sábado 14 diciembre
GRANADA CF - FC BARCELONA | LA CRÓNICA   |   |

Matrícula de honor sin reparos

El Granada CF se impone con autoridad al FC Barcelona, al que pierde el respeto y supera con carácter y entrega de principio a fin · El equipo duerme líder empatado con Sevilla y Atlético de Madrid

Los jugadores del Granada CF celebran el primero de los goles del equipo. Foto: Álex Cámara

Decía Diego Martínez este viernes que todo el mundo tendría que competir el partido ante el FC Barcelona para tratar de tener opciones de victoria. Lo consiguió el Granada CF con creces, con un triunfo sin discusión ninguna y que dejó al mejor equipo posible ante un rival en sus horas más bajas.

Diego Martínez presentó una alineación en la que la principal novedad estuvo en el debut de Carlos Neva en un partido de Primera División. El canterano rojiblanco jugó en sustitución de Quini, mientras que por Fede Vico fue Ramón Azeez el que ocupó el puesto en el enganche por detrás de Roberto Soldado.

El choque comenzó con el Granada CF sacando desde el centro del campo, moviendo la pelota. En un balón dividido Antonio Puertas logró ganar la partida a Lenglet, en una jugada que en muchos encuentros hubiera sido falta sobre el azulgrana, sin embargo no en este.

Ese balón cayó en las botas de Roberto Soldado, que ante la incorporación de Puertas en la parte derecha se la dejó al de Benahadux, que entró en el área para colgarla a media altura y que Azeez en la misma línea de gol la enviara al fondo de la red.

El plan trazado por Diego Martínez salió a la perfección nada más comenzar el partido, con un Barcelona al que le costaba la misma vida llegar a la portería de Rui Silva y al que solo inquietaron en llegadas puntuales que bien la defensa o bien el zaguero consiguieron resolver cómodamente a favor del Granada CF.

La clave en el primer tiempo a favor de los rojiblancos fue la presión que ejerció el equipo sobre los de Ernesto Valverde, sin dejarlos apenas respirar en la salida del balón y complicándole poder confeccionar con cierta claridad.

En esas el Granada CF tuvo claro cómo tratar de hacer algo más de peligro sobre los azulgrana, con una llegada de Carlos Neva que repelió la defensa, un disparo de Antonio Puertas en la frontal que Ter Stegen mandó a córner o los cambios de ritmo de Machis que el Barça tiene mejor estudiado que otros rivales.

Vadillo celebra el segundo gol del equipo anotado de penalti. Foto: Álex Cámara

Segundo tiempo con Messi

El segundo tiempo comenzó con doble cambio en el FC Barcelona, en el que Ernesto Valverde metió a Leo Messi y Ansu Fati para tratar de dar más acción ofensiva a su equipo, totalmente ausente en el primer tiempo.

Con el argentino en el terreno de juego quedó claro que la segunda parte se iba a hacer larga al Granada CF, que retrocedió unos diez metros en las acciones fruto de la posesión del FC Barcelona, con Messi aproximándose a la corona del área de Rui Silva.

Sin embargo cumplido el primer cuarto de hora el Granada CF logró frenar los intentos imprecisos de los azulgrana. Fue Machis el que en varias contras por la izquierda trató de generar peligro en el que también intervino Carlos Neva, que centró al área para que Ter Stegen parase en la misma línea de gol.

Diego Martínez decidió mover banquillo quitando del terreno de juego a Roberto Soldado, excesivamente encendido con Piqué y que pudo acabar expulsado en una acción que el árbitro interpretó como amarilla tras clavar los tacos sobre el pecho del catalán.

El otro cambio fue la entrada de Vadillo por Machis, también completamente vaciado tras un gran arranque del segundo tiempo. En una de las subidas del gaditano el balón acabó en saque de esquina.

En ese córner se produjo una melé en el área en la que el recién incorporado Arturo Vidal tocó el balón con la mano, que en primra instancia el colegiado no apreció pero que tras revisar el VAR pitó sin discusión. Vadillo se encargó de transformar a la izquierda de Ter Stegen.

Con el Barcelona entregado a la causa en busca del gol que le metiera en el partido, el Granada CF perdió el respeto total al partido para mostrarse descarado, como con un disparo de Puertas lejano que detuvo el meta.

De ahí al final el equipo rojiblanco aguantó para lograr la matrícula de honor que exigía Digo Martínez esta semana para competir el partido. No solo lo compitieron, lo ganaron sin discusión.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería