lunes 26 febrero
Opinión  |   |

Volver

Empiezo esta nueva temporada en Ahora Granada, tras un año desconectado, con la voz de la gran Estrella Morente repicando en mi cabeza: “Volver”. El concepto de retomar una actividad pasada es mucho más complicado de lo que parece. La inercia suele ser, casi por propia definición de la palabra, mucho más cómoda en nuestro día a día.

Pararse a pensar y darse cuenta de que debemos retomar algo no solo supone un esfuerzo mayor, sino también un análisis mucho más profundo de nuestra realidad que puede hacer tambalear los pilares de nuestra vida. Retomar el ritmo de la canción a veces es una decisión muy difícil de tomar y mucho más de defender.

Hablando de música, de diva a diva (y tiro porque me toca que yo también lo soy), este mes también Madonna ha vuelto a los escenarios para realizar una gira mundial que recorre todos sus grandes éxitos. Yo aquí, sentado frente al ordenador, y ella con más de 40 canciones y 15 cambios de vestuario.

Como siempre, todo lo que hace la ambición rubia ha estado cargado de polémica porque había grandes dudas de que la artista pudiese realizar correctamente el espectáculo con los 65 años que tiene y tras estar al borde de la muerte durante este verano.

Pero se ha levantado, se ha colocado unas buenas pelucas y ha comenzado su gira al ritmo de `Nothing Really Matters´ (“Realmente nada importa”, en español) dejando claro que volver también puede ser tremendamente apasionante.

La canción de Estrella continúa en mi cabeza, y añade: “Con la frente marchita. Las nieves del tiempo platearon mi sien”. Pasa por mi mente la idea, totalmente pervertida y casi tóxica, de que para todo existe una edad correcta. ¿A qué edad tenemos que volver? O, sobre todo, ¿A qué edad tenemos que dejar de hacerlo?

El refranero español es sabio y dice que “nunca es tarde si la dicha es buena”, a no ser que empieces a hacerle caso a los haters en redes sociales. En ese caso, sea cuando sea estará fatal. Volver es incluso mucho más difícil que nunca haberse ido, y más aún si nos damos de bruces con opiniones negativas de la gente.

Sigue el ritmo: “Sentir. Que es un soplo la vida. Que veinte años no es nada”. El tiempo se gasta, y gastarlo sin aprovecharlo puede ser, quizá, una de las cosas más tristes que le pueden ocurrir al ser humano. Por ese motivo, es importante volver a intentarlo, y por eso Madonna nos enseña que la ilusión y la pasión mueve montañas (y miles de entradas vendidas por todo el mundo). Y que intentarlo hace que el futuro sea más interesante.
Por eso, decido cambiar la canción y seguir los consejos de la Ciccone cuando dice “Nothing takes the past away. Like the future” (“Nada aleja el pasado. Como el futuro”). Volver para avanzar, volver para mirar hacia adelante sin olvidar lo que tenemos detrás, volver para evolucionar. Volver para, al fin y al cabo, vivir.

Publicidad
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Columnista
Gafas Amarillas

Periodista y Creador de Contenido

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand