diferente: el resultado electoral daba para un pacto de investidura y de gobierno. De esta forma se ponía fin a “30 años de nada” como dijo Don Francisco Rosell, se ponía fin al despilfarro económico, al cortijo andaluz.

Ahora, a toro pasado, podemos entrar en debate sobre las causas del 'Titanic Socialista' y seguramente muchos coincidamos en los ERE, con los que la familia socialista chavista y griñanista acomodaba a familias de la rosa para que no pasaran muchas faltas, poco importaban los 680 millones de euros que se lapidaron y que se deberían de haber destinado a los pobres parados andaluces. También coincidiríamos en el asunto de la coca, la cual parece ser que compraban como bolsas de harina para hacer migas y que pagaban con billetes de 500 “plomos”, o en el asunto de los prostíbulos.

Más allá de todo esto, hubo una gestión nefasta de los servicios públicos, entre ellos la sanidad, la educación y los servicios sociales. Que nos lo digan a los de Granada, que tuvimos que padecer la caprichosa fusión hospitalaria revertidla finalmente por la movilización de unas masas capitaneadas por el gran Jesús Candel, o la baja inversión en infraestructuras educativas dejando a los Ayuntamientos abandonados para poder mantener los colegios andaluces, con las tasas de abandono escolar superando los 21 puntos, o los servicios sociales que pagaban a los ayuntamientos y al sector nunca, mal y tarde.

A pesar de todas estas crisis, yo estoy convencido en que lo que finiquitó al gobierno socialista de Doña Susana Díaz fue la perdida del miedo a votarle a partidos del espectro centro derecha del panorama político, y esta pérdida del pavor a la diestra es la que ha llevado a cosechar al Partido Popular una mayoría absoluta aplastante en las eleciones autonómicas de 2022, convirtiendo a Juanma Moreno como el líder indiscutible que ha sabido capitanear un barco que se encontraba a la deriva y a la vez aglutinar el voto útil de gentes de diferentes ideologías, desde los desencantados socialistas moderados hasta personas de tradición conservadora, pasando por la fagocitación de Ciudadanos.

El resultado electoral de estos últimos comicios autonómicos no son baladíes, son fruto de una buena gestión de los recursos públicos, de una buena gestión de la sanidad durante los meses de pandemia y de la inversión en hospitales y ambulatorios abriendo más de 50 de ellos a lo largo del mapa andaluz, con la estabilización del 94% de la plantilla sanitaria, de una apuesta por mejorar la educación pública bajando la tasa de abandono escolar en más de 6 puntos y mejorando las condiciones laborales de la plantilla docente, de la reactivación de las obras abandonadas por tantos años de gobiernos socialistas, de 6 bajadas de impuestos que han convertido a Andalucía en una de las comunidades autónomas con menor presión fiscal, creando una estabilidad política muy apropiada para la inversión de empresas y para el emprendimiento.

Y ahora después del Covid, nos llega la sequía, y en lugar de mirar para otro lado como hace el Gobierno socialista de Pedro Sánchez se ponen encima de la mesa 4 decretos de sequía que suponen inversiones de más de 500 millones de euros para lanzar obras hídricas y realizar una buena gestión del agua de boca y para el sector agro. Andalucía perdió el miedo, sí.

Perdió el miedo a hacer las cosas de diferente manera, perdió el miedo a fomentar el trabajo en lugar de fomentar el subsidio, perdió el miedo al adoctrinamiento político, perdió el miedo a progresar y desarrollarse como tierra llena de prosperidad, perdió el miedo cuando se dio cuenta de que se podía salir del socialismo, y la verdad es que de las drogas se sale y del socialismo también.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Mariano García

Parlamentario andaluz del PP por Granada

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand