jueves 9 febrero
ENTREVISTAS AG | PELIGROS  |   |

"Peligros debe tener un papel importante en el Área Metropolitana, sin ser ni más ni menos que nadie"

Roberto García afronta con "ilusión y ganas" el reto de repetir como alcalde un cuarto mandato · En estos 12 años dice que el municipio ha vivido un cambio, con la participación ciudadana "real" como estandarte

Roberto García está dispuesto a seguir mientras le queden "ganas" y lo decidan sus vecinos. Foto: Álex Cámara

En la recta final del mandato municipal, Roberto García afronta con ganas e ilusión el reto de repetir como alcalde por cuarta vez consecutiva en Peligros, un pueblo que asegura se ha transformado en estos 12 años con su partido y su equipo de Gobierno al frente, pese a las crisis que ha tenido que sortear y anteponiendo los intereses de la ciudadanía al resto de cuestiones. Para ello marcó una línea clara desde el primer día: abrir el Ayuntamiento con la participación de sus vecinos en las decisiones importantes.

P.- ¿Cómo definiría este mandato municipal que entra en su recta final?

R.- En el aspecto de la pandemia, que nos pilló a todos descolocados, ha sido complicado y ha habido que hacer muchos cambios de proyectos que teníamos en mente y revertirlos hacia otras políticas más humanos, sin embargo no nos cogió desentrenados. Entramos en 2011 y la situación económica del Ayuntamiento, de haber sido una empresa privada, era para echar la persiana.

Estábamos curtidos en el sentido de echar el resto, innovar, hacer políticas sobre la marcha y nos pilló con ese bagaje. Sí es cierto que no ha sido igual, pero hemos mantenido nuestra hoja de ruta de nuestro proyecto y programa. Ha habido cosas que se han quedado en el tintero pero porque ha habido que adaptarlas a hacer más políticas pensando en la gente y en los problemas del día a día y en lo que ocasionó la pandemia en todos los niveles.

P.- Estas políticas, ¿han mantenido el eje de pensar en el ciudadano que más necesita como en 2011?

R.- Totalmente, nuestro proyecto es Peligros y ahí siempre nos hemos volcado. Nuestras política sociales de participación, de juventud, con la gente en educación y en todos los ámbitos siempre han sido políticas cercanas y de tender la mano a nuestros vecinos.

P.- ¿Qué ha sido lo más amargo y lo más reconfortante de este periodo?

R.- Lo más amargo ha sido la situación colectiva y ver el pueblo casi cerrado a cal y canto y pensar que muchas familias y personas lo estaban pasando mal en sus casas, por pérdida de trabajo, faltas de recursos y muchas cosas. Lo más gratificante ha sido poder poner en marcha todo ese tipo de políticas sociales de intentar paliar desde la institución más cercana tanto en temas de dependencia, ayudas a los comercios que tan mal lo estaban pasando y todo ese tipo de ayudas y programas sociales que pusimos en marcha.

P.- En este periodo surgió el Plan + Peligros, ¿cómo ha transformado el municipio o cómo lo hará?

R.- Peligros va a cambiar en el sentido de que se verá un cambio en casi todos los barrios del municipio. Habrá más infraestructuras, más zonas verdes, más parques y más políticas de poner en orden nuestras calles y barrios. Eso es lo que va a cambiar, todo ese tipo de inversiones que se están haciendo y se harán con este plan. Van a dejar un pueblo con las infraestructuras que ya teníamos y las nuevas que se están haciendo y otras que se están remodelando quedará en buenas condiciones para afrontar el futuro y poder plantearnos otro tipo de infraestructuras necesarias para el próximo mandato si el pueblo así lo decide.

P.- ¿Por qué necesita Peligros de un plan como ese?

R.- Porque veníamos de la situación económica del Ayuntamiento desde que soy alcalde, las crisis a nivel nacional e internacional, primero del ladrillo y luego la pandemia; no habíamos tenido la oportunidad de hacer un plan importante y potente de inversiones. Las prioridades eran otras y los recursos eran pocos. La situación económica del Ayuntamiento están viendo luz verde y nos estamos recuperando bastante bien, pero en aquellos momentos estábamos con las manos atadas a la hora de hacer grandes inversiones.

Teníamos que pagar y gestionar el día a día y los recursos eran muy escasos, por tanto ahora sí estábamos en condiciones de poner en marcha un plan como este. También lo hacemos como filosofía de salir de la pandemia. Si algo nos enseñó la crisis de 2008, del ladrillo, que se salió de otra forma. Esta, a todos los niveles, internacional y nacional, se ha entendido de que entonces no fueron las recetas oportunas. A nivel local lo entendíamos en Peligros que teníamos que salir de esta crisis con inversión, proyección, ambición e impulso para poder poner al municipio en el lugar que merece.

El alcalde de Peligros entiende que el municipio ya no se concibe sin presupuestos participativos. Foto: Álex Cámara

P.- ¿Qué transformación ha vivido Peligros en estos 12 años con usted como alcalde?

R.- Es evidente, no solo en las cosas que se ven, sino en muchos aspectos que no se ven. Esa política cercana, con la participación ciudadana; todo ese tipo de ayudas que tienen nuestros vecinos, a la natalidad, el material escolar y muchas acciones que no se ven cuando se va por la calle, pero sin duda hacen pueblo también. A nivel estético y de pueblo también hemos mejorado mucho en todos los niveles, con zonas verdes, parques, adecentamiento de infraestructuras y mejorar las que ya teníamos.

P.- Muchas de las acciones que se han hecho han sido ideas planteadas por los propios vecinos con sus presupuestos participativos, ¿cómo lleva Peligros abanderar en Granada esta política abierta al ciudadano?

R.- Era algo que en Granada estaba un poco pendiente. Ahora ya lo vamos viendo en más municipios, creo que es nuestro orgullo, el creerse la participación, trabajarla y al final implica también no ser egoísta y ceder poder. En algunas propuestas de los propuestos participativos yo probablemente como alcalde no las comparto, pero, si lo dicen mis vecinos y lo votan, eso va a misa.

P.- ¿Esto se hace con fines políticos, porque se cree verdaderamente en la participación o porque lo necesita un pueblo que la gente entienda que un ayuntamiento no es cada cuatro años?

R.- Se hace por convicción y por calidad democrática. Estamos convencidos de que esa es la hoja de ruta y es como se tiene que gobernar. Es un proceso pedagógico que los propios vecinos tienen asimilado. Creo que el día que este Gobierno y este alcalde no estemos, es algo que estará arraigado. El que venga, si no en la misma forma, tendrá que seguir manteniendo el sistema de participación y de presupuestos participativos, que el pueblo ya tiene. No se concibe Peligros sin presupuestos participativos.

P.- De todo lo que se ha aprobado en estos once presupuestos participativos, ¿a cuál le tiene más cariño por su contexto y cómo se han conseguido?

R.- Me quedo en general con todos. Sobre todo aquellos en los que ha participado la gente joven, que es un valor en nuestro pueblo y que tiende a la participación. Hay una generación que ha crecido con todo este proceso de presupuestos participativos y se ha implicado y todas esas propuestas de la gente joven, además con mucha cabeza, algunas nos sorprenderían y nos sorprendieron en su día.

También me quedo con las que tienen que ver con políticas sociales planteadas por los vecinos. No solo arreglar calles o de inversiones, que están muy bien, pero las propuestas sociales que los propios vecinos han planteado en épocas de crisis, han dicho que lo más importante era hacer una bolsa de empleo o el trabajo. Ese tipo de propuestas planteadas son las que con más orgullo enarbolamos la bandera de los presupuestos participativos.

P.- ¿Ayuda a tener una visión más realista de cómo es un pueblo con este tipo de presupuestos?

R.- Por supuesto. Nosotros, a la hora de encarar unas Municipales, en primer lugar está ahí la gestión y el trabajo de estos cuatro años. Pero el contacto diario con los vecinos o a través de las asambleas te da lo que tiene que ser el programa electoral para los próximos cuatro años, no hay que inventar nada en un despacho, lo sabes de primera mano porque ya te lo han transmitido los vecinos en cada una de las fórmulas que tienen de participación. Se parte de esa base y eso es lo principal, estar en la calle, con la gente y tener un Ayuntamiento de puertas abiertas, todo el proceso de participación en todos los sentidos te da ese matiz de que la gente te va marcando las políticas a hacer.

P.- ¿Cuáles son las líneas del presupuesto de Peligros en 2023?

R.- Sigue siendo un presupuesto expansivo, con la idea de seguir acometiendo inversiones, en el que las diez propuestas más votadas por los vecinos tienen su reflejo con sus partidas económicas para llevarlas a cabo. Es realista, como siempre hacemos, con los pies en el suelo para seguir haciendo cosas y seguir rebajando deuda para que este Ayuntamiento quede perfectamente saneado en poco tiempo. La deuda cada vez es menor.

Es un presupuesto que, una vez más, son ya nueve años o diez, congelan los impuestos, no hay subida para los vecinos y por tanto realista con los pies en el suelo, para acometer inversiones, alguna del Plan +Peligros; y reflejando esas propuestas de los vecinos, que eso es para nosotros es el mandato al completo.

García cree que no depender de un gran partido ha funcionado a lo largo de estos años. Foto: Álex Cámara

P.- Además es un presupuesto que suele suscitar el voto a favor del resto de grupos políticos, ¿dónde está el secreto?

R.- Sí, casi todos los presupuestos, los últimos que yo recuerdo, los de pandemia seguro y el resto de años casi siempre, no recuerdo con exactitud, han salido al menos con votos favorables y abstenciones en su mayoría. El secreto está en hacer unos presupuestos realistas, los que Peligros se puede permitir y puede hacer afrontar el futuro con mejores expectativas y luego teniendo la mano a la oposición a aquellas propuestas que hagan, que sean realistas y acordes a la línea política de este equipo de Gobierno y lo que los vecinos y vecinas demandan, tomar nota y asumirlas.

P.- Se habla mucho en las últimas semanas del Área Metropolitana como comarca en su conjunto y el papel que debe jugar en el futuro, ¿cuál es el papel que juega Peligros en ella?

R.- Tiene que jugar un papel importante sin desmerecer a otros municipios. No somos más que Güevéjar o Pulianas, pero menos que Albolote o Maracena. Tenemos que jugar un papel importante en cuanto a infraestructuras, poder conectarnos mejor con ese Metro, mejorar nuestras líneas de transporte y todas esas cuestiones nos tienen que hacer que Peligros esté en el eje y peleando porque tenga buenas infraestructuras metropolitanas y juegue un papel importante, sin ser más que nadie pero tampoco menos.

P.- ¿Es partidario de unificar servicios entre municipios?

R.- Sí, es que creo que se tenía que haber hecho antes. Gran parte del despilfarro y la situación económica que han tenido o hemos tenido muchos municipios de deudas ha sido no tener un plan estratégico metropolitano. Cada pueblo ha querido tener su teatro o campo de césped de última generación o su piscina cubierta. Eso era apuntar por encima de lo que podíamos y podemos permitirnos. Tenemos que ir abocados a ese tipo de cosas, infraestructuras comunes y compartidas con nuestros vecinos, que las tengan cerca y puedan hacer un buen uso.

P.- ¿Ven al Metro más lejos o más cerca con los proyectos de ampliación?

R.- Yo lo veo más cerca. Peligros en su momento perdió 'el tren' cuando se trazó la primera línea porque no se peleó y no se hizo lo suficiente, no sé por qué, hubo cuestiones políticas del mismo signo que tenía la Alcaldía y la Junta. Ese era el momento en que Peligros hubiera tenido Metro a día de hoy como Albolote. Tenemos una buena conexión con el Metro con la línea de autobús e intentamos que se mejore y tenga un buen transbordo.

Es cierto que no tenemos conexión directa y vamos a seguir peleando por ella. Un pueblo como este, en la ubicación estratégica que tiene, con los polígonos industriales que tenemos y el número de habitantes creemos que merece esa infraestructura de primer nivel que tienen otros municipios.

P.- Otro de los caballos de batalla es las pasarelas peatonales sobre la autovía, que no terminan de llegar.

R.- Ahí estamos, con ese proyecto que nos pueda permitir no solo ir a coger el Metro y cruzar a otros pueblos de forma tranquila, pacífica, en pie o en bicicleta y unas infraestructuras acordes al siglo XXI. Seguimos esperando esas pasarelas peatonales por parte del Gobierno central, parece que tiene buen encauzamiento y se están dando pasos, pero vamos a seguir muy pendientes para pelear por una infraestructura que es muy necesaria, no solo por ese tema de movilidad adaptado al siglo actual, sino por cuestiones de seguridad, porque los vecinos que pasan por ahí, como dicen nuestras pancartas; se están jugando la vida.

R.- Usted se presentó en Madrid con las firmas de sus vecinos para esta reivindicación, ¿siente que al no ser de uno de los grandes partidos lucha contra 'Goliat'?

R.- No, nos ha ido bien en ese sentido. A la hora de ir a otras administraciones y no ser de ninguno de ellos tenemos esa independencia y poder explicar las cosas y pedirlas porque verdaderamente las necesitamos, no por ir en contra de nadie ni por política. Nos ha ido bien con la Diputación de Granada y con la Junta de Andalucía, con partidos diferentes. Lo que ponemos encima de la mesa son argumentos, números y datos y no son caprichos o cuestiones partidistas. Es cierto que nos pueden quitar cosas no ser del mismo 'color' ni estar en las listas de los primeros, pero la independencia y la libertad que nos da la valoro por encima.

P.- ¿Tiene ganas de seguir como alcalde cuatro años más?

R.- Sí, tengo ganas, ilusión, un equipo que me apoya, del que estoy orgulloso. El éxito de estas mayorías absolutas es parte de tener un equipo de trabajo potente, no es solo mérito del alcalde, hay que tener un equipo de Gobierno comprometido, con capacidad y con ideas y en las distintas áreas municipales hay un equipo humano que saca adelante el trabajo que planifica. Ganas hay, otra cosa es lo que digan los vecinos y vecinas. Mientras tenga ganas y los vecinos me den el apoyo, seguiré de alcalde de este pueblo.

P.- ¿Ese apoyo se percibe en la calle?

R.- Creo que sí, noto que sí. Nunca hay confiarse, ni dormirse en los laureles, pero siempre lo digo: tenemos que seguir trabajando como desde el primer día. Ese ambiente está en la calle y luego con los fallos y errores que hayamos cometido en una balanza la gente creo que pone en valor que hay un Ayuntamiento gestionado por un equipo de personas volcada con su pueblo y lo que quiere es mejorar Peligros. No tenemos otro tipo de interés ni patrón por encima.

P.- La marca Ganemos nació en 2015, ¿cómo se construye un partido de la nada y se mantiene en el tiempo?

R.- Se mantiene porque estamos gestionando en el Ayuntamiento, quizás si estuviéramos en la oposición costaría más. Se sostiene porque la gente que se arrima al partido y que te arropa ven que no hay otro interés que no sea trabajar por el pueblo. Somos una formación trasversal, a nadie se le pide carné, ni se le dice a quién votan en las generales. Yo soy de izquierdas y me moriré de izquierdas, pero la política local hay que entenderla a otro nivel, hay mucha gente válida que puede que no vote a la izquierda pero puede aportar por Peligros cosas. Esa es la clave.

P.- A los futbolistas cuando van ganando títulos los intentan fichar otros clubes, ¿a usted le han llamado para irse a otro partido?

R.- Pues sí, precisamente no hace mucho y para estas Municipales he tenido la oferta de uno de los grandes partidos para presentarme bajo sus siglas, con la alfombra roja puesta para hacer y pedir lo que quisiera. Pero yo me debo, en primer lugar a mi pueblo, no a ningún partido. He agradecido ese ofrecimiento, pero me debo a Peligros. Nos hemos presentado con marca propia, de aquí y que no tiene ninguna fuerza política por encima. Eso se lo debo a mis vecinos y a mis compañeros. Hay que ir con las ideas claras y he desechado la oferta de concurrir con uno de los grandes partidos.

P.- ¿Qué queda del alcalde de 2011 al de ahora?

R.- Queda al ilusión del primer día y que todavía tienes muchas más ganas de hacer muchas más cosas por tu pueblo. Seguramente se ha quedado en el camino inexperiencia y se ha ganado la experiencia. También se han quedado años, no pasan por nadie en balde; pero se compensa todo con la experiencia y la madurez adquirida en estos 12 años, aunque tenga menos pelo y más canas (bromea). El día que me falten las ganas o el pueblo no me dé el apoyo, seguiré a otra cosa y no seré alcalde. Mientras se den esas dos, seguiré siendo.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand