lunes 23 septiembre
Granada CF  |   |

El hombre para todo, incluido el gol

Quini volvió a marcar un gol después de cinco años sin hacerlo, tras atravesar un largo periplo y jugar la recta final de su partido ante Las Palmas "con dolor"

Quini se dispone a rematar el balón que supuso el tanto del empate ante Las Palmas. Foto: Álex Cámara

A sus 22 años, en esa edad que se aproxima a la recta final de la juventud futbolística de un jugador, Quini recibió la llamada del Real Madrid cuando deambulaba con honor por los campos de Segunda División B con el Lucena. El sueño se vio materializado para pasar a formar parte en Segunda División del Castilla, aunque aquel primer estreno no fue seguramente el soñado.

Su primera temporada apenas le dejaron vestirse de corto, pues jugó solo nueve encuentros, tres como titular y 257 minutos, sin poder demostrar el olfato goleador que con los lucences había sacado a relucir el año anterior y que había atraído a los ojeadores del club merengue.

Joaquín José Marín Ruiz está ahora iniciando una 'veteranía' futbolística que le ha hecho madurar a base de trabajo y, en más de una ocasión, golpes. Sufrió el descenso a dos categorías con dos de sus equipos. Con el Castilla bajó a Segunda B el año justo en el que más minutos contó hasta ahora en la División de Plata y con el Rayo Vallecano descendió a Segunda en su segundo año en Primera.

El centrocampista no quiso coger el camino fácil y marcharse y echó el año en Vallecas sin lograr el ansiado retorno a la élite, hasta que en la campaña 2017/18 recibió la llamada del Granada CF.

Sin embargo, Quini volvió a comenzar una nueva etapa. Ilusionante quizás al empezarla en un nuevo club, cerca de su tierra natal, si bien con escasas oportunidades de demostrar la valía que le hizo salir de Lucena a hombros.

Los vaivenes del equipo rojiblanco y la falta de sitio por la titularidad indiscutible de Álex Martínez apenas le dieron ocasiones de ser titular con el Granada CF, hasta el punto de que sólo disputó cinco partidos de titular para superar a duras penas los 500 minutos.

Pero Quini ha vuelto a renacer esta campaña y no solo por haber anotado un gol en su carrera cinco años después de aquel que le endosó al Girona en la jornada 38 de Segunda División.

Diego Martínez ya se ha referido a él en varias ocasiones como una de esas piezas que representan a la perfección lo que quiere en un vestuario. Gente que no solo esté comprometida con la causa, sino también implicada con la tarea que se le encomiende, y en esas, a Joaquín José, no le ha ido mal.

Comenzó las cuatro primeras jornadas como titular, aprovechando la ausencia de un central de garantías y por tanto el uso de Víctor Díaz en esa posición. Quini cumplió su cometido en el lateral derecho rojiblanco.

Después llegó el tiempo de sequía. Con los sevillanos en las dos bandas, al cordobés no le quedaba sitio de momento en el equipo, pero el infortunio de Álex Martínez en Málaga le abrió una puerta que él ha sabido aprovechar.

Quini ha cumplido con creces todas las expectativas que Diego Martínez ha puesto en él, hasta el punto de jugar con dolor el partido de este domingo ante Las Palmas. La necesidad apretaba y en esas el de Fernán Núñez también respondió.

El lateral marcó el tanto que supuso el empate ante la UD Las Palmas, pero más allá del punto que logró rescatar ha demostrado la capacidad que tiene para reinventarse a sí mismo. Es un hombre hecho para todo, incluso para el gol cuando más lo necesita el Granada CF.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería